Obradovic: «La felicidad que me da el baloncesto es lo más importante»

17/01/2019

Un mito de los banquillos está en Gran Canaria. El técnico serbio, de 58 años, es el mejor de la historia en Europa tras 27 años en la élite. Ha disputado 17 Final Four de la Euroliga para levantar el título en nueve ocasiones con cinco equipos diferentes. Admite que mantiene la ilusión por trabajar y pone en valor el mérito del Granca por disputar la máxima competición continental.

— Vuelve a Gran Canaria 23 años después de hacerlo con el Real Madrid en la temporada 1996-1997. En aquel entonces se medía a un club que intentaba consolidarse en la ACB y que jugaba en el CID, y ahora compite en la Euroliga y en el Arena...

— Recuerdo un ambiente impresionante, pero no mucho del partido. No me puedo acordar de todo (risas). Me gustaba mucho venir y jugar contra el Gran Canaria.

— Cumple su sexta temporada en el Fenerbahce Beko turco, donde ha conquistado la competición doméstica en cuatro ocasiones y ha disputado cuatro ediciones seguidas de la Final Four de la Euroliga, siendo campeón en la campaña 2016-2017. Este curso su equipo lidera la clasificación con tan solo dos derrotas en 18 encuentros. ¿Cómo valora su primera vuelta y el comienzo de la segunda?

— Todo es muy positivo. Estoy encantado con el trabajo de mi equipo y tenemos un ambiente excepcional. Hemos logrado trabajar con tranquilidad y pensar solo en el próximo partido. Es la mejor manera y estamos intentando hacerlo así.

— Fue un verano convulso por la salida del patrocinador principal Dogus, la publicación de impagos y el hecho de tener que recomponer el plantel. ¿Cómo mantiene la identidad competitiva a pesar de la fuga de jugadores importantes a la NBA?

— Es así, pero dentro solo pensamos en mantener la misma línea. Se han ido algunos jugadores importantes, hemos tenido tres bajas, pero hemos logrado fichar a otros tres también importantes, aunque uno se lesionó. De todos modos, pienso que el núcleo ya estaba en el equipo. Llegó un nuevo presidente y dijo que más o menos íbamos a tener el mismo presupuesto, por eso únicamente debemos centrarnos en hacer nuestro trabajo. Estoy muy contento con todo el mundo en el club, con mi staff técnico y, sobre todo, con mis jugadores porque son muy buena gente, se ve que disfrutan jugando y esto quizás es lo más importante de todo.

— Usted ha revolucionado el baloncesto en Turquía, llevando la primera Euroliga a ese país y con el objetivo de reinar este ejercicio en el pabellón Fernando Buesa Arena de Vitoria...

— Insisto en que vamos partido a partido. Estamos en el buen camino, pero es muy pronto para hablar de lo que pueda pasar en las finales. Estamos felices porque nuestra gente está enganchada con todo eso, ha sido así en los seis años que llevo en el Fenerbahce. Hace pocos días me dijeron que somos el segundo equipo en el mundo, tras Los Angeles Lakers, al que la gente sigue en Twitter, es un motivo de orgullo tener a tanta gente pendiente. No me gustan Twitter y estas cosas, pero el club me lo ha dicho y está bien.

— El Herbalife Gran Canaria presenta un balance de seis victorias y 12 derrotas en la Euroliga. ¿Cómo ha visto su evolución en esta competición desde su estreno en el Ulker Sport Arena de Estambul (97-75)?

— Ellos han cambiado de entrenador, eso es importante respecto al primer partido, y también a algunos jugadores que estaban entonces en Estambul. Todo el mundo habla desde el principio que si somos favoritos y demás, el rollo de siempre, pero el Gran Canaria ha demostrado mucho en algunos partidos importantes. No tengo ninguna duda de que tendrán muchísima motivación contra nosotros, por lo que espero lo mismo de mi equipo. Hay que salir y entender que tenemos que respetarlos como hemos hecho con todos hasta el momento, y esa es la única manera de jugar un buen partido.

— Su rival acumula cinco derrotas en los últimos seis encuentros, pero el Barcelona Lassa, el Maccabi y el Zalgiris perdieron en la isla, mientras que el CSKA Moscú, el Anadolu Efes y el Real Madrid sufrieron hasta el final para vencer. ¿Lo pone en alerta a pesar de que usted no concibe ningún tipo de relajación?

— Claro, nunca he mirado la clasificación antes de un partido, es algo que no me gusta y jamás he hablado con mis jugadores en ese sentido. Tenemos que pensar que es un equipo que puede jugar buen baloncesto y que tiene calidad en todos los puestos.

— La exigencia de este torneo tiene al Granca en las últimas posiciones en la Liga Endesa y no estará en la Copa del Rey. ¿Cree que está pagando el peaje?

— Seguro. Nosotros llegamos a Gran Canaria después de seis horas de viaje, así que puedo hacerme una idea de cómo es para ellos que deben hacerlo cada dos semanas o menos. No es fácil tener un viaje así y luego jugar 48 horas después en una gran competición como la ACB. No lo es para ningún equipo, pero para ellos especialmente por los viajes.

— ¿Cree que este formato no está hecho para equipos como el Granca?

— Tienes que tener un bloque para cambiar algunos jugadores. Nosotros hemos tenido también jugadores muy importantes lesionados, pero es una oportunidad para otros. No es fácil, tampoco nosotros tenemos vuelos chárter. Para venir aquí es la tercera vez esta temporada, junto a Kaunas y a Vitoria, y ya se acabó. Lo demás será en línea regular y no es fácil. No soy una persona grande, pero me cuesta estar algunas horas porque vamos en clase económica, pero los jugadores tienen esa dificultad. Ellos son muy humildes y no se quedan, pero de cara al futuro hay que pensar en esto mucho.

— Ha jugado 17 ediciones de la Final Four para levantar el título nueve veces y con cinco equipos diferentes (Partizán en 1992, Joventut en 1994, Real Madrid en 1995, Panathinaikos 2000, 2002, 2007, 2009 y 2011 y Fenerbahce en 2017). ¿Cómo mantiene la ambición por seguir en la élite?

— Me encanta mi trabajo, de verdad. Cuando me despierto por la mañana y voy al pabellón, los jugadores te dan esa motivación y esas ganas. La felicidad que me da el baloncesto es más importante que todo. Siempre digo que cuando ves el primer partido en la pretemporada y los últimos de la temporada, aprecias una diferencia enorme. Por eso, ese trabajo durante el año es algo que es muy importante, y noto en cada entrenamiento que el equipo está mejorando. Como es lógico, tienes momentos difíciles en la temporada, pero sigues trabajando.

— Se habló en la isla de su interés por fichar al canterano amarillo Edy Tavares antes de que decidiera ir a la NBA en 2015. ¿Lo quiso?

— Es verdad. Hablé con nuestro director general Maurizio Gherardini y, prácticamente, era nuestra primera opción en ese momento, pero él decidió ir a la NBA. Ahí no puedes hacer nada, pero pensábamos que era un jugador extraordinario. Hablé mucho con Pedro Martínez, que era su entrenador aquí, y nos dio todo lo necesario para saber. Está demostrando que es un buen jugador. Me alegro mucho por él.

— El Real Madrid y Pablo Laso lo recuperaron para Europa el pasado curso y fue una pieza determinante para ganar a su equipo en la final. ¿Lo considera un factor diferencial?

— Sí, no hay jugadores como él en el baloncesto en Europa. Pablo lo sabía muy bien y se ve que disfruta mucho jugando, eso es importante.

— Tras concluir su vinculación en Turquía, ¿se plantea volver a España?

— Yo siempre estoy en España porque tengo casa en Barcelona (risas). Mi hijo estudia allí y mi hija vivió muchos años también. Ahí estoy con mi familia y mis amigos el mayor tiempo posible en verano cuando puedo. Mi año sabático lo pasé entre Barcelona y Belgrado.

— ¿No ha tenido la inquietud de entrenar en la NBA?

— No, me encanta ese baloncesto y, sin ninguna duda, es la mejor liga del mundo. Hay cosas que son brillantes y otras que no me gustan tanto, pero se puede aprender mucho de ellos.

— ¿Cómo valora el impacto de Luka Doncic en esa competición?

— Hemos hablado muchas veces y él sabe que le deseo todo lo mejor. No parece un jugador de 18 años y sí de 30 por todo lo que está haciendo. Me alegro mucho y ojalá que demuestre que todos y, especialmente el Real Madrid, tenemos que estar orgullosos de que venga de una competición europea, que antes había comentarios diferentes, pero ahora ven el talento que tiene como jugador y como persona.