La conexión Granca revoluciona Berlín

25/06/2018

El Alba alemán, liderado por el isleño Himar Ojeda en los despachos y Aíto García Reneses en el banquillo, firmó una campaña para enmarcar tras obtener el subcampeonato en la Bundesliga y en la Copa. Nombres ligados al crecimiento del Herbalife Gran Canaria que ahora triunfan en Alemania

El Alba Berlín conquistó la extinta Copa Korac en 1995 con Svetislav Pesic en el banquillo, el técnico serbio que dirige al FC Barcelona Lassa en la actualidad, para convertirse en el primer equipo alemán en obtener un título europeo. Fue el primer paso de un dominio que se extendió en la Bundesliga en los años siguientes, acumulando ocho cetros ligueros, de los cuales siete consecutivos (1996-2003) y el último hace diez curso (2007-2008), junto a nueve copas, la última en 2016, justo el año que la entidad teutona pensó en el director deportivo grancanario Himar Ojeda, con amplia experiencia en el Herbalife Gran Canaria, Movistar Estudiantes y la franquicia NBA Atlanta Hawks, para volver a soñar con levantar trofeos y, al mismo tiempo, reconducir su trabajo en las categorías de formación en la búsqueda de nuevas promesas.

Tras una primera campaña sin poder rubricar un proyecto con su sello, el directivo satauteño convenció a Aíto García Reneses para afrontar su primera aventura como entrenador fuera de España -guió al Granca a una final de la Copa del Rey y otra de la Eurocopa- a los 70 años. El técnico madrileño, que reclutó a Israel González -estuvo ocho temporadas en el club amarillo- para repetir como preparador asistente y a Carlos Frade -también con pasado claretiano- para las labores de tecnificación, fue escogido como mejor entrenador del año en Alemania y otro con pasado en el Gran Canaria como el ala-pívot norteamericano Luke Sikma, fichado para el vinculado UB La Palma en el ejercicio 2011-2012, se erigió como MVP del torneo germano, tras catapultar al Alba Berlín al subcampeonato liguero -forzó el quinto encuentro- y de Copa, cayendo en ambas competiciones ante el potente Bayern Múnich, rival del Herbalife en la próxima edición de la Euroliga.

Ojeda asegura que «tras perder la final, que siempre es un poco doloroso, la temporada fue muy positiva y, mientras más tiempo pasa, más te das cuenta de que realmente ha sido una campaña histórica, un año impresionante para el primer equipo, cayendo en un grupo muy difícil en el Top 16 de la Eurocup ante el Darussafaka y el Granca; y llegamos a la final en la Copa, que también tiene mérito porque ganamos en los cuartos de final al MHP Riesen Ludwigsburg (78-73) y en las semifinales al Medi Bayreuth (94-76), que nos había ganado en su casa en el último partido jugado, perdiendo la final ante el Bayern (75-80), un poco por nuestra inexperiencia en los últimos cinco minutos».

Una ciudad volcada. El Alba Berlín eliminó en los cuartos del Playoff por el entorchado de la Bundesliga al EWE Baskets Oldenburg por un ajustado 3-2 y arrolló al MHP Riesen Ludwigsburg por 3-0 antes de disputar una final intensa e igualada con el Bayern Múnich, que se decidió en el quinto compromiso. Los pupilos de Aíto asaltaron el Audi Done de Múnich tras imponerse por 95-106 y recuperar el factor cancha, pero no pudieron culminar la hazaña. «El hecho de acabar segundos en la fase regular y forzar el quinto partido tiene mucho mérito», valora Ojeda, quien se ha ganado la admiración de los 14.500 espectadores que colman el Mercedes-Benz Arena.

«Ha sido una temporada en la que es difícil que todo lo que planeas salga y, en este caso, salió todo, incluso estando a punto de ganar algún título, que era más un planteamiento de cara al futuro, pero se han acortado un poco los plazos. Estamos muy contentos porque es un proyecto global y hemos devuelto la ilusión a un club tratando de hacer las cosas como creemos que es lo mejor. Nos damos menos cuenta de cómo lo ha vivido Berlín y la afición, ya que no leemos todos los periódicos ni vemos tanto la televisión por el tema del idioma, pero nos han dado las gracias porque se han divertido y lo han disfrutado de una manera espectacular. Te das cuenta de que es algo mucho más grande de lo que pensabas», dice.

Berlín vibró con su equipo y mira con optimismo al futuro por la continuidad en el primer en equipo y la irrupción de talentosos jugadores que alimentan el orgullo de un club que pretende recuperar su condición de dominador en Alemania.