Entrevista con Víctor García

«Hay que disfrutar de la Euroliga, pero con los pies en el suelo»

23/07/2018

El técnico grancanario, de 38 años, cumplirá su novena temporada como entrenador ayudante del Herbalife Gran Canaria, donde ha trabajado a las órdenes de Pedro Martínez, Aíto García Reneses y Luis Casimiro, y ahora lo hará con Salva Maldonado, en un proyecto que se estrenará en la máxima competición continental a nivel de clubes. «Hay que saber quiénes somos, dónde estamos y tener la cabeza fría», receta.

— ¿Qué valoración hace del curso 2017-18 del Herbalife Gran Canaria?

— Cuando pasa un poco de tiempo es cuando realmente le das valor a lo conseguido, ya que durante el año estás metido en la dinámica de la competición. Si a principio de campaña nos hubiesen dicho que este sería el resultado final, lo hubiésemos firmado. Empezar la temporada jugando una final de la Supercopa tras eliminar al Real Madrid en las semifinales, jugar una semifinal de la Copa del Rey, que mucha gente piensa que es fácil, pero sabemos que solo habíamos ganado tres partidos en 13 o 14 participaciones, es muy difícil estar ahí. Luego te das cuenta de lo realmente dura que es la ACB para poder entrar en el Playoff. Llegar siendo quinto para intentar ganar al cuarto, se dieron las condiciones idóneas y tener el premio de jugar la Euroliga era algo que ni nos podíamos imaginar. Ahora lo importante es pensar en el siguiente reto que tienes por delante.

— El reto es entrar en un terreno desconocido para la entidad claretiana como la Euroliga. ¿Cómo se puede afrontar la próxima temporada?

— Tenemos que saber contra quiénes vamos a jugar, la dificultad de la Euroliga y quiénes somos. Vamos a jugarla un año, no somos un equipo de licencia A, nos hemos ganado deportivamente la posibilidad de jugarla y hay que disfrutarla, siendo competitivos, pero, sobre todo, manteniendo los pies en el suelo. Hay que ver que hay equipos de Euroliga con mucho más presupuesto que nosotros, que, principalmente, tienen muchísimos más medios a la hora de viajar, que están más cerca unos de otros, algo que condiciona muchísimo. Para empezar vamos a jugar 64 partidos, dos ligas a la vez con la misma plantilla, y conociendo el desgaste que eso conlleva. Por eso, tenemos que ser conscientes de la suma de jugar la Euroliga con la dificultad de la ACB, una Liga que es tremendamente exigente y cada semana tienes que estar al 100% para poder competir y poder ganar; si no lo estás, no vamos a poder ganar en el campo de nadie. Sabes que tendrás muy poco tiempo para preparar los partidos y tu rival dispondrá de una semana completa. Hay que saber quiénes somos, dónde estamos y disfrutar de lo logrado, pero manteniendo la cabeza fría.

— Comentó Berdi Pérez (director deportivo) que no persigue una plantilla de Euroliga. ¿Cómo ve la confección de la misma?

— Muchas veces la gente tiene prisa y siempre comento que no hay que fichar rápido sino bien. El mercado te marca un poco los plazos y ahora somos un equipo de la parte baja de la Euroliga, y los equipos que tienen más dinero normalmente fichan antes. Debes saber que tienes el mismo presupuesto de años anteriores y hay que acceder al mismo tipo de jugadores. En ese sentido, tienes que saber qué jugadores se mantienen en la plantilla y ya buscar el perfil de lo que podemos necesitar para completar. Berdi ha estado en Estados Unidos, yo también, y ahora es el momento de valorar todas las opciones y ver quiénes son los que encajan. No es fácil porque hay que buscar gente con frescura, que esté preparada para jugar dos competiciones y que se adapte al perfil de lo que tenemos.

— Los primeros movimientos concretaron las renovaciones de Oriol Paulí, Xavi Rabaseda, Albert Oliver y Eulis Báez. La continuidad de la columna vertebral ha sido una de las claves de los buenos resultados en los últimos cursos. Todos destacan la calidad del vestuario...

— Sí, mirando los años anteriores ves que siempre crecíamos en base a una columna vertebral de jugadores nacionales o de extranjeros muy reconocidos. En su momento fue la época de Jim Moran y Taph Savané, luego Tomás Bellas, Xavi Rey y Javier Beirán, y en los últimos años con Eulis, Albert, Oriol o Xavi. Y en base a eso crecer y mantener el grupo de jugadores que nos han llevado a la Euroliga, no porque pienses que se lo merecen, que también, sino porque debes tener la capacidad suficiente para poder estar ahí. Siempre es importante que el club se identifique con un grupo de jugadores reconocible y luego completarlo es mucho más fácil.

— Una de las salidas destacadas es la de Pablo Aguilar. ¿Por qué se decide que no continúe?

— El tema de Pablo es algo que realmente no me compete, es una decisión del club. El club estaba contento con Pablo, pero muchas veces toca cambiar y lo más difícil de la parte directiva y deportiva es tomar decisiones. Considero que hay que intentar mirar hacia adelante.

— Llega el base norteamericano Clevin Hannah. ¿Qué cree que puede aportar al equipo?

— Hannah es un jugador que conoce muy bien la Liga, que ha jugado muy bien la pasada temporada, que tiene capacidad para tirar de tres puntos, que ya conoce al entrenador, que se puede adaptar muy bien al tipo de plantilla que tenemos, o eso es lo que esperamos, y tampoco tenemos que ponerle una excesiva presión. En este club muchas veces en los últimos años, y es un poco la filosofía que tenemos, es que no jugamos mucho para nadie, lo que buscamos y es una de las fortalezas de este equipo es que todo el mundo aporte y sume en un juego más coral. Es un complemento más al tipo de juego que queremos hacer y al tipo de plantilla y a la plantilla que queremos confeccionar.

— ¿Qué papel tendrán los jóvenes Olek Balcerowski, Jovan Kljajic o Javi López, entre otros?

— Está claro que una temporada tan exigente como esta la delimita o marca las lesiones. Todo depende del desgaste y las lesiones que tengas durante el año, pero creo que todos los jugadores que tuvimos en el segundo equipo hicieron muy buen trabajo. Nuestro equipo EBA es muy joven, el año pasado era prácticamente todo con jugadores júnior. Jovan sigue siendo júnior y Olek es primer año sénior, hay que tener mucha paciencia con ellos porque son muy jóvenes. Tenemos que seguir preocupándonos de algo muy difícil que es que sigan mejorando. Muchas veces cuando entran en dinámica ACB y EBA no sabes un poco dónde están, hay que ser conscientes de dónde deben estar, de cuál es su plan diario de exigencia, de trabajo y que sigan mejorando en el día a día, eso es la clave. Luego sabemos de la dificultad, si pueden ayudar bien, pero sin esa exigencia al ser muy jóvenes.

— Habla del desgaste que puede propiciar la Euroliga con respecto a la ACB. ¿Cómo valora el movimiento de mercado en la competición doméstica?

— La diferencia de la ACB con respecto a otras ligas es muy grande. No es lo mismo jugar uno o dos partidos de Euroliga y luego tener que jugar un encuentro de la ACB. Ves a equipos como el Andorra o el Tenerife, bueno a todos, y partiendo de la base de que el Valencia y el Unicaja jugarán la Eurocup, conjuntos con muchísimo más presupuesto que nosotros. Todo el mundo hace buenos equipos en verano, ves incluso a recién ascendidos fichando a gente con un perfil muy alto, y ese es el desgaste que tiene la competición. Debes estar preparado para asumirlo y estar a un nivel adecuado para competir.

— Estuvo en la presentación de Salva Maldonado y ya tuvo la primera toma de contacto. ¿Cómo fueron sus primeras sensaciones con un entrenador con el que todavía no ha trabajado?

— Estuve reunido con Berdi y con él. Posee muchísima experiencia y es muy importante conocer el funcionamiento de la Liga y del club porque te da mucha garantía. Tiene una idea muy clara del baloncesto que le gusta. Estoy encantado de tener un entrenador de ese nivel aquí.

Luis Casimiro se acordó de usted en su despedida, Pedro Martínez siempre ha destacado su trabajo y Aíto García Reneses eligió a Israel González para su proyecto en el Alba Berlín alemán. Habla muy bien de los entrenadores asistentes del Gran Canaria en los últimos ejercicios...

— Creo que el hecho de que los entrenadores valoren tu trabajo es de agradecer. Como ayudantes la principal función es adaptarnos al perfil del entrenador porque cada uno tiene su forma de trabajar y ver el baloncesto, aportando las cosas que podemos hacer. En mi caso, estoy muy agradecido a los entrenadores con los que he estado por la valoración que han hecho del trabajo que hemos desarrollado, por el respeto de dejarte trabajar y de aportar tus cosas. Se trata de sumar para que al jugador le llegue lo más rápido posible lo que quiere, para que mejore y que a todos nos vaya bien.

— Cumplirá su novena temporada seguida como técnico ayudante en el club amarillo (cuatro con Martínez, dos con Aíto y dos con Casimiro). Teniendo en cuenta como muchos técnicos con las mismas funciones han ido asumiendo proyectos en otros equipos, ¿le ha nacido la inquietud de dar un paso y ser entrenador principal?

— No, tengo la motivación de trabajar con entrenadores del nivel de Pedro, Aíto, Luis y Salva. Soy consciente de la dificultad de ser entrenador profesional, de lo importante que es la experiencia y este club crece en nuevos retos cada año, primero fue ser un equipo sólido de Playoff, intentar clasificarse para la Copa, luego dar un pequeño paso e intentar competir y ganar un partido, luego pasar las eliminatorias, jugar muchas finales, ganar títulos y ahora clasificarnos para la Euroliga. Cada año es un reto y lo importante es tener la cabeza en el sitio que estés, si eres ayudante, tienes que pensar así y disfrutarlo. De momento, mi planteamiento es seguir aportando y ayudando mientras el club quiera y, cuando no tenga esa motivación de querer continuar mejorando o no me llene ser segundo, pensaré en otra cosa.

— Y en ese periodo de formación participó con Utah Jazz en la Liga de Verano NBA de Las Vegas. ¿Qué tal la experiencia en una franquicia que está de moda?

— Sí, el año pasado tuve una invitación para ir un par de días a un mini-camp y ahí conocí a toda la gente que forma la franquicia de Utah, y a mitad de la pasada temporada recibí la invitación del primer entrenador, Quin Snyder, para ser parte del staff en la Liga de Verano. Es muy gratificante poder trabajar en la mejor liga del mundo, con un club de ese nivel que, como dices, está creciendo y que tiene un especial interés por Europa. Snyder trabajó de asistente de Messina en el CSKA Moscú, le da mucho valor a ese baloncesto y se ve en la confección de la plantilla porque tienen muchos jugadores australianos, franceses, españoles, brasileños, es un grupo que comparte el balón, muy de equipo, y para un entrenador europeo era el sitio ideal. Cuando se me planteó, pensaba que iba a ir un poco a verlo trabajar, pero luego me vi integrado, preparando los partidos, haciendo scouting y es mucho mejor para tener más conocimientos del resto de conjuntos. Intentas extraer lo que realmente es interesante de allí, ves cómo gestionan los tiempos y los entrenamientos en una competición que juega tantos partidos. Es algo que nos va a pasar ahora, jugando tres partidos algunas semanas y es importante saber cómo se gestiona la preparación, el descanso y los desplazamientos. Saber hacerlo es absolutamente clave en el día a día para conseguir que la gente llegue fresca a los partidos.

— Los jugadores canarios Alejandro López, Christian Díaz y Fabio Santana coincidirán en la Liga Endesa la próxima temporada, junto al también canterano Walter Edy Tavares. Es un motivo de orgullo...

— Muchísimo. Principalmente, por el perfil de jugadores que son, no es un tópico decir que son chavales excepcionales. Tuve la suerte de tener en un mismo equipo a Ale, Christian y Fabio, y todo lo bueno que les pase se lo merecerán. Han hecho el camino difícil porque realmente jugar en la ACB es muy complicado, tuvieron que salir y subir con equipos, pasar momentos difíciles, como Fabio cuando se lesionó y tuvo que ir a Vitoria, Oviedo, y demostrar que son jugadores para que les den esa oportunidad. Eso habla muy bien de ellos. Hace dos temporadas cuando Sergio Rodríguez se fue al CSKA no había jugadores canarios y ahora que haya denota que es difícil, cuántos juegan en el Valencia o en el Barcelona. Cuanto más arriba está el equipo, más difícil es jugar, y luego está el condicionante físico, que cada vez manda más en el baloncesto. Seguro que hay jugadores que tienen mucha calidad, pero luego no pueden desarrollarla porque no tienen físicamente el nivel. A veces confundimos el concepto de canterano con canario, Edy es igual de canterano que Fabio o Ale porque está formado aquí, como también Freeland, llegaron jóvenes y dieron el salto. Trabajaron muchísimo y ahora tienen esa recompensa. Ojalá les vaya lo mejor posible.

  • 1

    ¿Se arreglaría la difícil situación del Herbalife Gran Canaria en la liga ACB con el relevo de su entrenador?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados