AJ Slaughter deja la bandeja en el partido ante el Promitheas. / cbgc

El Granca no perdona en Europa (81-62)

El Gran Canaria, que recuperó a Andrew Albicy y a Oliver Stevic tras superar sus lesiones, fue de menos a más para tumbar al Promitheas Patras griego por 81-62 y obtener la octava victoria en diez partidos -pendiente del aplazado frente al Cedevita esloveno-. El plante de Porfi Fisac lidera el grupo B de la EuroCup con autoridad y merecimiento

Óliver Suárez Armas
ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

El Granca arrancó frío y desconectado en un Gran Canaria Arena desangelado, tardando dos minutos en despertar para tomar el mando merced al acierto de Slaughter -cinco puntos- y Ennis, pero sin fluidez ni continuidad ante el colista del grupo B (7-6, min. 5).

Porfi Fisac movía el banquillo en busca de más intensidad y ritmo para no tropezar frente a un Promitheas Patras respondón (7-8), una vez que multiplicaba su rotación con la recuperación de piezas capitales. La mejor noticia posible en un momento importante de la temporada. En esa línea, se producía el retorno deseado y esperado del director de juego francés Andrew Albicy, ausente desde noviembre por una rotura fibrilar en el bíceps femoral de grado dos.

El líder de un plantel amarillo que funcionaba a la perfección hasta su lesión y que, con un camino sólido en Europa, desea revertir la dinámica negativa en la Liga Endesa. Los primeros minutos de Albicy -dos rebotes y dos asistencias- invitaban al optimismo y, a la medida que revive sensaciones, capitaneaba a un Granca que cerraba el primer acto con ventaja a pesar de las seis pérdidas de balón y presentar un probre 33.3% en tiros de dos (14-12).

El prometedor Mutaf, la perla turca que dejó el Fenerbahce para probar suerte en Estados Unidos y a los meses terminó en la isla, prosigue con presencia en la rotación del preparador segoviano. El Granca, con la vuelta también de Stevic, aceleró para ampliar la renta en un compromiso sin energía ni acierto (22-17, min. 13).

Los claretianos, dormidos en el juego estático y de transición, sin criterio, sin concentración y sin compromiso en la pintura, no terminaban de imponer su ley en el recinto de Siete Palmas, lo que aprovechó el cuadro de Zouros para firmar un parcial de 2-12 y voltear el electrónico (24-29, min. 15).

Fisac se mostraba contrariado y buscó elevar el ritmo y la intensidad. Ennis, Stevic y Albicy entendieron el mensaje, pero Grant continuaba castigando a Pustovyi en la pintura. El Promitheas estaba más entonado y, quizás, con más ganas, por lo que frenó de un plumazo la reacción local (29-35). Ennis convertía desde el exterior, pero Ray respondía con un mate de concurso en un plantel crecido y que se fue por delante al descanso a pesar del esfuerzo del exterior canadiense -12 puntos- (36-38).

Tras el paso por vestuarios, el Gran Canaria se enchufó para mostrar sus señas de identidad, intensificando su defensa y subiendo un nivel en el ritmo ofensivo, para volver a dominar (41-38). Albicy, Kramer, Brussino, Salvó y Khalifa Diop alargaron líneas para presionar y recuperar balones, castigando al contraataque (49-42).

El Granca se puso serio, con Kramer marcando el paso, y eso fue suficiente para que el líder del grupo B controlara el partido, provocando la desesperación del entrenador visitante Ilias Zouros, conocido en la isla desde la eliminatoria contra el Panellinios en el inolvidable CID, siendo el parcial ya de 15-4 en el tercer periodo (52-42).

Kramer -diez puntos y tres recuperaciones- se gustaba, sumándose Ennis a la fiesta, para ampliar la renta hasta los 15 puntos a la conclusión del tercer acto (60-45). El parcial de 24-7 en este periodo tras aplicarse en defensa ponía en órbita a los amarillos y reducía la actividad de la escuadra de Patras.

Sin embargo, el Promitheas no bajó los brazos y, merced al acierto de Gaddy y Rogkavopoulos, bajó la barrera psicológica de los diez puntos y obligó a Fisac a solicitar tiempo muerto para frenar el arreón visitante (60-52).

La inteligencia de Stevic, el talento de Brussino y la contundencia de Ennis emergían para devolver la tranquilidad pasado el ecuador del último cuarto y poner la directa para otro golpe de autoridad en Europa (71-56, min. 36).

Salvó, Khalifa Diop y Mutaf no aflojaban el ritmo para arrollar al Promitheas y, de ese modo, conseguir la octava victoria en el grupo B y afianzarse en la cima (81-62).