El base balear del Granca, Sergi García, busca una opción en el partido ante el Valencia. / ACB PHOTO / M. Á. POLO

Sergi García: «Estoy en un equipo con aspiraciones altas, creo que es un buen sitio para mí»

El base balear persigue la continuidad en el Granca. Analiza la situación y expresa el deseo de seguir cuando finalice su contrato temporal la próxima semana

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

-Cumple dos meses en la disciplina del Club Baloncesto Gran Canaria. ¿Qué tal este periodo de tiempo en la isla?

-La verdad es que súper bien, estoy muy adaptado y súper contento por como me ha tratado el club y toda la gente de Gran Canaria. Me siento súper cómodo aquí, que eso es lo más importante para mí.

-Lo cierto es que la situación no era cómoda para usted. Venía de estar lesionados durante varias semanas en el Andorra y tenía que dar un rendimiento inmediato para suplir al lesionado Andrew Albicy. Además, en un combinado de Fisac en una mala dinámica en la Liga Endesa...

-Sabía la situación en la que venía, pero es verdad que llevaba bastante tiempo lesionado. Luego, ha habido bastantes problemas porque también tuvimos bastantes casos de covid y muchos parones. La verdad es que no ha sido fácil la situación, pero lo importante es que cada día me encuentro mejor. Creo que he podido ayudar al equipo en todo lo que se me ha pedido. Siento que cuando he estado he podido ayudar lo máximo posible y ojalá que pueda ayudar mucho más.

-Antes de que se aplazaran los compromisos frente al Burgos y al JL Bourg por el brote de covid-19 en el Granca, el equipo claretiano rompió ante el Obradoiro una racha negativa de siete derrotas consecutivas en la ACB, mientras que destaca por su solidez en la EuroCup. El Urbas Fuenlabrada será el rival este domingo (12.00 horas) en el Arena. ¿Qué valoración hace del conjunto madrileño?

-Sabemos que el Fuenlabrada viene en una buena dinámica y es un equipo complicado, es físico y exigente, pero creo que tenemos que dar un paso adelante si queremos estar donde queremos estar. Y más jugando ante nuestra afición, que es un aliciente más para que nos ayude a llevarnos el partido. Tenemos que ser sólidos, jugar nuestro baloncesto y tener las ideas claras para poder llevarnos el partido.

-Su contrato finaliza a finales de la próxima semana, aunque el Club Baloncesto Gran Canaria se guarda la opción de prorrogarlo hasta final de temporada. ¿Sabe algo de la decisión que tomará el club insular?

-No tengo ni idea de nada por ahora. Como solo puedo hacer lo que depende de mí, intentaré estar lo más concentrado posible para ayudar al equipo a ganar, que es lo más importante, y luego ya se verá. No sé qué quiere el club o no. Sinceramente, me encuentro súper cómodo y ojalá pueda ayudar mucho más.

-Entiendo que le gustaría seguir de amarillo hasta la conclusión de la presente campaña, ¿no?

-Pues sí. Creo que es un buen sitio, en el que puedo crecer mucho y puedo dar al equipo mucho baloncesto. Me gustaría intentar ayudar y crecer desde aquí. Además, hemos ido reforzando todas estas bajas que ha tenido el equipo y, prácticamente, no he podido jugar con todos los jugadores a la vez. Ahora, el equipo se está recuperando bien y cada día me siento más cómodo. Ojalá pueda estar hasta final de temporada. También porque entiendo que es un buen sitio para mí. Ya veremos qué pasa, y ahora lo que hay que estar es concentrado para el partido contra el Fuenlabrada.

-Coincidió durante su periplo en el Casademont Zaragoza (2013-2018) con el director deportivo del Granca, Willy Villar (2011-2016). Fue una etapa en la que brilló con 20 años y debutó como internacional absoluto antes de poner rumbo a un Valencia que pagó su cláusula de rescisión. Posteriormente, pasó por el Manresa, Baskonia y el Andorra. ¿Cómo ha visto su evolución desde que salió de Zaragoza hasta aterrizar en la isla?

-Bien. He jugado en buenos equipos, he estado en dinámicas de equipos muy buenos. He crecido como jugador y como persona, pero es verdad que en muchas situaciones no he tenido la continuidad que me hubiera gustado. Esto me ha ayudado a crecer bastante. Ahora mismo estoy en un equipo con unas aspiraciones altas, creo que es un buen sitio para mí y me encantaría poder estar aquí el máximo tipo posible porque se adapta muy bien a mis necesidades ahora mismo.

-La adaptación al baloncesto en pandemia. No es nuevo y usted ya lo sufrió ese primer año que fue campeón con el Baskonia en la fase final excepcional en Valencia. Lo cierto es que desconcierta el hecho de tener que parar, perder jugadores por dar positivo o, incluso, que les cueste recuperar el nivel anterior. Es un frenazo en seco para todos, ¿no?

-Totalmente. Además, personalmente, entre que venía de la lesión, cogí el covid aquí... La verdad es que no ha sido fácil. El hecho de tener que adaptarte a un nuevo equipo y ponerte en forma de nuevo es muy difícil. Aparte de esto, los clubes lo están sufriendo económicamente y muchos jugadores están teniendo problemas a la hora de volver. Además, los aficionados también están sufriendo bastante, con partidos a los que no pueden asistir todos, luego hay confusión con la jornada que se está jugando porque hay partidos atrasados. Es una situación complicada porque la gente está perdiendo ilusión, pero hay que intentar ser sólidos, estar juntos e intentar tener la máxima ilusión todos de sacar todos los partidos posibles y estar al máximo nivel. Es verdad que no tenemos siempre a todos los jugadoras disponibles, pero hay que adaptarse a esta situación. El que sea más fuerte, la superará mejor.