Borrar
Landesberg fue decisivo. cb gran canaria
Un Granca a lomos de Landesberg y Happ (100-73)

Un Granca a lomos de Landesberg y Happ (100-73)

Baloncesto ·

Los de Lakovic se pasean contra el colista en un recital del escolta y con una actuación también soberbia del pívot

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 3 de diciembre 2023, 11:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La fortaleza suele ser un privilegio. Se encontraba el Granca en la tesitura de recibir a un rival menor y en la obligación de no fallar. Y ahí fue donde el conjunto amarillo se hizo grande, concediendo muy poco margen de maniobra al colista Palencia. Los músculos de Happ, siempre colosal en cada acción, decantaron la balanza para los isleños. Encima, Landesberg, cuando despertó, se convirtió en imparable. Lo anotó absolutamente todo. De dulce el escolta. El Dreamland Gran Canaria aplastó a lomos de sus gigantes. Y de la inspiración de su escolta. Sin miramientos. Con firmeza.

Pelos abrió el marcador, con un Granca a la carrera. Igualó Pasecniks, viejo conocido, reventando el aro. Los intentos de tres puntos de Brussino y Albicy no encontraban rumbo, pero Happ, bajo el poste, sacaba músculo. Se adueñaba el Dreamland Gran Canaria del partido desde bien temprano, siempre a lomos de un Happ imperial cazando rebotes. Aj Slaughter también encestaba y a pitaban una antideportiva de Keye Vuurst, que se sentaba en el banquillo.

Happ lucía y ponía el 11-4 (3:19 para acabar el primer cuarto). Quería fiesta. Estaba empeñado en reventar el partido el bueno de Ethan. Lakovic le daba descanso y se sentaba ya con nueve puntos en su haber y 15 de valoración en siete minutos y medio. Casi nada. Los triples de los tirados del Palencia impedían el vuelo del Granca. Fueron tres seguidos para el 16-13 a 1:39. Pero también aparecía Lammers. El acto cerró con nueve de ventaja para los isleños gracias a la aportación de un inspiradísimo Lammers (22-13).

Nico Brussino dejaba su sello nada más comenzar el segundo cuarto con un triple marca de la casa (25-23) y el Gran Canaria ya despegaba con la máxima del duelo -doce arriba-. Y, cuando se intuía el resurgir del Palencia con Ndiaye en pista, Llammers zanjaba cualquier esperanza con un triple sin paliativos (28-18). Benite, ovacionado en la previa, se llevaba una chapa de Lammers que levantaba a los aficionados de sus butacas. Los hombres grandes del Gran Canaria estaban de dulce. Otros dos puntos del estadounidense, que se situaba ya en los once, decantaba la balanza porque, acto seguido, Prkacin, con un mate, ampliaba la máxima (34-20 a 5:51 minutos).

Brussino se animaba también y colocaba el 39-23 a falta de 20:59. Keye Vuurst, con un triple, oxigenaba un poco a los visitantes para que no se hundieran en el electrónico con un tiro desde la línea de más allá de los 6,75 metros (39-28 a 2:24). Al descanso, todo el pescado vendido en el Arena. El Granca, a lomos de sus gigantes Happ y Lammers, dejaba escrito el pronóstico del encuentro. 46-36 y sensaciones de superioridad amarilla.

La vida siguió igual tras el descanso

Tras el intermedio, Happ mordía y el Granca continuaba a lo suyo. Un mate rabioso del pívot ponía ya al Gran Canaria con el 50-36. Brussino galopaba y la escuadra amarilla era una apisonadora imparable. Nada podía hacer el Zunder Palencia para frenar la sangría defensiva. Entraban cómo y cuándo querían los pupilos de Jaka Lakovic, que cuando no podían por dentro, tenían a AJ Slaugther para vacunar con sus triples feroces (55-39 a 7:00). Luego quiso despertar el cuadro morado, pero ya era tarde (65-51 a 2:44 para concluir el tercer cuarto). La distancia era sideral y prácticamente insalvable (73-53), con 20 arriba ya el CB Gran Canaria a 1:13. Tenía la muñeca caliente Landesberg, que estaba echando fuego con 15 tantos en su haber (78-55).

El cuarto acto comenzó como mismo acabó el tercero, con Landesberg caliente con un 3+1 (84-55). Quería que fuera su encuentro el escolta, al que le entraban los lanzamientos desde todas las zonas y de todos los colores. Al grito de MVP en el Arena, se divirtió e hizo disfrutar a todos en un auténtico recital. Al final, se despidió el escolta con 25 puntos y otros 25 de valoración. Happ, por su parte, firmó 20 tantos y 27 de valoración. Imperiales ambos, el Gran Canaria se paseó, tumbando al Palencia por 100-73.

Al final, el CB Gran Canaria no falló a su cita con el triunfo. No podía marrar el conjunto claretiano si quiere aspirar a uno de los ocho billetes para disputar la Copa del Rey. Venía el colista, que acumulaba un total de diez derrotas en lo que iba de competición, y sacar el encuentro adelante era una obligación. Lo hizo, además, con buenas prestaciones el Granca. Con los hombres grandes pilotando la nave y con Landesberg oliendo la sangre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios