Olek Balcerowski pugna por un rebote. / CB Gran Canaria

El Herbalife Gran Canaria repite errores y cae eliminado en la EuroCup

El equipo claretiano, que disputó su partido 230 en Europa, no fue capaz de imponer su ley en el segundo encuentro de la eliminatoria de semifinales ante el AS Mónaco francés y cedió por 74-76, un resultado que elimina al plantel de Porfi Fisac. El alero nigeriano Stan Okoye fue el máximo anotador del Granca con 15 puntos.

Óliver Suárez Armas
ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Tambores de guerra en una cita grande. El Herbalife Gran Canaria pretendía marcar el paso en un duelo sin margen de error, pero el AS Mónaco aprovechaba las concesiones en la pintura amarilla -seis rebotes, de los cuales dos ofensivos- para mandar en el marcador del Gran Canaria Arena (10-11, min. 4).

El combinado de Porfi Fisac no estaba cómodo en el pulso físico de los enfrentamientos individuales. Stevic -seis puntos- facturaba y cargaba de faltas al pilar visitante Lessort –dos-. El oficio del interior serbio oxigenaba hasta la irrupción de Costello con cinco puntos consecutivos para voltear el electrónico (17-13).

Los exteriores norteamericanos Knight y Bost devolvían el mando al plantel de Mitrovic, exhibiendo su potencial y frenando la reacción claretiana. Slaughter, Dimsa, Okoye -siete puntos-, Shurna y Balcerowski -cuatro rebotes- entraron en acción para aumentar la intensidad y pisar el acelerador en la búsqueda del ritmo necesario para obtener el segundo punto de la eliminatoria. Y funcionó para entrar en el segundo periodo con ventaja (26-21).

El Herbalife Gran Canaria, que concedió cinco rebotes ofensivos en el primer periodo, se aplicó en esa faceta de forma coral para multiplicar sus opciones de triunfo. Balcerowski -cinco puntos y cinco rebotes- capitaneaba a los insulares en su despegue (30-25), pero el talentoso Bost sacaba su repertorio para firmar un parcial de 0-8 y obligar a Fisac a parar el encuentro (32-37, min. 15).

El AS Mónaco castigaba a un Herbalife Gran Canaria sin referentes ofensivos -Slaughter y Kilpatrick desaparecidos- y sin clarividencia -diez pérdidas- (32-44). Los minutos pasaban sin noticias de la versión más sólida y competitiva amarilla -diez rebotes ofensivos para el AS Mónaco-. La impotencia marcaba cada acción, sin exigir a un rival qsin ningún tipo de ideas y con gestos de desesperación que no pintaban nada bien. Solo seis puntos para los de Fisac en más de nueve minutos disputados del segundo acto para dilapidar el sueño de la final y del retorno a la Euroliga, tras un parcial que ya era de 0-18 (32-45).

Beirán rompió la eterna sequía y la picardía de Kilpatrick permitió llegar al descanso con únicamente diez puntos de desventaja, algo a lo que agarrarse tras un segundo cuarto nefasto con un parcial de 9-24, con Bost -12 puntos, O'Brien -11- y Knight -siete- aniquilando, mientras que, en un aspecto que definía la actuación amarilla, Stevic lideraba la ofensiva con ocho puntos (35-45). Se repetía el guion del primer choque. Tocaba torear la presión de no fallar y volver a competir.

Tras el paso por los vestuarios, el duelo Balcerowski-Lessort centraba todas las miradas en cada posesión. O'Brien y Gray golpeaban a un Granca que repetía errores (37-50). El AS Mónaco proseguía imponiendo su ley en los duelos individuales ante un cuadro de Fisac que no daba señales de vida.

Dimsa, con cuatro puntos seguidos, y Balcerowski -cinco consecutivos-dieron el primer paso para ver la luz y poder creer (46-54, min. 27). Pero el agujero en la zona lastraba y ofrecía segunda opciones a un AS Mónaco con las cosas muy claras. El canterano asumía galones ante la falta de líderes y de fluidez en la toma de decisiones. La conexión Albicy-Costello emergía para apretar el marcador de cara a los últimos diez minutos en el recinto de Siete Palmas (49-56).

Continuaba funcionando la conexión entre el base francés y el interior norteamericano (51-56). El Granca estaba vivo y llegaba a tiempo a la cita. Cinco puntos consecutivos de Kilpatrick agigantaban las opciones locales (56-58). La imagen era diferente, con más intensidad y determinación. Albicy mandaba y Okoye fusilaba desde el exterior para igualar el duelo a 59 puntos, tras un parcial de 8-1 en un arranque de cuarto frenético.

Era el momento del Herbalife Gran Canaria. Con todo a favor para forzar el tercer partido, pero Bost redujo el ciclón sin titubeos (59-64). Okoye anotó su segundo triple seguido, pero Knight y Lessort no desaprovechaban los errores claretianos (62-70, min. 36). Fue un espejismo porque los galos decidían cuando querían.

Slaughter apareció tarde y el sueño continental del Herbalife Gran Canaria se esfumaba (71-74). El AS Mónaco se veía en la final, pero Albicy tiró de experiencia para sacar tres tiros libres e igualar el encuentro, dando una vida más a poco más de tres segundos. Heroico. Sin embargo, Gray aprovechó ese tiempo para exhibir su calidad y finiquitar el duelo de la forma más dolorosa, con un lanzamiento ganador (74-76).