Borrar
Eulis Báez -izquierda- se abraza con Alen Omic tras la clasificación para las semifinales por pirmera vez en Vitoria en 2013. acb photo
Báez: «Recuerdo a un montón de gente llorando de felicidad en Vitoria»

Báez: «Recuerdo a un montón de gente llorando de felicidad en Vitoria»

copa del rey badalona 2023 ·

El excapitán del Gran Canaria dejó una huella imborrable en la isla, convirtiéndose en el jugador que más veces ha disputado la Copa del Rey con el combinado amarillo -seis-. Receta disfrutar y vaciarse

Óliver Suárez Armas

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 14 de febrero 2023, 08:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Palabras mayores. Un nombre que tiene un hueco reservado en lo más alto en el crecimiento deportivo del Club Baloncesto Gran Canaria. Eulis Báez (República Dominicana, 18 de marzo de 1982) defendió la camiseta del equipo claretiano durante siete temporadas (2012-2019), ofreciendo un rendimiento inolvidable para conquistar una Supercopa Endesa y disputar finales de la EuroCup, de la Copa del Rey y otra de la Supercopa Endesa.

Pocos como el interior dominicano, que milita en el Real Betis Baloncesto de Berdi Pérez y de Luis Casimiro, conocen a la perfección lo que simboliza para el club amarillo, para los aficionados y para un jugador estar presente en una Copa del Rey. Eulis Báez puede presumir de ser el jugador que más ediciones ha disputado con el Granca -seis-, estando presente en las tres ocasiones históricas en las que los amarillos se clasificaron para las semifinales -Vitoria 2013, A Coruña 2016 y Gran Canaria 2018- y, al mismo tiempo, compitiendo por tumbar al Real Madrid en la final celebrada en tierras gallegas. Casi nada. Un jugador inigualable.

–Usted aterrizó en el Club Baloncesto Gran Canaria en la temporada 2012-2013 y pudo disputar seis ediciones de la Copa del Rey con la camiseta amarilla -Vitoria 2013, Málaga 2014, Gran Canaria 2015, A Coruña 2016, Vitoria 2017 y Gran Canaria 2018-. ¿Qué significaba poder jugar esta competición?

–Lo primero que me acuerdo es que ese torneo hay que disfrutarlo. Todos los que tienen la oportunidad de ir a jugar la Copa del Rey, que vayan a disfrutarla. Cuando llegue el momento de jugar el partido, hay que concentrarse y competir, pero hay que disfrutar de todo lo que conlleva estar ahí. El ambiente es muy bonito, se juntan los mejores equipos de la primera ronda, puedes competir con los mejores en ese momento de la temporada y, al mismo tiempo, con el público que viene de todas partes. Ese momento hay que disfrutarlo muchísimo porque no es algo que se vive todos los días.

–Consiguió pasar a semifinales en tres ocasiones. ¿Qué recuerda de esos momentos?

–Recuerdo la primera vez que nos clasificamos en Vitoria. Fuimos a la grada a celebrarlo con el público. Había un montón de gente llorando, lo recuerdo como si fuera ayer. Había mucha gente llorando de la felicidad. Tengo ese recuerdo bonito, la gente vive con mucha pasión la Copa del Rey. Son momentos muy bonitos, encima el club no había conseguido esa hazaña de pasar de fase en ese torneo. Me acuerdo de que fue bonito y lo disfruté, creo que hay una foto en uno de los cuartos en el Gran Canaria Arena, donde se ve la alegría que teníamos todos cuando se hizo esa hazaña por primera vez.

–Y disputó una final en la edición de 2016 en A Coruña. El cielo quedó muy cerquita para el Club Baloncesto Gran Canaria...

–Pues sí. Fue dulce y amargo a la vez porque encima jugamos un partido súper competido contra el Real Madrid, pero bueno... En ese momento nos ganó un grandísimo equipo y nosotros nos quedamos con el segundo lugar. Creo que no lo apreciamos tanto como debíamos en ese momento porque, cuando estás ahí en ese instante y como somos competidores, no nos sale celebrarlo, pero cuando pasa el tiempo te das cuenta de que fue una hazaña muy bonita que se cumplió porque llegar a la final y que te derrote el Real Madrid compitiéndole, eso fue para estar contento. Nos hubiese gustado ganar, pero tenemos que estar orgullosos de lo que hicimos ese año en la Copa del Rey.

Eulis Báez recibe el trofeo de subcampeón de la Copa del Rey en el año 2016. acb

–El club amarillo accedió a las semifinales por tercera ocasión en la edición de 2018 en el Gran Canaria Arena -superó al Fuenlabrada en cuartos de final-. Sin duda, otro momento especial que pudo disfrutar...

–Fue espectacular en el Arena. Todo lo que hemos jugado en el Arena ha sido maravilloso, independientemente de que hayamos ganado o perdido. Es bonito y hay que disfrutar el evento. Luego en la competición tienes que dar todo lo que tienes como jugador, dar lo mejor de ti y nuestro trabajo nos pondrá donde merecemos. Es lo que siempre predicábamos en el grupo. Creo que cumplimos con esa parte. Recuerdo que hubo una que nos fue muy mal también -el Joventut eliminó al Granca en cuartos en 2015-. Nos mataron, nos sacaron de la cancha. Me acuerdo de esa porque me dolió, me quedé con la espinita porque debíamos ganar en nuestra casa. Salimos blancos a jugar ahí y el torneo nos pudo en ese momento.

–Hay que valorar lo conseguido. Se aprecia porque el club vuelve a disputar este torneo cinco años después...

–Hay que apreciarlo porque lo damos por hecho. Parece que estamos en el Granca, somos un equipo de nivel y estamos aquí para competir, pero no se puede dar nada por hecho. El hecho de conseguir estar en la Copa del Rey es algo que hay que trabajar todos los años, hacer el trabajo bien día a día para ganar partidos y estar entre los ocho mejores al término de la primera ronda. Es algo que, como ya se ha visto en la isla ahora, no se puede dar por hecho. Hay que apreciarlo cuando se llega. El equipo tiene que hacerlo y, además, este año está jugando un gran baloncesto. Todo el que está ahí involucrado tiene que apreciar este momento, disfrutar de todo lo que está en el camino y de lo que representa estar en la Copa. Y luego a darlo todo que es lo importante.

–¿Le recuerda a algún equipo de su etapa en la isla el actual Gran Canaria de Lakovic?

–Viendo el grupo que hay, me parece un equipo muy completo. Hay grandes, tiradores, buenos bases, dos jovencitos que les vi crecer en los años que estuve ahí. Con la bromita, Olek y Khalifa están ayudando un montón a que el equipo esté en la posición que está. Es algo que a mí me alegra mucho por el Gran Canaria y porque ha pasado unos años difíciles, con una transición de cambio de equipo. Salimos muchos jugadores y han entrado entrenadores y todo. Ese cambio necesita una adaptación y ahora parece que han dado con una buena combinación. Ahora hay que cuidarlo e intentar mantenerlo para seguir creciendo.

–¿Cómo ve el cruce de cuartos contra el Lenovo Tenerife de este viernes (17.30 horas) en Badalona?

–El Gran Canaria juega bien y no me sorprendería que ganara. Si ellos están acertados, se complica la cosa. El acierto marcará todo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios