Baloncesto

Báez: «Hay que mantener la cabeza fría y pensar solo en mejorar»

07/11/2018

El capitán del Herbalife Gran Canaria hace autocrítica y receta trabajo para revertir el peor arranque claretiano (tres victorias y nueve derrotas entre la Euroliga y la Liga Endesa) desde el curso 2011-2012. Recuerda que ya ha superado situaciones adversas en otras temporadas y pide unidad para recuperar la identidad perdida. «No podemos dejar que nos afecte en la capacidad de asimilar las cosas», manifiesta.

— El Herbalife Gran Canaria firma un balance de dos victorias y cinco derrotas en la Liga Endesa y un triunfo y cuatro tropiezos en la Euroliga. ¿Cómo analiza el vestuario el arranque en ambas competiciones?

— Lo que vemos es que estamos perdiendo. Los jugadores queremos competir y ganar partidos, pero eso es lo que se ve. Normalmente, cuando pierdes se generan dudas y la gente comienza a cuestionar lo que hacemos. No es nuevo y ha pasado un montón de veces porque este negocio es así. Los jugadores tenemos que limpiar nuestras mentes porque, independientemente de si ganamos o perdemos, hay que seguir compitiendo y pensar en cómo mejorar para ganar partidos. Lo que más notas ahora en el vestuario es el tema de las dudas y, como a veces pasa, tenemos que intentar que no las haya y que la gente confíe en lo que estamos haciendo, que los resultados ya acompañarán. Está en el grupo poder solucionarlo.

— La exigencia de la Euroliga, la dureza de un calendario comprimido, lagunas en el juego... ¿A qué factores achaca la falta de resultados?

— Es un poco de todo. Es verdad que está el tema de los viajes, que es difícil, y que estás compitiendo contra equipos de más nivel, repitiendo partidos mucho más rápido, algo a lo que no estamos acostumbrados como plantilla. Si nos ponemos a hablar de todas las cosas que han pasado este año, pues tenemos un sistema de juego nuevo, que es lo primero que tenemos que meternos en la cabeza, y las cosas cambian, hay veces que van mejor y otras mejor. Pero ahora mismo vamos un poco atrasados en ese sentido de tener las ideas más claras y de nosotros saber lo que estamos haciendo en la pista, que es lo que nos importa.

— Las derrotas ante equipos como el Monbus Obradoiro, el Delteco GBC y el Baxi Manresa condenan un poco para poder conseguir el objetivo ineludible de disputar la Copa del Rey.

— Nos condenan si miramos quién tiene mejor presupuesto o jugadores, es así cómo se ve y crea un problema porque nos estamos olvidando de que esto es deporte. Recuerdo de jugar esos partidos en los que nosotros somos los que tenemos menos dinero y talento, ganamos y también perdemos. Los otros conjuntos también nos lo hacen y, si nosotros no estamos bien, nos ganan. Hay que asimilarlo bien como jugador, no podemos pensar como aficionado en el sentido de empezar a sufrir, volvernos locos y golpearnos.

— ¿Qué sugiere?

— Nosotros tenemos que pensar de forma diferente y ver cómo solucionarlo. Debemos de enfocarnos en eso y dejarlo así, no me gusta que la gente le dé muchas vueltas a las cosas cuando gana o pierde, hay que centrarse en el día a día para mejorar individualmente y como grupo. Es como hemos sido exitosos aquí durante años, no podemos cambiarlo. Es normal lo que se ha creado por las derrotas, pero no es la primera vez que estamos en esta situación, la gente se pone nerviosa y suenan las alarmas por todas partes, todos comentan. El día que no se produzca me pondré triste porque significará que ya no hay aficionados, nadie a quien esto le duela, eso existirá siempre. Queremos que la gente se apasione con el juego del equipo en la grada, pero nosotros tenemos que concentrarnos en lo que es la pista.

— El cuadro claretiano no está acostumbrado a perder tanto, es el peor inicio desde el ejercicio 2011-2012. El técnico Salva Maldonado recetó crecer desde la derrota tras el encuentro en Manresa. ¿Cómo se trabaja en una situación así?

— Cuando pierdes, muchos equipos tienden a fundirse anímicamente, los entrenamientos no son de la misma calidad ya y la gente se pone nerviosa, no escucha tanto porque piensa que todo está mal. No es así, no todo está mal porque estés perdiendo los partidos. Es mi séptima temporada aquí y hemos tenido campañas en las que tampoco hemos empezado tan bien. No podemos dejar que nos afecte en la capacidad de asimilar las cosas y querer ser mejor jugador cada día, pensando siempre en el equipo, esa es la mentalidad. No podemos poner el termómetro de que si perdemos entrenamos mal y si ganamos todos nos vamos de fiesta, no es eso. Hay que mantener una línea de trabajo de cómo queremos hacer las cosas y sabemos que hay que mejorar, es evidente.

— Los que llevan más tiempo en el club tienen la dureza mental para afrontar este momento, ¿pero cómo lo están asumiendo las incorporaciones de esta campaña?

— A veces ves caras cabizbajas, pero no es nuevo. Siempre pasará en el deporte porque queremos competir. Cuando pasan los años mantienes esa rabia por perder, pero la llevas mejor porque el esfuerzo hay que hacerlo mientras estés en la cancha. Cuando eres más joven gritas y pateas cosas, he estado en vestuarios en los que jugadores han pateado la basura o tiran cosas, pero es lo normal al soltar la frustración. Hay que mantener la cabeza fría y solo pensar en cómo mejorar, y se acabó. Son las consecuencias que llevan a perder partidos y hay que vivir con ellas como profesionales, cuando te azotan de todas partes, desde dentro, el entrenador, el compañero, el gerente, el presidente o el aficionado te toca aguantar y aceptar que todo el mundo tiene su opinión, y recordar que la que tienes que escuchar es la gente que tienes al lado para mejorar, no al exterior que no lo controlas. Es como me gusta que se piense y es el discurso que le doy a alguno cuando se pone loco y se cree que el mundo se va a acabar porque las cosas se ponen mal.

— Lo positivo es que el Granca afrontará ahora tres partidos consecutivos en el Gran Canaria Arena (Efes, Iberostar Tenerife y Maccabi), ¿no?

— Nosotros lo comentamos, aquí somos otro equipo en cuanto a la energía y la fuerza que tenemos con nuestro público. Lo veo bien porque otros años estamos en casa y estás como con miedo. Nos está dando fuerza esta temporada porque nos sentimos mucho mejor. Hay que estar siempre alerta y olvidarnos de si somos mejores o peores, hay que salir a la pista a dar el 100% y pensar que puedes ganar a cualquiera.