Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
Carlos Arocha posa desde la ferrata-cordata Alquimia, que equipó junto a José Andrés Mateo en los macizos de Ayacata. F. J. F.

Carlos Arocha: «Desde 2025 afrontaré el reto de los 14 ochomiles y empezaré con el Everest»

Montañismo ·

Quiere convertirse en el primer canario que suba las montañas más altas del planeta a pesar de la enfermedad de Crohn que sufre

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 19 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Desde que le diagnosticaron la enfermedad del Crohn, la vida del escalador y alpinista grancanario Carlos Arocha dio un giro de 360 grados. Pasó de ser uno de los montañeros más activos del archipiélago a estar acostado en un quirófano para ser intervenido de urgencia en el año 2017. Un punto de inflexión que no hizo que decayera su amor por la montaña, al contrario.

Tras recibir la baja como reservista voluntario en 2021, puso en marcha el proyecto Cimas de Crohn para «concienciar a la sociedad sobre los problemas de vivir con una enfermedad que afecta a más de 10 millones de personas en todo el mundo», sostiene y ahora, esas primeras cumbres se han transformado en el reto de su vida: subir a las 14 montañas más altas del mundo.

Arocha ha puesto el contador a cero de su reto y pretende en 2025 convertirse en el primer grancanario en alcanzar la cumbre del techo de planeta, el monte Everest, como primer paso de los 14 ochomiles. Y todo, con el agravante de sufrir Crohn.

«Creo que tengo la capacidad y experiencia suficiente para poder afrontar este reto que nunca nadie ha logrado hasta el momento»

-Carlos Arocha, montañista, escalador, alpinista... ¿Cómo se define?

-Bueno, por englobarlo todo me definiría como montañista. Siempre los que están en los Alpes son alpinistas, los de los Andes, andinistas y los del Himalaya, himalayistas... Pero yo creo que el término correcto es montañista, aunque alpinista entiendo que es un compendio de todo.

-Cimas de Crohn, un reto de vida, es un proyecto que inició usted tras ser diagnosticado con esta enfermedad, aunque ahora da un paso más allá para intentar hacer historia...

-El proyecto Cimas de Crohn se basa en visibilizar los problemas que padecemos día a día las personas que sufrimos enfermedades inflamatorias intestinales. Quiero mostrar un reto de superación alcanzando y conquistando las cimas de las montañas más altas y bonitas del planeta culminando así los 14 ochomiles de que hay en el mundo. Ese es el primer objetivo, demostrar que puedo subir, para empezar, el Everest con una enfermedad inflamatoria intestinal. Tengo claro y quiero anunciar que desde 2025 afrontaré el reto de los 14 ochomiles y empezaré con el Everest.

-Este será, sin duda, el paso más importante de su carrera pero, ¿cuál ha sido el recorrido previo a los 14 ochomiles?

-Desde que empezó el proyecto en el año 2022, he conseguido subir 11 nevados de los que siete los he culminado en solitario. El último que coroné fue la que considero la montaña más bonita del planeta, el Nevado Alpamayo con 5.947 metros sobre el nivel del mar.

-A usted el Crohn le cambió la vida, pero no impidió que siguiera haciendo su deporte preferido, la montaña.

-Efectivamente, paré las expediciones en el año 2009 y estuve prácticamente 13 años sin subir grandes montañas hasta que en el 2022 retomé el proyecto otra vez. A mí me intervinieron quirúrgicamente en 2017 y, bueno, es evidente que soy enfermo de Crohn y es un extra con el que tengo que lidiar. Es un reto personal más, pero todo es posible.

-Usted ha demostrado que un enfermo de Crohn puede realizar alta montaña. ¿Cómo le condiciona la vida de tener esta enfermedad?

-Tengo más dificultades. Si hablamos de la parte física, realizar alta montaña teniendo una patología es un extra con el que tengo que lidiar, primero por la altitud y segundo por las diarreas, las náuseas o los vómitos que pueda tener con un brote de Crohn. Si el alpinismo de por sí es peligroso, pues imagínate para un enfermo con patología Crohn a partir de una cierta altura como, por ejemplo, a partir de 5.500 o 6.000 metros. Además, otra parte más que me condiciona es que debido a mi enfermedad no puedo desarrollar mi trabajo y, por ello, no tengo el poder económico necesario para plantear este tipo de expediciones. Se trata de retos caros y tengo que estar detrás de las administraciones públicas y patrocinadores para que un enfermo de Crohn como yo pueda practicar el deporte de alta montaña.

«Quiero mostrar mi reto de superación conquistando las cimas de las montañas más altas y bonitas del planeta culminando así los 14 ochomiles»

-Hasta el momento ha culminado numerosas expediciones cumpliendo retos, pero ahora vas más allá con los 14 ochomiles.

-Quiero dar un paso hacia adelante y proponerme subir las 14 montañas más altas del planeta, es decir, los 14 ochomiles. Eso para mí es un reto bastante serio y como yo digo en todas las salidas que hago, al final no importa la cima, importa el camino. Va a ser un proyecto de aquí a 10 años, pues ya no solo es la cumbre, sino el propio reto de plantearte a ver cómo yo funciono en esa altura. Eso para mí sería, como escalador, montañista, alpinista, andinista e himalayista, sería un broche de oro a mi trayectoria.

-¿Cómo será el reto? ¿La primera montaña tiene claro que será el Everest?

-En principio, la idea ya que este año cumplo los 50 y estoy en mi mejor momento, es ser humilde en la montaña y empezar con los 8.000 más fáciles, por decirlo de alguna forma, como puede ser, por ejemplo, el Cho Oyu, Gasherbrum I y II o el Broad Peak, que son montañas más de 8.000 metros que, a nivel logístico, son más accesibles. De esta forma podría dejar las más difíciles para más cuando ya tenga experiencia porque yo no me he probado a más de 8.000 metros. He llegado a los 7.134, pero de 8.000 metros no he pasado. Entonces, podría empezar por esas aunque si tuviera el apoyo económico de administraciones como el Gobierno de Canarias, el Cabildo Insular de Gran Canaria, Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, las empresas privadas que se quieran sumar a este proyecto, yo creo que tiraría directamente por atacar el Everest. Creo que tenemos bastantes posibilidades de estar ahí luchando por ello.

-Sería la primera vez que un canario afronte un reto de estas características.

-Pues sí, a pesar de que ya hay buenos compañeros que tienen montañas de más de 8.000 metros, me gustaría que este proyecto fuera exclusivamente canario, que no fueran expediciones de otras autonomías donde canarios se hayan acoplado. Quiero que todo salga de aquí, de Canarias. Con este proyecto quiero unir a la sociedad de las islas, que sea un reto deportivo de todos y que la gente tenga ese ejemplo de superación que queremos ofrecerles para que puedan afrontar cualquier paso en su vida.

-¿Cuáles son los plazos que se ha marcado?

-En principio, me gustaría intentar realizar siempre dos 8.000 por año mínimo. Eso no descarta que en alguna temporada pueda hacer un doblete o incluso un triplete. Pero, si me apoyan económicamente, creo que tengo la capacidad y experiencia suficiente para poder afrontarlo en un plazo, siendo realista, de entre ocho y 10 años. Nunca antes un grancanario lo ha conseguido.

El escalador grancanario posa en el Alpamayo.
El escalador grancanario posa en el Alpamayo. C7

-¿Cómo será su preparación para afrontar ese primer 8.000 el próximo año?

-El 30 de mayo, Día de Canarias, me marcho a Perú por sexta vez. Iré a seguir probándome, evolucionando, aprendiendo en alta montaña.

-Estará en Perú también visibilizando que las personas que tienen patologías como la que usted sufre, pueden conseguir sus propósitos.

-Efectivamente, hay que tener en cuenta que acumulo una formación detrás que he ido acumulando tras mi experiencia en la Brigada de Alta Montaña, fui militar, estuve en el Servicio de Salvamento y Búsqueda de Canarias, ahora soy reservista honorífico del Ministerio de Defensa por el Ejército del Aire y del Espacio, de lo que me siento muy orgulloso... Hay una gran preparación detrás, muchos años escalando. Con todo esto, quiero visibilizar que cualquier persona que padezca una enfermedad inflamatoria intestinal puede realizar un reto deportivo y superarse día a día. No solo subiré montañas puesto que también quiero realizar actividades durante todo este tiempo para acercar este deporte a los enfermos de Crohn como yo.

Arocha, en su hábitat natural junto al Nublo y La Rana. F. J. F.

Contará el día a día de su preparación y las expediciones

Uno de los pilares del proyecto del escalador grancanario Carlos Arocha es poder visibilizar el día a día, no solo de las ascensiones, sino de la preparación para coronar las montañas más altas del planeta.

Arocha quiere que el público de las islas siga «la pre, como digo yo, la realización de la actividad y el post. Es decir, que todo aquel que se interese en este proyecto, pueda vivirlo casi en primera persona junto conmigo gracias a mis redes sociales», contó. «Como yo lo llamo, contaré toda la escalada horizontal, es decir, estar tocando a las administraciones y patrocinadores para intentar que se involucren conmigo, aunque puedo adelantar que la respuesta que me han dado hasta el momento ha sido fantástica».

«Quiero que se vea que todo va a ser muy bonito, pero está claro que no será un camino de rosas. Hay que prepararse física y psicológicamente, hay que buscar patrocinadores y eso ya, de por sí, es una escalada, es una alta montaña a superar», manifestó.

Además de la búsqueda de patrocinadores, Carlos Arocha no tiene dudas a la hora de afrontar un «duro trabajo de buscar la autofinanciación de la manera que sea, dando conferencias, ayudando donde me llamen, etcétera», confesó. «Todo ello para seguir visibilizando lo que pasamos día a día los enfermos de Crohn».

Presume de ferrata Alquimia

Aparte de haber subido las paredes más verticales de las islas abriendo decenas de nuevas vías, Arocha se confiesa «muy orgulloso» de ser uno de los equipadores de la vía ferrata-cordata Alquimia. «La verdad es que es impresionante. Las vistas son una maravilla y compensan la dificultad que entraña estar subiendo la pared vertical del risco del Laurel a más de 200 metros del suelo».Montó esta ferrata-cordata en 2011 junto a José Andrés Mateo y ofrece al público guiarla contactando con su perfil de Instagram @ferratalquimia o en la web www.ferratagrancanaria.com.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios