Blasco busca su corona en Australia

21/10/2018

El nadador, nacido en San Sebastián, se marchó a Fuerteventura con tan solo cuatro años de edad y, desde entonces, no dejó de nadar. En su currículo acumula 35 campeonatos de España, dos medallas de bronce en el Europeo y otras dos en el Mundial. En noviembre luchará por el metal más valioso en Oceanía

ETIQUETAS:

Eduardo Blasco (12/8/1994), nacido en San Sebastián, puso rumbo al archipiélago canario desde muy pequeño. Sus padres se fueron a vivir a Fuerteventura, cuando tan solo tenía cuatro años, y desde entonces no ha parado de nadar. Tanto es así que acumula 35 oros en campeonatos de España en la modalidad de Salvamento y Socorrismo –actividad deportiva de rescate–. Además, también cuenta con cuatro medallas de bronce de mucho prestigio, dos en el campeonato de Europa y otras tantas en el Mundial.

«Competiré hasta que me dejen. Me gustaría ser el Ryan Giggs de este deporte»

A sus 24 años, acudirá por primer vez al campeonato del mundo que se disputará en Australia que, como es ya un ritual, se disputa en el país oceánico cada seis temporadas. Y llega con toda la ambición del mundo. «No quiero ponerme más presión, pero creo que estoy entre los cinco rivales a batir», adelanta el majorero de adopción. Eso sí, con la humildad presente. «Hay nadadores muy buenos y va a ser complicado volver a coger otra medalla, pero pelearé por ello», promete.

Con todo, el 15 de noviembre iniciará la concentración en Madrid al lado de los otros 11 nadadores que van con España. El día 16, por su parte, la selección nacional se desplazará hasta Dubai para, tan solo un día después, trasladarse a Adeilaida, donde comenzará el Mundial a partir del día 21.

«Yo empiezo en este deporte gracias a mi abuelo. Él fue campeón de pesca submarina y desde pequeño me enseñó a nadar. Con 17 años, y teniendo ya muy buen nivel, tuve que marcharme a San Sebastián para poder competir y estudiar», relata Blasco sobre sus primeros pasos. «Luego viví un año en Valencia, después otro en Gran Canaria, luego estuve otro año en Tenerife, Madrid, Alcalá y ahora estoy en Cantabria», dibuja el nadador sobre sus aventuras para continuar progresando y poder seguir codeándose así con los mejores del panorama internacional. Aun así, insiste en dejar claro que se siente isleño. «Yo soy canario. Me he criado en Canarias y todo lo primero que he hecho en mi vida ha sido allí», asevera.

«Yo podría competir en natación clásica, pero eso no me llena y por eso lo hago en esta modalidad», asevera. «La gente que compite contra nosotros son fenómenos. Los que vienen de Alemania son los que pertenecen a la Armada. En Italia, los tres integrantes masculinos de la selección son policías y no saben coger ni una pistola», afirma entre risas, acentuando el nivel de los rivales ante los que se medirá el próximo mes en Australia, donde participarán hasta 40 países distintos.

Con todo, este vasco con espíritu canario luchará por colgarse otra medalla al cuello. Y no quiere que sea la última. «Me gustaría ser el Ryan Giggs de este deporte», avisa.