Gran Canaria’18 Copa del Rey

Ya está aquí la Copa del Rey...

15/02/2018

«Solamente tres victorias nos separan de la gloria. No será nada fácil, todos los equipos participantes persiguen lo mismo, así que nos queda por delante una ardua labor para la que, estoy plenamente convencido, estamos preparados»

Queda ya muy poco y el nerviosismo y la ilusión se palpan en el ambiente. Todos son preparativos para la gran fiesta del baloncesto nacional que por tercera vez se disputará en nuestra isla.

Han pasado muchas temporadas desde la primera vez que tuvimos ocasión de ver una Copa del Rey en directo, fue en la temporada 89/90. En aquella ocasión la disfrutamos en el mítico CID pero solo como espectadores, con cierta envidia y soñando que algún día nuestro equipo estaría en el parquet. Algunos años después, el sueño se hizo realidad. Fue en la temporada 99/00. Desde entonces, hemos sido testigos de doce participaciones, entre ellas la que nos llevó al subcampeonato en la final de 2016 contra el Real Madrid que todavía mantenemos en nuestra retina como imagen imborrable.

La Copa del Rey se constituye como el gran acontecimiento deportivo de la temporada alcanzando cotas de interés superiores a cualquier otra competición. En cuatro días se concentrará en el Gran Canaria Arena un evento que, en su versión de final a ocho, acaparará la atención de medios de prensa nacional e internacional, ojeadores de otras ligas, agentes de jugadores, representantes institucionales... Y lo que es más importante, de las aficiones de los equipos participantes que nuevamente convivirán en un pabellón.

Y entre ellas la Marea Amarilla que, sin duda, arropará a nuestro equipo una vez más, siendo la gran aliada para cumplir el sueño. Y, en este aspecto, partimos con el basket-average ganado.

Con la presente edición confluirán dos circunstancias: sede y equipo anfitrión, lo que sin duda nos da un plus de emociones, pero también de presión y responsabilidad que debemos saber gestionar para alcanzar el objetivo deseado.

Solo tres victorias nos separan de la gloria. No será fácil, todos los equipos participantes persiguen lo mismo, así que nos queda por delante una ardua labor para la que, estoy plenamente convencido, estamos preparados. Vayamos paso a paso y disfrutemos del acontecimiento todos juntos. Rompamos de una vez la maldición del anfitrión.

Y para terminar, no quiero olvidarme de la Minicopa Endesa, evento paralelo que reúne la esencia del baloncesto y nos permite disfrutar del desparpajo de nuestros pequeños, nuestros futuros campeones que, sin duda, van a vivir unos días de emoción que no olvidarán. El espectáculo está servido. No se lo pierdan.