Eurobasket / Final

La reivindicación nacional de la clase media de la ACB

Sin jugadores del Barça y solo uno del Real Madrid, España se baña en oro gracias a un bloque de jugadores alejados del rol de estrellas en sus clubes

IVÁN BENITO

La Liga ACB es la competición de baloncesto con el menor número de jugadores nacionales (29%). «Es una situación que nos preocupa y que hay que tener muy en cuenta. Dificulta mucho el camino», señaló Scariolo durante la fase de clasificación para el Eurobasket. La pérdida de relevancia de los españoles, algunos sobrepagados por su escasez, también se refleja en el número de minutos de juego. Las estrellas de los equipos llegan de fuera y los ahora campeones de Europa, la mayoría, tienen que apañarse con un rol secundario.

Por ello, con solo un jugador del madrid (Rudy) y ninguno del Barça, este Eurobasket ha acentuado la reivindicación del nivel medio de la ACB en general y de los jugadores nacionales en particular. Incluidos los Paulí, Dani Díez, Salvó, Fran Guerra, Alocén, Dani Pérez, Juan Nuñez, Sima, Puerto, Francis Alonso, Arteaga, Barreiro, Bassas, Colom, Sergi García, Rodrigo San Miguel, Guerrero, Beirán, Llovet, Tyson Pérez, Rabaseda, Yusta… aquellos que vieron un premio en ser internacionales durante las ventanas, hicieron los deberes y ahora no tienen medalla, pero merecen también su reconocimiento.

Lorenzo Brown

El asesino silencioso

15,2 puntos y 7,6 asistencias

Doble-doble en la final con 11 asistencias. Base del quinteto ideal. / FIBA

Apenas miraba a canasta al principio de la concentración. Respetó la jerarquía, quería agradar y lo ha conseguido comprendiendo que se requirió de sus servicios para asumir ciertos tiros, al menos mientras esté ausente Ricky Rubio. El estadounidense lo ha hecho con gusto y acierto. Como los dos triples del último cuarto ante Alemania o los 12 puntos en la prórroga ante Lituania. El sexto mejor pasador de todo el torneo y mienbro del quinteto ideal (con Schroder, Antetokounmpo, Gobert y Willy) pese a sus molestias en el hombro deja un sabor sobresaliente sobre la pista tras su polémica nacionalización. El base ideal para equipos sin referentes claros (Estrella Roja, Unics) y una garantía para el medio plazo. Ha contratado un profesor de castellano y ya sabe jugar a la pocha.

Alberto Díaz

Ministro de Defensa

5,7 puntos y 0,9 robos

Claves también sus diez puntos en las semis y sus ocho en la final. / FIBA

Quiso dejar el baloncesto con 14 años por el padecimiento de sus rodillas a causa del crecimiento. A los 18 debutó en ACB y una década más tarde le llega la gran recompensa. Insospechada hasta hace tres semanas. De los fijos en las ventanas, fue de los primeros descartes debido a unos problemas físicos que no le impidieron empezar la pretemporada con el Unicaja. Le iba a tocar ver el Eurobasket «desde el salón de su casa» hasta que se convirtió en el recurso de emergencia ante la lesión de Llull.

De ahí a ser decisivo sin meter canastas –ese robo a Larkin, esa falta en ataque sacada a Sabonis, esos 8 minutos sin anotar Schroder…– con una energía contagiosa, una disposición táctica única y una labor defensiva conmovedora. Sin olvidar su capacidad anotadora. 10 puntos en semifinales y 8 en la final. Más lúcido que con el Unicaja, arrastrado por su ciclo menguante de las últimas temporadas.

Jaime Fernández

La fiabilidad del 'combo'

4,9 puntos y 1,4 asistencias

Partidazo en la final. / FIBA

Otro que de superar adversidades va servido a causa de las lesiones. Su capacidad para jugar como base y escolta han sido de mucha ayuda como termómetro de la fluidez de la circulación de balón. Fiable en el tiro exterior, se coronó con una gran final. Ha partido en los quintetos titulares para apoyar a subir el balón y ejercer de tercer timonel. Mucho más importante en la fase de grupos, engullido por la irrupción de Alberto Díaz, sin anotar en octavos, cuartos y semis hasta sus 13 puntos y 4 recuperaciones de anoche.

Dario Brizuela

La pólvora

7,9 puntos y 1,6 asistencias

Desatascó partidos como el de Montenegro. / FIBA

Desatascador de partidos. Un microondas. Soberbia su primera mitad ante Montenegro (16 puntos) tras la dolorosa derrota ante Bélgica. Gran aparición final ante Finlandia. Mucha personalidad, capaz de crearse sus propios tiros y anotarlos. Lo mismo que lleva haciendo desde su debut en el Estudiantes y su asentamiento en Málaga. De los pocos que ejerce como estilete en su club. Por ello, quizá lo más sorprendente haya sido su cambio de actitud a nivel defensivo. Destacado siempre su baloncesto descarado, ha asumido que para convertirse en uno de los fijos de Scariolo debe trabajar atrás.

Xabi López-Arostegui

Más que un complemento

5,4 puntos y 2,8 rebotes

Regular todo el campeonato / FIBA

Sus partidos de preparación no fueron nada halagüeños. La fractura en el pie sufrida en Tokio le lastró el curso pasado pero ha sido capaz de darle la vuelta, mostrar su ilusionante porvenir y responder a la confianza de Scariolo. Es el tercer jugador con más minutos del plantel (22,9 min), con buenos recursos ofensivos, fiel jornalero en el cierre del rebote, notable en muchos aspectos, sobresaliente en pocos. A sus 25 años, al de Getxo le quedan muchos veranos con la selección.

Rudy Fernández

El motor espiritual

7,6 puntos y 43,2% en triples

Soberbio desde el triple y en la defensa del lado débil / FIBA

Su séptima medalla continental, la undécima con España. Ya solo su compromiso es de alabar. Motor espiritual. Pura gasolina verle por el suelo luchar cada balón. Descansó por precaución ante Turquía, pero su papel en cada cruce ha sido determinante. Empezando por la defensa, con sus cinco robos ante Finlandia (y la bronca del descanso), y terminando en ataque. Su 41% en triples han sido un bálsamo para un equipo al que le ha costado mucho anotar desde más allá del arco.

Joel Parra

Empeño y trabajo indudable

3 puntos y 2,3 rebotes

Muy sólido en defensa. / FIBA

De ser uno de los hombres importantes del Joventut con solo 22 años a exprimir cada minuto al máximo. Sólido en defensa y con un buen papel contra Finlandia con cinco puntos consecutivos y emparejándose por momentos con Markkanen. Animador del vestuario con su música.

Juancho Hernangómez

Pegamento y héroe en la final

12,8 puntos y 5 rebotes

Se creció en la final con 27 puntos, 7 triples y 30 de valoración. / FIBA

Fue perder la titularidad con Pradilla y empezar a ser más importante. MVP de la final con 30 de valoración. Pese a su inconsistencia en el triple (ayer entraron todos) y falto de confianza para botar, ha sido el pegamento del grupo cuando tocaron rampas pronunciadas. Solvente en la anotación, en la labor reboteadora en ataque y en su conexión con Garuba. El nuevo fichaje de los Raptors, su quinta franquicia en un año, ha saltado a la fama en América por protagonizar la película 'Garra', en la que pasa de jugar en la calle a la NBA y Adam Sandler es su agente.

Jaime Pradilla

El heredero de Felipe Reyes

5,8 puntos y 2,7 rebotes

Buen estreno en un campeonato. / FIBA

Ha encandilado a Scariolo por la firmeza de sus pasos. Nacido en este siglo, como Parra y Garuba, tuvo la personalidad de heredar el 4 de Pau Gasol y ganarse un puesto de titular. Sin minutos en los últimos cuartos, representa el cambio generacional y tiene un movimiento de pies y un carácter para atacar a interiores más fuertes y más altos. Compañero de habitación de Rudy, del que puede aprender la idiosincrasia de ser capitán.

Usman Garuba

La fiera de 20 años

4,7 puntos y 5 rebotes

Tapones a Schroder, Wagner, Okobo y Fournier. / FIBA

Llegó con molestias físicas en el tobillo, pero el trabajo de los fisios en su puesta a punto ha sido fantástico. Se queda algo corto de centímetros como pívot, pero lo suple con exuberancia física y capacidad de pase y salto. Tapones a Wagner, Schröder, Okobo y Fournier en semifinales y final. El chico de Azuqueca de Henares que asombraba en las categorías inferiores del Madrid es muy fiero sobre el parqué. Si mejora su tiro, tendrá una larga carrera en la NBA. Foco de muchas bromas en el vestuario por beber 12 litros de agua cada día de partido.

Willy Hernangómez

MVP y «estrella» del equipo

17,2 puntos y 6,9 rebotes

Mejor jugador del Eurobasket 2022. / FIBA

Scariolo le dijo que le iba a convertir en en una «estrella» y va camino de ello. MVP del torneo como máximo anotador y reboteador de España. El auténtico líder. Gran finalizador bajo el aro y muy hábil en el poste bajo, también tiene una buena muñeca para lanzar de lejos. Regresa a la NBA en el punto físico ideal y con confianza en busca de subirse a un tren que puede ser el último.

Sebas Sáiz

Un meritorio fugaz

2,3 puntos y 1,1 rebotes

Aprovechó sus pocos minutos. / FIBA

La pieza menos usada por Scariolo, unos cinco minutos por encuentro. Buen tramo ante Turquía e importante su canasta frente a Alemania en pleno apagón del segundo cuarto. De los mejores durante las ventanas, se ganó la citación. Emigró de la ACB por la falta de oportunidades y deslumbra en Japón.