Jimmy Butler, entre tres jugadores de los Lakers. / Reuters

Final

Con un Butler heroico, Miami no se rinde ante los Lakers

El escolta de los Heat firmó un triple-doble con 40 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias para recortar la ventaja de los angelinos en el tercer partido

COLPISA/AFP Orlando

A los hombros de un heroico Jimmy Butler, autor de un monumental triple-doble con 40 puntos, los Miami Heat derrotaron la madrugada del lunes a Los Angeles Lakers por 115-104 y recortaron a 2-1 su desventaja en la final de la NBA.

Los Heat volvieron a tener las cruciales bajas por lesión de dos de sus figuras, Goran Dragic y Bam Adebayo, pero Butler lideró la resistencia frente a los favoritos Lakers con el mejor partido de su carrera, en el que firmó 40 puntos, 11 rebotes, 13 asistencias, dos robos y dos tapones.

El escolta, que disputa la primera final de su carrera en su primer año en Miami, es el tercer jugador de la historia en conseguir un triple-doble con más de 40 puntos en unas Finales, tras LeBron James (2015) y Jerry West (1969).

«Ganar», dijo Butler sobre la mentalidad con la que saltó a la cancha de Disney World (Orlando). «No me importa el triple-doble, no me importa nada de eso. Quiero ganar», insistió.

La actuación de Butler, apoyado por el novato Tyler Herro y el pívot suplente Kelly Olynyk, ambos con 17 puntos, consiguió neutralizar a la pareja de superestrellas de los Lakers, LeBron James y Anthony Davis, que había impuesto su ley en los dos primeros partidos. «Pueden ser derrotados, siempre y cuando hagamos lo que se supone que debemos hacer», recalcó Butler.

LeBron terminó con 25 puntos, 10 rebotes y ocho asistencias y Davis, que sufrió problemas de faltas personales, acabó con unos discretos 15 puntos y cinco rebotes.

«No estamos preocupados. Sabemos que podemos jugar mucho mejor», recalcó LeBron James. «Tenemos otra oportunidad de tomar una ventaja en el liderato el martes», en el cuarto partido.

Los Heat llegaron sorprendentemente a la final doblegando a favoritos como los Bucks de Giannis Antetokounmpo, pero en el primer partido ante los Lakers sufrieron un gran golpe anímico con una clara derrota y las lesiones de Dragic, por un desgarro en la fascia plantar izquierda, y Adebayo, con una distensión de cuello, de quienes se desconoce si estarán listos el martes.

Determinados a poner una victoria en su casillero, los Heat saltaron a la pista con una gran intensidad defensiva y a mediados del primer cuarto ya habían conseguido una ventaja de 13 puntos.

Con muchas imprecisiones en ataque, los Lakers registraron 10 pérdidas de balón solo en el primer parcial, la cifra más alta en unas Finales desde 1997.

«No podemos perder la pelota contra este equipo y yo asumo toda la responsabilidad en esto», dijo LeBron James, principal director de juego de los Lakers y que sumó 8 de las 19 pérdidas totales de balón.

Con Davis pronto en el banquillo por faltas, y sin hacer ni un lanzamiento a canasta en el primer cuarto, LeBron James sostuvo a su equipo en el principio de su feroz duelo contra Butler.

«Jimmy estuvo fenomenal. Hizo todo lo que necesitaban que hiciera esta noche en un partido importantísimo», le reconoció James. «Me encanta (jugar contra Butler). Uno de los mejores competidores que tenemos en nuestro juego».

James, que disputa las décimas finales de su carrera en busca de su cuarto anillo, superó el domingo las 1.839 asistencias en playoffs de John Stockton, y se colocó en la segunda posición en esta categoría tras Earvin 'Magic' Johnson, que repartió 2.346 asistencias en las eliminatorias.