Lorenzo Brown, ante Walter Tavares en un partido de la Euroliga. / Archivo

Polémica

La nacionalización exprés de Lorenzo Brown provoca un cisma

La Asociación de Baloncestistas Profesionales e internacionales como Dani Pérez arremeten contra el proceso que permitirá al base estadounidense jugar el Eurobasket con España

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Cisma en el baloncesto español. La nacionalización exprés de Lorenzo Brown, que le servirá para disputar este verano el Eurobasket con España, ha desatado las críticas de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) y de internacionales como Dani Pérez, base del BAXI Manresa que en sus redes sociales ha tachado de «lamentable, no, lo siguiente» el proceso que permitirá al estadounidense ponerse a las órdenes de Sergio Scariolo. Por el contrario, Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto, se ha apresurado a «dar la bienvenida a Lorenzo Brown a la familia del baloncesto español» y ha enmarcado su incorporación dentro de la «línea estratégica de ampliación de la base de jugadores y talento» que están llevando a cabo desde el ente federativo para «elevar el nivel» de la selección y «seguir llevando el nombre de España a lo más alto de las competiciones internacionales».

«Lorenzo Brown (Roswell, Estados Unidos, 1990) adquiere la nacionalidad española tras manifestar su deseo de participar del juego de la selección nacional, cuya trayectoria ha seguido con admiración en los últimos años. Su llegada aportará una solución inmediata a la baja por lesión de algunos de los miembros más carismáticos de nuestra selección, rol que ampliará más tarde como jugador de equipo, gracias a su polivalencia en la pista», señala la Federación Española de Baloncesto en un comunicado en el que da las gracias al Consejo Superior de Deportes (CSD) por las gestiones realizadas para que el Consejo de Ministros autorizase un trámite muy controvertido, al carecer el norteamericano de cualquier tipo arraigo en España. «Esta medida coyuntural complementa el trabajo de formación de la FEB para asegurar los relevos generacionales», agrega la FEB.

Un mensaje «muy nocivo»

Una visión radicalmente distinta a la que ofrece la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), que considera que la nacionalización de Lorenzo Brown transmite a los jugadores españoles un mensaje «muy nocivo» y «tiene un impacto negativo tanto sobre el presente como sobre el futuro». «¿Es creíble que la actual selección campeona del mundo no encuentre jugadores españoles con los que competir en las citas de máximo nivel internacional?», se preguntan desde el sindicato que preside el que fuera ala-pívot Alfonso Reyes.

«La ABP ha denunciado sistemáticamente desde hace muchos años la normalización de matrimonios de conveniencia y de pasaportes de otros países usando el mismo sistema que ahora utilizan la FEB y el CSD», explican desde el sindicato, que entiende que este tipo de acciones, «lejos de ayudar, dinamitan las expectativas de los jugadores, alejan al aficionado y eliminan el mérito deportivo que permite soñar con jugar en la selección».

Pese a ser un auténtico trotamundos, hay que recordar que Lorenzo Brown no ha militado nunca en un equipo de la liga española. Escogido en 2013 en el puesto 52 del 'draft' de la NBA por los Minnesota Timberwolves, tras formarse en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, pasó por las filas de los Philadelphia 76ers, los Phoenix Suns y diversos equipos de la liga de desarrollo norteamericana antes de marcharse a China, donde militó en los Zhejiang Golden Bulls y los Guangzhou Loong Lions.

En medio de esas dos experiencias en el gigante asiático, Brown formó parte de los Toronto Raptors, donde coincidió con Sergio Scariolo, por entonces ayudante de Nick Nurse en la franquicia canadiense y gran valedor ahora de su aterrizaje en la selección española, que contará con la sensible baja en la dirección de juego para el Eurobasket del lesionado Ricky Rubio. Sus últimas campañas las ha pasado en Europa, integrando las plantillas del Estrella Roja (2019-2020), el Fenerbahçe (2020-2021) y el UNICS Kazan (2021-2022), antes de firmar este mismo verano por el Maccabi Tel-Aviv.