Brussino lanza a canasta durante el partido. / C7

El Granca no falla en el Arena (79-60)

El Club Baloncesto Gran Canaria, con la novedad de John Shurna tras superar una neumonía bilateral y la baja de AJ Slaughter, se impuso al Urbas Fuenlabrada por 79-60, obteniendo la novena victoria de la temporada y colocándose en la carrera por estar en el Playoff

Óliver Suárez Armas
ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Porfi Fisac apostó de inicio por Albicy, Ennis, Salvó y las torres senegalesas Ilimane y Khalifa Diop en la búsqueda del segundo triunfo consecutivo en la Liga Endesa para acercarse al Playoff antes del parón por la celebración de la Copa del Rey y de la ventana FIBA de clasificación para la Copa del Mundo del próximo año. Sin embargo, dos triples seguidos de Samar dieron el mando del duelo a un Urbas Fuenlabrada en un momento dulce y que pelea por alejarse de la zona movediza de la tabla (4-8).

Ilimane Diop se agigantaba en la pintura -tres rebotes-, Khalifa Diop facturaba desde la línea de tiros libres y Albicy hacía lo propio desde la esquina para voltear el electrónico en el ecuador del acto inaugural (9-8, min. 5).

El regreso de John Shurna

El preparador segoviano, que daba minutos a John Shurna para dejar atrás la neumonía bilateral sufrida tras dar positivo por la covid-19 en enero, rotaba para conseguir más fluidez y solidez, lográndolo con el acierto de Brussino, Albicy y Kramer para poner la directa ante sus aficionados (17-12). El Granca respondía en una cita vital por el segundo objetivo ineludible de la temporada en la competición doméstica, llegando al término del primer periodo con ventaja (17-14).

El equipo madrileño aguantaba el golpe en una batalla física, pero Brussino -siete puntos- lideraba la ofensiva de una escuadra claretiana sin su francotirador AJ Slaughter. El pulso estaba abierto, con algunas imprecisiones en un momento de juego espeso y mala lectura. Khalifa Diop alargó el dominio local con un mate colosal (27-20).

El plantel de Josep María Raventós, con un Novak inspirado, apretó el marcador, pero los intangibles y los puntos de Oliver Stevic propiciaron entrar en la recta final del segundo periodo por delante (31-29). El Urbas Fuenlabrada, con las ideas muy claras, buscaba sus opciones de asaltar el recinto de Siete Palmas. Ambos conjuntos enseñaban sus cartas, pero los amarillos estaban más entonados en defensa y Ennis aprovechaba para alcanzar el descanso con cuatro puntos de renta (33-29).

Tras el paso por los vestuarios, el Urbas Fuenlabrada salió enchufado con Meindl descorchando el tercer cuarto, si bien Ennis, Albicy y Brussino respondieron de la mejor forma posible para imponer la ley del Gran Canaria en su guarida y obligar a Raventós a solicitar tiempo muerto (40-31).

El Granca, con una velocidad más

La puesta en escena claretiana era alentadora, con Albicy dirigiendo, anotando y encontrando a sus compañeros en el interior y en el exterior para colocar los nueve puntos de ventaja con apenas tres minutos disputados (42-33).

Brussino -12 puntos- asumía galones en un Granca que subía una velocidad. Corres y castigar como pilares para ir debilitando al Urbas Fuenlabrada (49-39, min. 26). El esfuerzo coral en el rebote y la contundencia del alero argentino disparaban al cuadro insular. El partido tenía claro color amarillo. Otra buena defensa la aprovechó Kramer para correr y asistir a John Shurna para que se colgara del aro rival (51-39).

El Gran Canaria estaba desatado en su intención de no perdonar en su fortín, que registró una mejor entrada que los últimos compromisos -3.097 espectadores-, para enfilar la segunda vuelta con el desafío de asentarse en una de los ocho primeras posiciones (55-46).

El Urbas Fuenlabrada no se rendía, pero Brussino -17 puntos- y Albicy -13- otorgaban la máxima diferencia en el electrónico para la escuadra de Fisac segundos antes de entrar en el último acto (61-46). Eyenga redujo la renta desde el tiro libre, pero los madrileños ya sufrían de lo lindo para mantener el ritmo en el Arena.

A falta de diez minutos, el panorama era favorable para volver a sonreír en casa. Sergi García, pendiente de su futuro con un contrato temporal que finaliza a finales de esta semana, cogía confianza, Pustovyi, con luces y sombras, mandaba en la zona y Shurna -ocho puntos y siete rebotes- se marcaba una genialidad para dejar clara su importancia en este grupo y evidenciar que se alista para lo que resta (69-50).

El Gran Canaria certificaba prácticamente la novena, teniendo la posibilidad de dar descanso a sus piezas capitales de cara al doble desplazamiento ante el Venecia y el JL Bourg en la EuroCup esta semana. El canterano Javi López entró en acción a poco más de un minuto para terminar el duelo y Salvó puso la guinda (79-60).