Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 26 de mayo
Willy Hernangómez celebra una canasta ante Costa de Marfil. Willy Kurniawan / Reuters
Willy Hernangómez lidera el cómodo debut mundialista de España
Mundial / Primera fase

Willy Hernangómez lidera el cómodo debut mundialista de España

La Familia impone el poderío de su pívot titular en la pintura y el acierto de tres en un estreno con victoria fácil ante la débil Costa de Marfil

Sábado, 26 de agosto 2023, 16:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cómodo estreno de España en el Mundial de baloncesto. Tal y como se esperaba, La Familia solventó sin ningún apuro su primer compromiso contra la débil Costa de Marfil (94-64), al igual que lo había hecho previamente Brasil frente a Irán (59-100), por lo que en un escenario también previsto, se cita ante el combinado 'verdeamarelo' en la segunda jornada con el primer puesto de grupo en juego.

Willy Hernangómez, que sumó 20 puntos antes del descanso para un total de 22 y luego descansó, el acierto en el triple y una anotación coral solventaron una victoria sencilla, marcada por el reparto de minutos y las probaturas clásicas de los duelos de menor exigencia. La otra cara de la moneda, las pérdidas de balón y el escaso acierto desde la línea de tiros libres.

La incertidumbre y las dudas del debut le duraron a España un suspiro, lo que tardó en imponer su ley a base de lanzamiento exterior y con un parcial inicial de 9-0. Pese a su exuberancia física, este equipo africano es mucho menos sin Alex Poythress y el baskonista Matt Costello, dos piezas básicas en los clasificatorios, cuyas ausencias sitúan a Costa de Marfil muy lejos de las grandes selecciones del planeta.

España

Juan Núñez (3), Abrines (9), Parra (3), Juancho Hernangómez (11) y Willy Hernangómez (22) -quinteto inicial-; Alberto Díaz (2), Llull (2), Brizuela (8), Rudy Fernández (5), Claver (9), Aldama (8) y Garuba (12).

94

-

64

Costa de Marfil

Koné (11), Dadiet (4), Dally (10), Sidibe y Bah (2) -quinteto inicial-; Diabate (2), Moulare (5), Zouzoua (7), Mike Fofana (6), Vafessa Fofana (7), Abouo (9) y Tape (1).

  • Parciales: 24-17, 29-17, 20-13 y 21-17.

  • Árbitros: Juan Fernández (Argentina), Andrés Bartel (Uruguay) y Yevgeniy Mikheyev (Kazajistán). Sin eliminados.

  • Incidencias: Primera jornada en el grupo G del Mundial de baloncesto disputado en el Indonesia Arena de Yakarta.

Sin demasiado talento individual y con una falta de centímetros evidente en las posiciones interiores para frenar el poderío español en la pintura, el combinado marfileño fue la primera piedra de toque con la que todo rival sueña para el estreno. Era un día para amarrar la primera victoria sin apuros y sobre todo para soltarse sobre el parqué de todo un Mundial.

España se hinchó a rebotear y el dominio en las capturas y un gran porcentaje en el tiro de tres amenazaron con romper el partido a las primeras de cambio. Reaccionó entonces el imprevisible conjunto africano con un parcial de 0-8 propiciado por las pérdidas. Típicos errores del estreno, comprensibles pero no tanto para el implacable Scariolo, que no entiende de partidos fáciles y sí de exigentes ensayos para lo que está por llegar en este torneo.

El italiano torció el gesto con el 20-17 y empleó a diez de sus doce jugadores en el primer cuarto, claro síntoma de la experimentación propia del partido. La Familia incrementó sus revoluciones en el tramo final del primer cuarto y se fue siete arriba al segundo parcial. De nuevo amagó España con romper el partido pero acumuló errores en ataque y lo aprovechó Costa de Marfil para reducir su desventaja hasta el 30-26. Otra vez toque de atención de Scariolo y reacción, esta vez contundente con Willy Hernangómez campando a sus anchas en la pintura y minutos para Llull en el puesto de base, un detalle táctico interesante que apunta al menorquín como alternativa en la dirección de juego.

Willy se fue a los 20 puntos y Abrines mostró sus credenciales de tirador instantáneo. En un visto y no visto España ya había encarrilado el duelo (50-31). Ni por esas se relajó el comandante Scariolo, con un cabreo importante tras un triple marfileño que el técnico juzgó como mal defendido. Demandó a los suyos más intensidad atrás justo antes de emprender el camino a los vestuarios con los deberes del primer día muy avanzados.

Relajación final

Por si había alguna duda, España irrumpió tras la pausa con tres triples consecutivos que echaron por tierra cualquier esperanza marfileña de remontada. Mediado el tercer parcial ya habían anotado los doce jugadores españoles y la ventaja rozaba la treintena (68-39) en un auténtico festival ofensivo. Bazoumana Koné y Jean Philippe Dally sostenían como podían a los suyos, maquillando el resultado con el partido sentenciado. La comodidad rebajó el ritmo anotador y España se relajó y apuntó como asignatura pendiente el tiro libre.

La entrega final emborronó la estadística española y le permitió al equipo africano maquillar el resultado. Demasiadas pérdidas de balón y otro tiempo muerto de Scariolo a modo de advertencia. Seguro que no acabó del todo satisfecho el transalpino, pues la exigencia es también una de las señas de identidad de La Familia. Deberá afinar contra Brasil, en un duelo que puede marcar el camino hacia cuartos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios