Lorenzo Brown ataca con el balón durante el partido contra Bulgaria. / efe

Eurobasket 2022

España arrolla a Bulgaria en su debut al ritmo de Lorenzo Brown

La selección se estrena con una solvente victoria, relanzada por su defensa y la notable dirección del nacionalizado base estadounidense

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

España superó con nota su estreno en el Eurobasket que pondrá a prueba el relevo de una selección que, ya sin el talento que exhibía con los hermanos Gasol y la mejor generación de la historia, mantiene muy vivo el espíritu de grupo (siete jugadores con dobles dígitos) y la ambición y ansía seguir creciendo. Bulgaria es el rival más débil del grupo en el que España debe ocupar una de las dos primeras plazas para pasar a octavos de final, pero en su primer partido oficial sin sus añoradas estrellas, la renovada selección de Sergio Scariolo exhibió muchas de sus virtudes, con un notable sacrificio defensivo que le permitió sentenciar en el descanso y reservar fuerzas para compromisos más complicados.

España demostró que, aunque no tenga ahora nivel para aspirar a medalla en un gran campeonato y tiene mucho que mejorar dadas sus limitaciones, está preparada para continuar dando pasos en su progresión, con jóvenes valores que van entrando en la dinámica del equipo y soltándose junto a los veteranos. Rudy Fernández y los hermanos Hernangómez deben ser los pilares de esta selección y los tres quisieron demostrar desde el principio que España puede confiar y agarrarse a ellos en este campeonato en el que uno de los recién llegados, Lorenzo Brown, en su debut oficial con España, también quiso acallar las críticas por su polémica nacionalización,

Golpeada en el puesto de base por las lesiones de Ricky Rubio y Sergio Llull y la retirada de la selección de Sergio Rodríguez, España arrolló precisamente a Bulgaria al ritmo de Lorenzo Brown, cuya presencia se antoja ahora imprescindible. El jugador estadounidense llevó el mando con una dirección notable, aportó puntos (17) y asistencias (cinco) para 21 de valoración y también se empleó a fondo en defensa, para empujar a España a una victoria solvente, labrada en una espléndida primera parte en la que el equipo no se conformó. A base de defensa, claridad en el juego y velocidad, con Willy Hernangómez dominando en la pintura y ametrallando la selección desde el exterior (un 53% de acierto en el triple antes del descanso), la vigente campeona del mundo trabajó atrás y disfrutó de media cancha hacia adelante durante un cómodo encuentro que permitió a Scariolo llevar a cabo muchas rotaciones y seguir probando hombres y sistemas.

114 España

Brown (17), Jaime Fernández (12), López-Arostegui (5), Juancho Hernangómez (13) y Willy Hernangómez (16) -quinteto inicial-; Pradilla (19), Rudy Fernández (14), Brizuela (7), Díaz (5), Sáiz (-), Garuba (10) y Parra (5).

87 Bulgaria

Bost (6), Marinov (9), Alipiev (-), Vezenkov (26) y Stoilov (12) -quinteto inicial-; Karamfilov (-), Kostov (13), Yanev (-), Pavlin Ivanov (16), Andrey Ivanov (-), Dimitrov (5) y Simeonov (-).

  • Parciales: 28-17, 29-18, 32-31 y 25-21

  • Árbitros: Gurion (Israel), Männiste (Estonia) y Attard (Italia).

  • Incidencias: Primer partido de la fase de grupos del Eurobasket 2022, disputado en el Tiflis Arena.

Fue la defensa dio alas para que, aprovechando las facilidades que dio Bulgaria, España pudiese exhibirse en ataque, superando el centenar de puntos con un gran acierto en el tiro (64% en tiros de dos y 45% al final en triples). En esta faceta del lanzamiento lejano no solo destacó Brown (tres de cinco), sino también Rudy Fernández, que en el partido en el que igualó a Epi como el segundo jugador español con más internacionalidades, ya solamente superado por Juan Carlos Navarro, consiguió cuatro triples de siete intentos. Al festival ofensivo se sumaron Willy y Juancho, que después de tantas dudas durante la preparación para el Eurobasket dio un paso adelante y fue cogiendo confianza según avanzó un encuentro en el que España llegó a tener 28 puntos de ventaja (79-51). Pocos minutos antes el base titular de Bulgaria, Dee Bost, también estadounidense nacionalizado, se había estrenado con su primera canasta, cuando Brown, olvidada su timidez de los inicios, ya había sacudido los escasos cimientos del rival, solo sustentando por los puntos del exazulgrana Vezenkov y, hasta el descanso, también por Kostov.

Las rotaciones de Scariolo funcionaron y no llevaron a España a bajar el pistón en un segundo cuarto en el que España jugó a su antojo, con momentos de muy buen baloncesto, con la tierna Bulgaria dando demasiadas facilidades en defensa. Así pudieron también brillar el joven Jaime Pradilla, uno de los futuros valores de esta selección, y Usman Garuba, quien recuperado de su lesión tiene que ser muy importante en este equipo en el que Willy se ve obligado a duplicarse en la zona. También tuvo su momento el base repescado a última hora por la baja de Llull, Alberto Díaz, que aporta descaro y entrega defensiva, uno de principales valores en los que debe sustentarse esta selección que, tras ofrecer buenas sensaciones, el sábado se enfrentará a la anfitriona de grupo, Georgia.