La mezzo rusa Victoria Yarovaya encarna el rol de la Cenerentola (la Cenicienta) en esta producción de ACO. / EFE

Una versión «100% rossiniana» de 'La Cenerentola' desembarca en el Pérez Galdós

Victoria Yarovaya y Xabier Anduaga encabezan la producción de ACO que cuenta con cuatro funciones desde este domingo, día 18

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Ulises Jaén, director artístico de los Amigos Canarios de la Ópera (ACO) apuntó ayer que Rossini, al igual que otros compositores de su época, en ocasiones encargaban algunos de los recitativos de sus obras a sus alumnos, que después el maestro supervisaba y pulía si era necesario. 'La Cenerentola' (La Cenicienta) cuenta con estos recitativos y un aria que no escribió el genio de Pésaro pero sí añadió a la ópera. Debido a la pandemia de la Covid-19, que obliga a representaciones con un desarrollo máximo de dos horas, todos estos elementos se suprimen en las versiones que el próximo domingo y los días 20, 22 y 24 de abril, siempre a las 19.00 horas, se representa en el Teatro Pérez Galdós.

«El maestro Lorenzo Passerini, que dirige a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), me dijo el otro día que gracias a esto se escuchará por primera vez toda la música que escribió el propio Rossini. Será 'La Cenerentola' 100% rossiniana», celebró Ulises Jaén durante la presentación a los medios de comunicación del tercer título de la 54ª temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus.

Estas cuatro funciones de este drama jocoso en dos actos que se inspira en el cuento infantil de Perrault es el único título que este año regresa al recinto de la desembocadura del Guiniguada. El resto, por la pandemia, se representan en el Auditorio Alfredo Kraus.

Precisamente el tenor grancanario, que da nombre al espacio del paseo de Las Canteras y a esta temporada, es la gran inspiración de la mezzosoprano moscovita Victoria Yarovaya, que da vida sobre el escenario a la protagonista de este montaje.

Apuntó ayer que el público contemplará y escuchará en sus carnes a una Cenicienta «modesta, como es propio de una sirvienta, pero con un cierto carácter, que la hace brillante».

La cantante rusa reconoce que este rol supuso su estreno en los escenarios y que lo ha hecho en «muchas ocasiones». Entre las principales dificultades que entrañan, subrayó el hecho de que este personaje está cantando prácticamente durante las dos horas de función y que justo al final, «cuando se llega con menos fuerzas», incluye una de las arias más atractivas y a la vez más complejas de toda la ópera.

Al igual de Yarovaya, el barítono georgiano Misha Kiria celebró ayer que España sea uno de los pocos lugares del mundo, junto con Rusia, donde los teatros están abiertos en plena pandemia y de forma segura. En 'La Cenerentola' encarna el rol de don Magnífico.

Quien está también radiante con formar parte de esta propuesta operística es el barítono tinerfeño Fernando Campero. Su Dandini supone un salto cualitativo en la carrera de este joven cantante.

«Es la primera vez que tengo la oportunidad de estar en una rueda de prensa en esta casa. Con ACO he cantado varios papeles pequeños en otras representaciones, pero ahora me han dado la oportunidad de hacer uno grande y con peso. Yo no he salido de Canarias y esto es muy importante para mi carrera, más ahora, que la palabra incertidumbre es la que lo marca todo. A mis 34 años tengo que dar las gracias por poder debutar en un rol que espero que me abra puertas a nivel internacional», apuntó esta voz emergente dentro del panorama lírico nacional.

Ulises Jaén destacó el hecho de que el elenco vocal de este montaje es especialmente joven, lo que no significa, aclaró, que sus protagonistas no estén suficientemente preparados. Es más, aclaró que la mayoría ha pasado por la escuela rossiniana de Pésaro para formarse.

También sobre los hombros de otro joven recae la dirección escénica. Se trata de Raúl Vázquez. «Es un lujo poder sacar adelante una producción de una ópera bufa como 'La Cenerentola', que tiene momentos divertidísimos, justo lo que todos necesitamos ahora. Creo que esta ópera es como un faro de luz para lo que nos está pasando», comentó en alusión a la pandemia.

El foso del Teatro Pérez Galdós acogerá a una OFGC con un número de miembros reducido, sobre todo en el apartado de vientos metales, debido a los protocolos anti-covid-19. El aforo para las cuatro funciones es de tan solo 380 localidades.