David Castellano dirige el Festival Internacional de Folclore de Ingenio. / C7

«Trabajamos para ser Fiesta de interés cultural y turístico a nivel nacional»

Hace balance de una cita que congregó en su última edición a unas 16.000 personas y movilizó a un centenar de voluntarios.

F.Z. Las Palmas de Gran Canaria

La 27ª edición de esta cita con el folclore canario, nacional e internacional ha supuesto el retorno a la normalidad, tras dos años de freno de las actividades presenciales por la pandemia.

-Tras dos años sin llevarse a cabo las actuaciones en directo en el marco del festival, volver a ver los grupos ante el público en esta 27º edición ha sido motivo de satisfacción.

-Sin duda, las actuaciones en vivo dan un realce y una cercanía que de ningún modo se podría conseguir a través de otros medios o recursos. Cierto es que en las dos últimas ediciones por motivos evidentes y de sobra conocidos hemos tenido que idear fórmulas alternativas para dar continuidad a nuestro proyecto. La satisfacción es inmensa para todos los que formamos parte de este festival, y ha sido una sensación muy gratificante poder volver al encuentro, al cara a cara con los grupos, colaboradores, instituciones y especialmente con la ciudadanía en general.

ÚLTIMA ENTREGAUN MAYOR RESPALDO

-¿Cómo evalúa el resultado del cambio de ubicación de la celebración del espectáculo de clausura trasladado a la Plaza de la Candelaria?

-Es una obviedad apuntar que el marco del parque Nestor con la centenaria palmera de 'Paquesito' como testigo es un escenario natural incomparable, pero no es menos cierto que la ubicación de la Plaza de la Candelaria goza de ventajas sustanciales, básicamente relacionadas con la menor dificultad para la organización en cuanto a logística, despliegue de medios audiovisuales y otros elementos necesarios para la celebración del mismo. A esto se añade la facilidad del acceso para todos los vecinos y foráneos que nos acompañan fielmente en la clausura de cada edición.

-¿A pesar de la apertura de fronteras internacionales para el traslado de personas y la mejoría de la situación sanitaria, qué problemas ha debido este año afrontar el festival?

-La tan aclamada apertura de fronteras no parece haber mejorado sustancialmente lo problemático en relación con la concesión de visados, trámite que parece que continúa enquistado y sin aparente previsión de mejora a corto plazo. Básicamente nos seguimos encontrando con los mismos problemas que hemos tenido años atrás. Hemos llegado a contactar con grupos que apenas tenían conocimiento de la situación de la pandemia en cuanto a la vacunación. Parece natural que todavía en la forma de interactuar entre las personas y los grupos en general exista un cierto reparo o un aparente bloqueo que no se circunscribe en absoluto a la relación con distintas etnias y nacionalidades, sino que persiste incluso entre los propios paisanos, aspecto este que no deja de ser fruto de un aprendizaje que nos orienta hacia comportamientos más prudentes en el uso de los espacios en el respeto a las normas sanitarias y en la interacción con los otros.

-¿La evaluación personal que realiza este año de la recién concluida edición cuál sería?

-Ha habido una gran evolución y grandes logros en relación con ediciones anteriores. No en vano nuestra gran experiencia anterior más los aprendizajes derivados de estos dos últimos difíciles años nos han llevado a plantear un entorno acaso más cómodo y accesible pensando fundamentalmente en la audiencia que fielmente nos acompaña en cada edición. Resaltar el importante despliegue audiovisual que acompaña a todas las actividades del Festival, incluido el Campus, pero especialmente, el acto de clausura y la fluidez que nos da la experiencia a la hora de agilizar la intervención y participación de los distintos grupos que forman parte del cierre del festival.

-¿Cuál considera que sigue siendo el mayor reto de futuro de este Festival que Coros y Danzas de Ingenio impulsa desde hace 27ª ediciones?

-Somos conscientes de la necesidad de mantener la esencia del festival como sentimiento popular. Por otro lado, está entre nuestros objetivos a corto plazo, poder obtener la distinción de Fiesta de interés cultural y turístico a nivel nacional. Ahora bien, el principal reto al que nos enfrentamos es contar con una oferta alojativa para los grupos visitantes, porque las condiciones existentes comienzan a ser un lastre más que importante para esta organización, ya que los grupos que en su mayoría gozan de cierto prestigio, pueden encontrarse con unas condiciones a nivel alojamiento que no están en consonancia con las actividades y el entorno en el que el Festival se desarrolla. También deberíamos contar con un presupuesto estable a nivel oficial por parte de las diferentes instituciones. Nos sentimos huérfanos con el Gobierno de Canarias. La organización necesita garantías que transmitan estabilidad para la ejecución de cada proyecto anual y no estar instalados permanentemente en la incertidumbre.

-Vayamos a los números. ¿Cuántos voluntarios colaboran en el festival?

-En la presente edición hemos contado con más de un centenar de voluntarios que de forma permanente trabajan para que la organización.

-¿Cuántas empresas de la zona?

-En esta ocasión hemos podido contar con la participación de unas cincuenta empresas.

-¿Cuántas comidas se sirven durante los días del festival?

-Se sirven un total de 40 comidas diarias -sin contar las meriendas- para cada uno de los cinco grupos participantes, contando cada grupo con una media de 35 personas.

-¿A cuántas personas en general vinculadas con la organización estima que moviliza este festival?

-Además del centenar de personas que están directamente relacionadas con la organización del festival, tenemos que sumar los grupos, parrandas, amigos del festival, así como incondicionales vinculados de forma directa e indirecta, qué significarían en torno a las 500 personas.

-¿Tiene una estimación de la cantidad de público que ha seguido el festival desde que dio comienzo el día 8 de julio?

-Si tenemos en cuenta todas y cada una de las actividades que han conformado la recién concluida edición, más de 16.000 personas de forma presencial al margen de quiénes potencialmente han podido seguir el festival y el Campus a través de las redes sociales y las reproducciones de los canales de televisión oficiales que aún se siguen emitiendo.