Borrar
Cayetana Guillén Cuervo, en una escena de 'Pandataria'. PENTACIÓN
«'Pandataria' es una especie de cruzada del amor y la dignidad»

Entrevista a Cayetana Guillén Cuervo, actriz

«'Pandataria' es una especie de cruzada del amor y la dignidad»

La intérprete protagoniza el montaje 'Pandataria', junto a su creador Chevi Muraday, el próximo 5 de abril, en el Teatro Pérez Galdós

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 29 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cayetana Guillén Cuervo, Chevi Muraday, Elio Toffana, La Merce, Basem Nahnouh y Chus Western protagonizan el montaje 'Pandataria', que se representa el próximo 5 de abril, a partir de las 20.00 horas, en el Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria. Este híbrido entre el teatro y la danza contemporánea se inspira en la isla de Pandataria, un lugar de exilio para las mujeres durante la época romana.

-A la isla de Pandataria enviaban a las mujeres como castigo en la época romana. ¿Quedan hoy en día muchas Pandataria metafóricas en la sociedad contemporánea o cada vez hay menos?

-En cada ser humano hay una isla de Pandataria, una herida, un desprecio, un momento en el que a esa persona le rompieron el corazón, la negaron o la humillaron. Pandataria son esos lugares a los que nos han lanzado el dolor y las heridas.

«También me he sentido aislada, herida, poco comprendida, dolida y humillada»

-¿Se ha sentido usted alguna vez en una Pandataria, herida o aislada de la sociedad?

-Claro que sí, me he sentido aislada, herida, poco comprendida, dolida y humillada. Lo cuento en una escena de la función y en 'Mapa Pandataria', el documental que hemos hecho del proceso de creación y que está colgado en CaixaForum Plus. Ahí cuento mi propia Pandataria. Todos la tenemos, pero es posible salir gracias a uno mismo y a los demás.

-Pandataria también se trataba de una isla contradictoria, incluso cuando cambió de nombre a Ventotene, porque el castigo se podía convertir en un paraíso aislado del mundanal ruido. ¿El espectáculo así lo entiende?

-El espectáculo realmente habla de la Pandataria a la que se exiliaba las mujeres acusadas falsamente de adulterio y a los disidentes de Mussolini en la Segunda Guerra Mundial. No es una Pandataria placentera, lo que pasa es que la escenografía se va transformando en la cabeza de Chevi Muraday, director, productor y coreógrafo de la obra, en distintas circunstancias. En un momento dado es una isla al sur de Italia. Cuando estás ahí, aislado, sin alimentos y te tienen para morir, no es en un lugar agradable. Al menos así nos lo plantea la función.

-Vivimos en la sociedad de la información, donde la comunicación con los demás la tenemos más fácil que nunca por el desarrollo tecnológico. Pero cada vez son más los miembros de la sociedad que están aislados, lejos de los demás, precisamente por ese desarrollo tecnológico. ¿Es una de las lecturas que se pueden extraer de 'Pandataria' o el espectáculo va por otros caminos?

- 'Pandataria' anima al contacto con el otro, a coger la mano del otro y a darle la mano a los demás. También a escuchar sus diferencias y razones, a construir a partir de ese puente de ida y vuelta entre los seres humanos. Una telaraña de ayudas que es lo que nos salva, porque en realidad solo nos tenemos los unos a los otros. De todo eso habla la obra.

«Las artes escénicas son eternas. Un ser humano sobre el escenario es imbatible, tanto con la palabra como con la música»

-¿Cómo llegó usted a 'Pandataria' y cuál fue su primera impresión? ¿Le dio vértigo?

-Siempre había querido bailar con Chevi Muraday. Teníamos pendiente crear un espectáculo juntos. Por fin, tras 'Puertas abiertas' nos sentamos y me preguntó sobre qué quería hablar y le dije que sobre la diversidad y la diferencia. Sobre el amor a esa diversidad y lo importante que es el ser humano para los demás. Hacer una especie de cruzada del amor y la dignidad. Empezamos por ahí y lo hicimos de la mano, con complicidad hasta que estuvieron aterrizadas las ideas en una maqueta con la que Chevi contaba el proyecto. Era muy casera y en su cabeza estuvo la transformación en un decorado y se convirtió en una maravilla absoluta. Para mí era un riesgo maravilloso y de las cosas más importantes que he hecho en la vida.

-¿Cómo ha sido trabajar con Chevi Muraday? ¿Superó las expectativas que usted tenía?

-Las ha superado todas. Conocía perfectamente quién era. Es un genio, uno de los grandes de las artes escénicas. Sus espectáculos de danza contemporánea siempre han creado tendencia, es un referente y a veces ha estrenado cosas que ni se le entendían. La suya es una de las compañías de danza contemporánea más importante de Europa.

Un momento de 'Pandataria'.
Un momento de 'Pandataria'. Pentación

-¿Tiene España solución o no la necesita porque el país siempre sale adelante a pesar de los pesares?

-Pienso que España es uno de los mejores países del mundo, a todos los niveles. Hay gente muy válida, con muchísimo talento. Es un país maravilloso del que la gente se enamora. Podemos estar muy orgullosos de tener educación y sanidad pública. Además, es un país con muchísimo talento, con gente muy variada que genera identidad del país.

-¿Cómo lleva la presidencia de la Academia de las Artes Escénicas?

-Ese cargo es algo muy bonito que estoy haciendo con toda mi humildad y orgullo. Lo estoy haciendo de forma muy activa para intentar dignificar a todos los profesionales. Intentamos crear un proyecto que genere grupo de pertenencia y familia. Tenemos que sentirnos orgullosos de pertenecer a cualquier disciplina de las artes escénicas. Se trata de un proyecto muy bonito en el que trabaja mucha gente de una manera completamente altruista.

-¿En los próximos premios Talía se reconoce la figura de dos canarios, Antonia San Juan y Vicente Fuentes. ¿Qué nos dice de ellos?

-Ambos son unos referentes clave para las artes escénicas, en disciplinas distintas. Sin duda, Vicente es un referente absoluto para todos nosotros y Antonia ha roto barreras y muros de contención dando alas a la libertad y a la expresión del ser humano sobre el escenario. Domina la escena de una manera absolutamente impresionante.

-¿Salieron reforzadas las artes escénicas nacionales de la pandemia fruto del apoyo del público en las salas? ¿Percibe que hay más público o todo sigue igual que a principios de 2020?

-Las artes escénicas son eternas. Ahora que se debate lo de la Inteligencia Artificial y el futuro de la sociedad, estas artes siguen siendo eternas. Un ser humano sobre el escenario es imbatible, tanto con la palabra como con la música, cambiando el mundo. Durante el confinamiento y la pandemia también fue imbatible. Quienes se atrevieron a no cerrar los teatros y a acogernos, aunque fuera con un aforo reducido, lograron que las compañías no murieran y que todo pudiera continuar.

-Ahora se está rodando mucho cine y televisión en Canarias por los incentivos fiscales. ¿Le ha llegado algún proyecto para rodar en las islas próximamente?

-Por ahora no me ha llegado ningún proyecto. Me encantaría rodar ahí, porque las islas me parecen una maravilla. Su gente es especialmente hospitalaria y cálida y me encantaría rodar una película.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios