Santiago Segura y Leo Harlem en 'A todo tren. Destino Asturias'.

Ni Santiago Segura salva este año las cifras del cine español

La falta de público en las salas hará que las películas españolas recauden en 2021 menos de 40 millones de euros, el peor dato en décadas

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI Madrid

El año en el que estrenan Pedro Almodóvar, Santiago Segura y Alejandro Amenábar siempre le salen las cuentas al cine español. Pero, claro, eso era antes de la pandemia. En este 2021 que acaba, los tres directores han presentado sus últimos trabajos. 'Madres paralelas' ha llevado a las salas a 418.000 espectadores, mientras que 'A todo tren. Destino Asturias' lo ha hecho a millón y medio. Amenábar ha estrenado sí, pero una serie en Movistar Plus, 'La Fortuna'.

También hemos tenido películas españolas que en otras circunstancias hubieran rebasado el millón de espectadores, como 'Way Down' (563.000 espectadores), 'Operación Camarón' (562.000) y las dos grandes contrincantes en los próximos Goya: 'El buen patrón', también seleccionada para los Oscar, que ha superado los 2,6 millones de euros de recaudación y vendido 425.000 entradas, y 'Maixabel', con 2,7 millones de euros y algo más de medio millón de espectadores.

Son cifras pobres. Indican que el público todavía no ha regresado a una salas que no se han recuperado de las restricciones de una pandemia que se agrava. En los cines del País Vasco se une además la prohibición de entrar con comida o bebida, salvo un botellín de agua. A falta de cuatro semanas para que se cierre el ejercicio de 2021, con alguna película todavía sin estrenar, como la comedia 'Mamá o papá' y el estupendo drama 'La vida era eso', el cine español vuelve a mínimos históricos. A comienzos de este mes de diciembre, el volumen global de recaudación ronda los 34,7 millones de euros y 5,8 millones de espectadores. Ni siquiera el empujón de las nominaciones a los Goya ha servido para mucho. No se llegará a los 40 millones de euros y mucho menos a los 43 recaudados el año pasado, cifra que ya entonces supuso la peor marca de las últimas décadas. Si Santiago Segura salvó los muebles entonces con 'Padre no hay más que uno 2', esta vez hace lo propio con 'A todo tren. Destino Asturias'.

Recobrar el hábito

Lejísimos quedan los 125 millones de euros que, gracias fundamentalmente a '8 apellidos vascos', se alcanzaron en 2014. «La salud de la taquilla es preocupante y es uno de los retos para los próximos meses, pero habrá que esperar, porque crear una alarma en un momento en el que estás en medio del huracán es peligroso», ha señalado la productora Mariela Besuievski, miembro de la junta directiva de AECINE (Asociación Estatal de Cine).

'Way Down' ha llevado a los cines a poco más de medio millón de espectadores.

Según los datos que maneja Comscore, la empresa de referencia de medición de audiencias en las salas, la caída del mercado es de un 60% respecto a la media del periodo 2015-2019. Primero fue el cierre de salas durante el confinamiento, después las restricciones de aforo y la falta de títulos apetecibles. Ahora, con una media de una docena de estrenos cada viernes, hay dónde elegir, pero el público mayor de 50 años, el más fiel en los cines del centro de las ciudades, no ha recobrado el hábito.