La portada original del sencillo de 'God Save The Queen', diseñada en 1977 por Jamie Reid. / R.C.

Un regalo envenenado para Isabel II

Los Sex Pistols, gamberros eternos, cumplimentan a la reina de Inglaterra en su Jubileo de Platino con la reedición de su cáustico y salvaje himno 'God Save the Queen'

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Genio y figura... Dispuestos a ser gamberros hasta el final, los Sex Pistols reeditan el 27 de mayo su legendario, cáustico y salvaje 'God Save The Queen'. Este himno del punk es su provocador regalo a la reina Isabel II de Inglaterra en su Jubileo de Platino, sus 70 años en el trono. Se pondrán a la venta 4.000 copias de la versión que publicó Virgin Records, con 'Did You No Wrong', en la cara B, y otras 1.977 de la versión del sencillo original que publicó A&M Records hace 45 años, con 'No Feeling' como cara B.

La cifra de 1977 no es casual. Celebra el 'año cero' del punk, ya que el incendiario tema se lanzó en 'single' en mayo de aquel año, el del Jubileo de Plata de la Reina. La BBC prohibió la vitriólica parodia del himno británico y el disco se retiró de algunas tiendas días después de que la banda fuera despedida por su discográfica por el escándalo que el propio sello promovió.

Y es que A&M Records orquestó la firma del contrato con el irreverente grupo en los aledaños de Buckingham Palace y lo promocionó con una actuación perpetrada en la barcaza 'Queen Elisabeth' remontando el Támesis el 7 de junio del 77. El vídeo es un hito del punk-rock y 'las pistolas sexuales' fueron detenidas tras el corrosivo show. El público británico más conservador consideró el tema una burla y un ataque a la corona. «Dios salve a la Reina, el régimen fascista; te han convertido en un idiota, una potencial bomba de hidrógeno», dice la letra. «No hay futuro en el sueño de Inglaterra», añade. El cantante pronunciaba además la palabra 'Save' (salve) como 'Shave' (afeitar).

El disco es uno de los 'singles' de vinilo más caros de la historia. Algunos ejemplares se subastaron por casi 15.000 euros, ya que la mayoría de los 25.000 originales se destruyeron tras su rabioso lanzamiento. La portada, con Isabel II semioculta bajo el título, fue diseñada por Jamie Reid y en 2001 copó la lista de las 100 mejores carátulas de la historia, según la revista 'Q'.

La edición de Virgin Records de Richard Branson alcanzó en 1977 el número dos en las listas del Reino Unido a pesar de la prohibición de la BBC. Se rumoreó que las listas se manipularon para evitar que los 'Pistols' no alcanzaran el número uno, que ocupó Rod Stewart con 'I Don't Want To Talk About It'.

Relanzado en 2002 para el Jubileo de Oro, llegó al número 20 en las listas de ventas. Incluida en el LP 'Never Mind The Bollocks' (No me toques los cojones, 1976), el tema que se iba a titular 'No Future' ocupa hoy el número 173 en la lista de 'Rolling Stone' con las 500 mejores canciones de la historia.