Rodrigo Sorogoyen, con el Forqué a la mejor serie./Efe

Rodrigo Sorogoyen, con el Forqué a la mejor serie. / Efe

'Las niñas' y 'Antidisturbios', ganadoras de los premios Forqué

La ópera prima de Pilar Palomero y la serie de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña reciben el Forqué al mejor largometraje y a la mejor serie

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

'Las niñas', la ópera prima de Pilar Palomero, y 'Antidisturbios', la serie que Rodrigo Sorogoyen ha dirigido y coescrito junto a Isabel Peña para Movistar+, fueron las grandes ganadoras en la XXVI edición de los Premios Forqué. La primera recibió el galardón al mejor largometraje de ficción por una historia que, a través de los ojos de una niña de once años, retrata la España de los noventa, confrontando la educación en un centro religioso con la idea de modernidad que el país trataba de demostrar al mundo. La segunda recibió el premio a la mejor serie por una ficción que, a raíz de un desahucio, traza u n relato en torno a la corrupción política y la masculinidad tóxica.

Los galardones, que daban ayer el pistoletazo de salida a la temporada de premios de la industria audiovisual española, lo hacían con la inclusión de tres nuevas categorías dedicadas a la ficción televisiva: mejor serie, mejor interpretación masculina de serie y mejor interpretación femenina de serie.

Precisamente, Elena Irureta, que da vida a Bittori en la adaptación de 'Patria', la novela de Fernando Aramburu, para HBO, recibió el premio a la mejor interpretación femenina de serie. La intérprete pidió a Ane Gabarain, su compañera de reparto en 'Patria', donde encarna a Miren, que subiera al escenario en la gala. «Lo quiero compartir con Ane. Sube. Las dos lo hemos hecho bien y cuando veníamos en el tren comentábamos: 'O nos lo dan a las dos o nada'», explicaba entre risas, agradeciendo a Aitor Gabilondo, responsable de la ficción, la oportunidad. Igual de emocionante resultaba la entrega a Hovik Keuchkerian del premio a la mejor interpretación masculina de serie por su papel de Osorio en 'Antidisturbios'. Al subir al escenario, el actor dejaba el galardón a un lado -«pesa mucho», decía- y, tras defender a «un gremio que nace, vive y muere por la emoción», pedía un minuto de silencio para «todas las víctimas de este puto virus». 'Yalla', de Carlo D'Ursi, recibió el premio al mejor cortometraje, y 'El año del descubrimiento', de Luis López Carrasco, el galardón al mejor documental.

En el plano cinematográfico, Patricia López Arnaiz recibía el premio a la mejor interpretación femenina por 'Ane' y daba las gracias por el esfuerzo de «celebrar el cine», al tiempo que decía al resto de nominadas lo mucho que le había conmovido su trabajo. Minutos antes, Belén Cuesta subía al escenario para agradecer el premio a la mejor interpretación masculina para Javier Cámara por 'Sentimental'. La actriz, compañera de reparto en la película de Cesc Gay, leía un mensaje del riojano en el que recordaba lo feliz que había rodado la película en Barcelona en febrero, «sin oler la que se nos venía encima», y daba las gracias al jurado «por premiar la comedia. La risa nos salva de todo».

Esa fue, precisamente, una de las ideas que se subrayaron en una gala que hizo hincapié en que la cultura «es un lugar seguro» y que ha sido un elemento de primera necesidad en un año terrible para la industria. Lo dejó claro Imanol Arias, que fue el responsable de abrir la velada, con un discurso en el que recordaba que 2020 no ha sido un año fácil y que 2021 no ha empezado con el mejor pie. «Nuestros salones se han convertido en salas de cine, nuestros balcones, en salas de concierto», dijo. «Es cierto que sin las personas que han salvado nuestras vidas no hubiera sido posible, pero sin el cine y la cultura tampoco», explicó, dando las gracias a «aquellas películas que han conseguido arrancarnos un pedazo de felicidad en medio de las desgracias».

Fue una gala atípica, con una platea llena de asientos vacíos y en la que sorprendía ver a actores como Mario Casas, Javier Ambrossi, Javier Calvo o Natalia de Molina con la necesaria mascaria. Miguel Ángel Muñoz y Aitana Sánchez Gijón fueron los encargados de conducir una ceremonia con u n guión algo rígido -las notas cómicas que desplegaron los humoristas JJ Vaquero y Sara Escudero no fueron gran cosa- y algún que otro fallo -dijo Aitana que el cine le había permitido volver al Madrid de los noventa, cuando 'Las niñas' se desarrolla en Zaragoza-, pero muy emotiva y en la que los sanitarios, los transportistas, los policías y los empleados de los supermercados -todos ellos presentaron premios junto a los integrantes de la industria cinematográfica- recibieron un sentido homenaje por su labor durante todos estos meses. El Premio al Cine y Educación en Valores fue 'Uno para todos', de David Ilundain y el galardón de la mejor película latinoamericana fue para 'Nuevo orden', de Michel Franco (México).

Aitana Sánchez Gijón y Miguel Ángel Muñoz presentaron la gala. / Efe

Bastante más ágil que otras galas similares, hubo espacio también para las anécdotas -brutal la que contó Miguel Ángel Muñoz sobre Paco Rabal y su: «a los actores nos pagan por esperar»- y para los números musicales, a cargo de Pablo López y Pablo Alborán. Este último abrió y cerró una entrega que se celebró en Ifema, en el Palacio de Congresos.

Un total de 91 largometrajes de ficción y animación, 73 largometrajes documentales, 104 cortometrajes, 20 películas latinoamericanas y 39 series han participado en la presente edición; de los que, de forma excepcional, como consecuencia de la crisis sanitaria, se han considerado estrenos comerciales, las películas no estrenadas en salas cinematográficas, pero sí en canales de televisión, plataformas o vídeo bajo demanda.

El Premio Cinematográfico José María Forqué 2020 está organizado por EGEDA con la participación del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y RTVE, y cuenta con la colaboración del Ministerio de Cultura y Deporte y otros patrocinadores como Mercedes Benz, FIPCA y FlixOlé.