Pleamar

Callar para saber empezar

08/10/2018

El Centro de Artes Plásticas del Cabildo, en la capital grancanaria, exhibe hasta el 9 de noviembre la muestra ‘Contravoz’, del creador tinerfeño Jesús Hernández Verano.

Jesús Hernández Verano es un artista pauvre, es como un pobre pescador (Le pauvre pêcheur), que mantiene en la ligereza de su arte elusivo el peso de su doble condición.

El artista pauvre se planta, se detiene. No le importa el silencio. No le importa guardar silencio. Sabe de la muerte, sabe de la aparición de la vida entre barcas y tablas que están a punto de hundirse en los abismos.

Quien ha merodeado entre las piezas del románico y su fuerza espiritual, quien ha visto los esponsales de la ceniza y lo divino desde el Quinientos, quien se ha demorado en formarse en las expresiones menos conocidas del arte contemporáneo, en los museos pequeños y grandes, en Berlín, en París o Londres, o en el Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife, puede plantarse en seco. Es el gesto de la paciencia y la soledad. El aprendiz, como en los antiguos talleres o entre los maestros orientales, solo aprende si sabe escuchar. La posesión erótica, espiritual o formal, llegada al punto de máximo sentido, no es un principio, es un don.

Callar para saber empezar

Hernández Verano se detiene. No importa que todo vaya deprisa: immobile à grands pas, lee, ve, trabaja, enseña... Y persiste en la pasión del conocimiento y de la creación. Callarse vale la pena. El silencio resguarda más que la charlatanería y que el seguir a uno y otro artista de éxito, a una y otra corriente estética, por la sola voluntad de estar ahí.

Hernández Verano es un artista que trabaja con diversos materiales, tejidos, maderas, ceras, papeles, fotografías... Calla para saber empezar. Es un artista con la fragilidad siempre dispuesta a inundarlo todo, como el hacha que cae sobre la enorme avellana en un claro de un bosque y todo lo disipa. En efecto, todo puede desvanecerse. Todo se desvanece. Hablo de las laderas de las que emerge su obra y de las tensiones que provocan. A un lado el deseo, al otro la contemplación.

Sobre los dos bascula un lenguaje simbólico que a menudo supera la tentación del relato de la pasión, de La Pasión. Simbolismo, erotismo, el ciclo de la vida aparece y desaparece, en su ficción. Las barcas avanzan sobre las aguas, bajo la ceniza, se dirigen a la boca del Infierno o a las regiones luminosas de las que tampoco se regresa.

Pero, ¿resulta siempre así? ¿No estará la trascendencia de la vida a un lado y otro de sus apariciones, allende el cerco de la existencia y más acá, en el reino de los sentidos? El silencio es trivial o es completo, como en la muerte. Pero cuando se vuelve significativo permite a la mirada transitar de un lugar a otro. Solo falta un resquicio, una grieta, un ojo, un tajo dispuesto a permitir la videncia.

Taglio es la pieza dorada que se halla en la pared, quieta y enigmática. Es la pieza que se emboza en su hermetismo: es la herida, pero también, el doble de las barcas que son ojos, mandorlas, que trasmiten la visión del mundo de uno y otro lado, sin el patetismo de la muerte que ciega la trascendencia.

Unas tras otras, las barcas, los ojos, avanzan sobre las superficies porosas del metal oscuro que se halla a nuestro lado, avanzan con sus montículos de ceniza: inmóviles y, no obstante, a grandes pasos. Lo simbólico y la irrupción de la materia en toda su presencia pobre, en su inmediatez, ocupan la sala. Aquí, en una de las laderas de Contravoz, esa retórica se detiene de una forma peculiar. Se contiene.

Acaso volvamos a sentir ahora cómo arde la tarde, cómo resucitan los seres que han amado y que han avivado las formas, cómo llega esa contravoz que nos detiene un poco, nos recuerda, nos hace desaparecer sin excesiva algarabía. Los otros siguen ahí, todos seguimos y no seguimos aquí.

‘Contravoz’, en el Centro de Artes Plásticas

Dónde

Calle Colón, 8, Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria.

Cuándo

Hasta el 9 de noviembre. De lunes a viernes, de 10.00 a 21.00 horas. Sábados, domingos y festivos, cerrado. Entrada libre.