Pancho Varona repasa su trayectoria este sábado, en el Centro Cultural Guaires, en Gáldar. / C7

Pancho Varona: «La composición va muy asociada a la noche, la mañana es para otra cosa»

El músico madrileño, mano derecha de Joaquín Sabina durante 40 años, toca este sábado en el Centro Cultural Guaires de Gáldar

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El universo 'sabinero' está incompleto sin Pancho Varona. Lo mismo sucede con este músico madrileño si eliminamos de su ecuación vital y profesional al cantante y compositor de Úbeda. Este próximo sábado, a partir de las 20.00 horas, en el Centro Cultural Guaires del municipio grancanario de Gáldar, Pancho Varona repasará los principales hitos de su trayectoria musical, incluidos los temas más significativos que compuso mano a mano, durante 40 años con Joaquín Sabina.

«En este año 2022 cumplo 40 años junto a Joaquín Sabina. Imagínate la de cosas que he podido hacer durante todo ese tiempo. Canciones, discos, giras... es muy complicado en hora y media resumir todo ese tiempo. Lo voy a intentar y, sobre todo, darle a la gente lo que le gusta. Habrá mucho repertorio 'sabinero' y contaré historias que la gente desconoce. También cantaré temas en los que Joaquín no ha tenido nada que ver y que están fuera de ese mundo 'sabinero'. Eso sí, el 90% de mi vida y de mi carrera se basa en Joaquín», reconoce por teléfono el músico madrileño.

Dará vida a una selección de temas en la que Sabina no ha participado. «Sabe que hago estas cosas, pero no me pregunta sobre esto. Le gusta y le divierte que trabajemos juntos, pero no está al corriente de mi repertorio en solitario ni de por dónde me muevo. Hay cinco o seis canciones que no pueden faltar. Son los fuegos artificiales. Temas como 'Sin embargo', 'La del pirata cojo', 'Peces de ciudad', 'Princesa'... son algunas de las que siempre están. Según la época, voy cambiando el resto del repertorio. Te pongo un ejemplo. La muerte de la pobre Almudena Grandes, a la que tanto queríamos. A raíz de eso canto 'Nube negra', una canción cuya letra compuso Luis García Montero y que está dedicada a la nube negra de salud que pasó Joaquín Sabina. Yo tuve en su momento la suerte de ponerle la música y por eso ahora se la dedico a Almudena y a Luis», confiesa.

Las paradas geográficas de sus conciertos también cobran peso en lo que sucede sobre el escenario. «Si voy a Gran Canaria, como sucede este fin de semana, incluyo canciones que nacieron ahí con Joaquín. Me refiero a temas de 'El hombre del traje gris', como la canción 'Eva tomando el sol', que nació en el Hotel Santa Catalina», recuerda Varona.

Es consciente de que buena parte del repertorio 'sabinero' forma parte de la memoria música y vital de millones de personas. «Todo el mundo tiene su anécdota sobre las canciones. Me han llegado historias de todo tipo. Incluso, algunas luctuosas y tristes. Por ejemplo, una persona me mandó un correo en el que me contaba que habían enterrado a una amiga, víctima de malos tratos, y que le cantaron 'Esta boca es mía'. Me mató de tristeza, porque esa canción, que hicimos Joaquín y yo, la música, que es mía, se la dediqué a mi hija recién nacida. Y de repente veo que se la cantan a alguien recién fallecida. Es algo terrible y a la vez hermoso ver cómo las canciones tienen vida propia... nunca te enteras de todas las ramificaciones que logran tener», subraya.

Pancho Varona reconoce que ya apenas compone. «Compongo muy poco. De vez en cuando alguna cosa. Llegamos a una edad, tengo 64 años, a la que a los compositores nos empiezan a interesar otras cosas. Puede que también perdamos frescura. Me encanta el directo y los viajes y me apetece menos concentrarme en casa en la composición. ¿Sabes por qué? La composición va muy asociada a la noche y ahora, a las once de la noche estoy deseando ponerme la tele y dormirme. Ya no tengo edad para trasnochar. Me encanta levantarme a las seis o a las siete de la mañana. Pero la mañana no es buena para componer. Es buena para leer, pasear, cocinar... pero para componer no lo es». apunta quien reconoce estar dispuesto a volver a los escenarios junto a Sabina si este toma la decisión.

«Lo último que dijo es que mientras no acabaran las mascarillas y la covid 19 no saldría a cantar. Así que aún queda, pero planes tiene y espero seguir a su lado», avanca con claridad.

Pancho Varona. / c7

«Tengo un recuerdo maravilloso de los años 90, con cuatro discos primorosos con Joaquín»

Pancho Varona reconoce que el presente musical tiene sus cosas buenas pero se queda con su pasado, sobre todo los años 90. «Me gusta mucho cantar canciones de hace mucho tiempo, porque teníamos valentía y descaro a la hora de componer. Tengo un recuerdo maravilloso de los años noventa, con cuatro disco que para mí fueron primorosos: 'Mentiras piadosas', 'Esta boca es mía', 'Física y química' y 'Yo mi me contigo'. Reivindico mucho esa época, aunque en mi repertorio hay un poco de todo, porque mi relación personal y profesional con Joaquín en aquellos años fue maravillosa», recuerda.

Si echa la vista atrás, también anhela los tiempos de las tiendas de vinilos y cds. «Recuerdo que de jovencito mi madre me daba la propina semanal y yo me iba a la tienda de discos de mi barrio, que era pequeña, y me la recorría entera. A la semana siguiente volvía y repetía el recorrido en busca de discos nuevos o para llevarme alguno que me había interesado la vez anterior. Tenía una gran ilusión por comprar discos. Ya después, como músico, también compraba muchos cds. Yo era un gran cliente de las tiendas de música. Ahora es distinto, con Spotify lo tienes todo, pero echo de menos el objeto físico. Lo mejor de ahora es la democratización. Si ahora compones una canción y la cuelgas en Youtube, llega a la vez a Cuenca y a Australia. Eso antes era impensable», asegura.

Pancho Varona, al igual que Sabina, es rojiblanco. «Somos campeones de liga y no podemos quejarnos. Tuvimos un año maravilloso y ahora uno más flojo. Somos una montaña rusa. Como decíamos Joaquín y yo en la canción del Atleti, ¡qué manera de subir y bajar de las nubes! Llevo diez años de una enorme felicidad que me ha regalado Simeone. Me cansaba ese cambio constante de entrenador de antes, me daba hasta vergüenza. Que el Cholo se quede para siempre, se ha ganado el cielo», defiende este colchonero.