El músico grancanario Paco Perera. / JOSÉ TANDEN

Paco Perera: «'Tájara' se construye desde la música tradicional de Canarias hacia otros espacios»

El músico presenta su primer trabajo en solitario, una propuesta de deconstrucción del folclore fusionada con jazz y música electrónica

FRANCESC ZANETTI Las Palmas de Gran Canaria

El músico grancanario Paco Perera presenta los días 18 y 19 de marzo en el Espacio Cultural La Granja de Tenerife y en el Teatro Guiniguada de la capital grancanaria (20.00 horas), respectivamente, su primer trabajo discográfico en solitario 'Tájara', una propuesta en la que el contrabajista, bajista eléctrico, cantante, compositor, arreglista, productor y docente canario, parte de los aires y sonidos de la tradición folclórica de Canarias para elaborar un universo fusionado con otros elementos contemporáneos como el jazz y la música electrónica.

Perera asegura que 'Tájara' «se construye desde la identidad y la tradición para desembocar, por la vía de una innovación de marcada influencia mestiza, en una rica paleta en la que asimismo tienen cabida otros elementos contemporáneos como el jazz y la música electrónica». El músico, cuya carrera de resistencia reposa en una formación e influencias muy eclécticas, reconoce que sus inicios se vinculan a su entorno familiar y al folclore canario como vehículo. «Mi madre Paca cantaba estupendamente y junto a mis otros dos hermanos, Juan y Ada, formábamos una suerte de 'Jackson Brothers' del folclore por insistencia de mi padre Juan Antonio. En la adolescencia desperté a todo tipo de músicas y comencé a devorarlas: rock sinfónico, jazz, pop-rock, soul, funk, folclore canario, músicas latinas, música clásica, reggae, flamenco, canción de autor, música electrónica... Tenía ansias de conocer y de dejarme seducir por esas músicas desconocidas para mí. Ahora mismo he de reconocer que, después de haber consumido mucha y muy variada música durante toda mi vida, hace varios años que solo escucho lo que me despierta interés y estos artistas van desde Matthew Herbert a Avishai Cohen o Björk», señala.

Perera confiesa que ha sido relativamente fácil dejar fluir esa influencia mestiza en el sustrato que compone 'Tájara', su primera entrega en solitario. «En todo momento he tenido claro que deseaba manifestar a través de la música nuestras raíces y peculiaridades isleñas de lugar de tránsito, de ida y vuelta de variadas culturas y continentes. En este álbum encontramos por ejemplo referencias al folclore de Andalucía que tanto ha influenciado nuestra música popular, también a Cuba o Argentina, lugares de destino de tantos canarios emigrantes u otras influencias de las músicas del Magreb, con algunas referencias traducidas al tamazigh y textos originales de coplas populares canarias de temática migratoria»

Según el artista, su intención es colaborar en ese discurso colectivo que irradia desde Canarias «desde una perspectiva diferente y recorriendo caminos poco transitados que, probablemente, se alejan de lo habitual, pero que pretenden acercarse a la gente y hablarles de nuestra cultura e identidad desde una óptica distinta y accesible a la vez», añade.

«Desde el principio mi intención fue construir esta propuesta desde la música tradicional de Canarias hacia otros espacios sonoros y no al revés. Esto me obliga a darle bastantes vueltas a las ideas y a analizar los elementos característicos de nuestra tradición sonora para crear desde ahí. Trato de deconstruir elementos que considero identitarios como las melodías y sus diseños, progresiones armónicas, tímbricas e instrumentos característicos, patrones rítmicos, textos de la lírica popular y muchos otros aspectos», explica el músico, que destaca en su disco el uso recurrente de los instrumentos de pulso y púa (laúd y bandurria) que se convierten en uno de los elementos característicos de 'Tájara'. «Son una parte fundamental de nuestra tradición sonora, poco explotada pero omnipresente en el folclore de nuestra tierra, que reivindico sin dejar de prestarle atención a nuestro instrumento más representativo, el timple y su hermano, la contra. A todo he añadido las melodías compuestas o arregladas para la voz en estos códigos folclóricos, en muchos casos procesada y con la colaboración en uno de los temas de la cantante de música popular Jéssica García, que aporta un aroma profundo a tradición en su bella contribución a este trabajo».

El legado de otras músicas del mundo ha estado siempre presente en la trayectoria de Perera. Cuba, Venezuela, Argentina o México corren por nuestras venas musical e históricamente hablando y para mí, al igual que para muchos canarios, son un referente sonoro y forman parte de un patrimonio cultural colectivo del que me siento orgulloso. No por ello he dejado de recibir influencias y aprender de otros universos sonoros como el flamenco, las músicas africanas en todas sus variantes, centroeuropeas o brasileñas, así como de cualquier otra manifestación que me sonara a tradición e identidad», admite el músico.

Perera ha colaborado con infinidad de formaciones de las islas que han construido su discurso desde una visión más contemporánea como Taburiente, Mestisay, Jose Antonio Ramos, Benito Cabrera, Taller Canario, Rogelio Botanz, Andrés Molina, Alexis Lemes, Germán López, D. Juan León, Kike Perdomo, Pieles, Simbeque, Jazz Borondón y muchos otros.

«Hay propuestas que favorecen la creación de un relato colectivo de identidad y autoestima»

A juicio de Paco Perera en nuestro tejido cultural coexisten afortunadamente propuestas de diversa índole, no solo con la tradición y la raíz como elemento de sujeción. «Si bien esto es una realidad, también es cierto que ese guiño identitario puede despertar un interés particular en el público y potenciar la creación y continuidad de propuestas de este tipo en nuestro ecosistema cultural. Desde mi punto de vista, este tipo de propuestas favorecen la creación de un relato colectivo de identidad y autoestima como pueblo. Esto no deja de ser un valor añadido que el público puede sentir como propio y que ciertamente puede predisponer a un público ansioso de referentes de identidad que ayuden a afianzar esa visión colectiva de nuestras singularidades en un mundo hiperconectado y rebosante de estímulos», concluye el músico isleño. .