Pablo Albo, a la derecha de la imagen. / c7

m

Pablo Albo inaugura el festival 'Solopalabra'

Narración oral. La Biblioteca Insular y el Teatro Guiniguada ponen de manifiesto hasta el 1 de mayo la vigencia del cuento con las voces de siete narradores profesionales

F.Z. Las Palmas de Gran Canaria

Esta tarde (19.00 horas) el cuentista Pablo Albo inaugura, en la sede de la Biblioteca Insular de Gran Canaria, el Festival de Narración Oral 'Solopalabra'. Orientado al público adulto, el evento, que reúne hasta el próximo 1 de mayo a los narradores españoles Pep Bruno, Almudena Francés, Paula Carballeira y Begoña Perera, además del francés Pepito Mateo y al colombiano Nicolás Buenaventura, pone de manifiesto el valor y la vigencia de la palabra, así como la poderosa utilidad que tiene a la hora de resignificar tanto lo que nos sucede como lo que nos separa de lo real.

El citado festival, que concluirá el día 1 de mayo, tendrá lugar tanto en la Biblioteca Insular como en el Teatro Guiniguada, de acuerdo a un programa que incluye distintas secciones como 'La Queili', un espacio para no profesionales donde cualquiera puede contar un cuento solo por el placer de atreverse, el 'Cuentacoloquio', un lugar para la opinión, difusión teórica y la reflexión sobre el arte de contar historias; el 'Catacuentos', destinado a las narradoras y narradores del festival; 'Otros acentos', que ofrece al público la oportunidad de escuchar historias con ecos de palabras lejanas, 'Palabras añejas', espacio en el que los cuentos de tradición oral se lanzan al aire de nuevo y cobran nuevas vidas, y 'Cuentautoras'.

Tras su inauguración hoy en la Biblioteca Insular, con Pablo Albo de protagonista, el festival se traslada el día 28, a las 19.00 horas, al teatro Guiniguada en el que se reunirán todos los cuentacuentos incluidos en el programa. Nicolás Buenaventura ocupa a las 20.00 horas la sección 'Otros acentos'. El día 29, la Biblioteca Insular recibe en el apartado 'Cuentocoloquio', a las 19.00 horas, a Pep Bruno y al resto de los participantes.

Los narradores orales vienen reclamando desde hace tiempo un estatus propio dentro de las artes escénicas en donde están incluidos en el apartado 'Otros' por el Ministerio de Cultura. El formulario que deben completar todos los años los narradores de este país a la hora de realizar su declaración de la Renta los sitúa en el exótico epígrafe 'Ilusionistas, charlistas, excéntricos bululús' (que para quien no lo sepa significa actor teatral que, cambiando de voz, representa todos los papeles de una obra).

A Albo, que inaugura 'Solopalabra' le gusta decir que cuenta para niños que saben hablar a partir de seis años. «Me siento muy afortunado de poder tener este oficio que no es un trabajo», dice. Cree «en el valor de las palabra sin buscarles más vueltas» y siempre propone escucharnos riéndonos de las propias palabras. Albo ofrece sus espectáculos por medio mundo, historias que a veces terminan en libros. Más de cincuenta tiene ya publicados en muchas lenguas como el chino, el coreano, el árabe, el alemán o el euskera... así hasta trece. El prestigioso Lazarillo lo ha recibido en dos ocasiones, entre otras distinciones.