El director sueco Ruben Östlund se muestra eufórico tras conocer que había ganado la Palma de Oro. / afp

'Triangle of sadness', sátira sobre la moda actual, gana la Palma de Oro

Ruben Östlund gana por segunda vez el ansiado trofeo en Cannes y eclipsa la osada propuesta del español Albert Serra

MARÍA ESTÉVEZ Cannes

El director sueco Ruben Ostlund se adjudicó este sábado su segunda Palma de Oro en el Festival de Cannes con 'Triangle of sadness' (Triángulo de tristeza), una comedia satírica sobre la moda actual y las clases pudientes. El título alude al ceño enfurruñado del que huyen como gato escaldado las celebridades.

El cineasta, de 48 años, se suma al selecto club de directores que pueden jactarse de exhibir dos Palmas de Oro, un honor que lucen los hermanos Dardenne y Ken Loach. Östlund ya saboreó las mieles del éxito en 2017 con 'Square', que también obtuvo la Palma de Oro. «Creo que este filme continúa lo que comencé con 'The Square', dijo el director a este periódico en una entrevista durante el desarrollo del certamen.

En la 75 edición del Festival de Cannes, 'Triangle of sadness', Ostlund revalida sus laureles con una ácida comedia que empieza como una diatriba mordaz del capitalismo que a medida que progresa se erige en una escenificación del caos. El presidente del jurado, el actor francés Vincent Lindon, sostuvo que el filme ha deslumbrado y suscitado un honda conmoción.

El 'premio' del público

El director español Albert Serra se quedó finalmente sin premio oficial, aunque sí obtuvo el popular al haber gozado de una gran acogida de crítica y público. Su obra, 'Pacifiction', indaga en la corrupción y recrea la lucha por el poder protagonizada por un diplomático francés en Tahití.

Desde hace años la presencia española en la Sección Oficial de Cannes estaba monopolizada por Pedro Almodóvar. En esta edición Albert Serra, el 'enfant terrible' del cine celtibérico, suscitó muchas expectativas por una propuesta radical. Pero igual que alentó aplausos, también concitó gestos de incomprensión. Su película reunía todos los ingredientes para que un jurado cinéfilo y desprejuiciado se fijara en ella. Vano intento.

La cinta de Serra, que se va de vacío, reunía todos los ingredientes para que un jurado desprejuiciado la premiara

Por su parte, la actriz iraní Zar Amir Ebrahimi, obligada a exiliarse en 2008 a raíz de un escándalo sexual, cosechó el premio a la mejor interpretación femenina por su papel de una periodista en la película 'Holy spider', de Alí Abbasi. Esta producción danesa recrea la historia de un asesino en serie que mató a 16 mujeres en la ciudad santa de Mashhad, en Irán, entre 2000 y 2001. Una periodista obstinada se empeña en desenmascararlo, aun a costa de su propia vida. «Esta película habla de las mujeres, de sus cuerpos. Es un filme lleno de odio, de manos, pies, pechos, sexos, todo lo que es imposible mostrar en Irán», aseguró la actriz, de 41 años, al recoger el premio.

El actor surcoreano Song Kang-ho, cuya carrera recibió un fulgurante espaldarazo por su trabajo en la oscarizada 'Parásitos', se llevó el galardón a la mejor interpretación masculina por su participación en 'Broker', del japonés Hirokazu Kore-Eda. Song encarna a un hombre involucrado en el comercio de niños.

Sensibilidad

El Gran Premio, el segundo mayor galardón del certamen, fue 'ex aequo' para 'Close', del belga Lukas Dhont, y 'Stars at noon', de la francesa Claire Denis. El primer filme es una dolorosa historia repleta de sensibilidad sobre la amistad truncada de dos adolescentes. La segunda es un thriller erótico que se desarrolla en Nicaragua.

El galardón a mejor director recayó en el surcoreano Park Chan-wook por su cinta 'Decision to leave', mientras el mejor guion fue para el sueco de origen egipcio Tarik Saleh, autor 'Boy from heaven', un thriller ambientado en la mezquita Al-Azhar de El Cairo.

La pareja belga formada por Felix Van Groeningen y Charlotte Vandermeersch se adjudicó el Premio del Jurado, 'ex aequo' con el polaco Jerzy Skolimowski y su rara cinta 'Eo, protagonizada por un asno.

El Festival de Cannes, que cumple su 75 aniversario, también decidió dar un premio especial para conmemorar la efeméride. Un galardón que reconoció a los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne, que concurrían con 'Tori and Lokita'. La mayoría de las 21 películas que se disputaban el máximo galardón acometían dramas sociales o familiares e injusticias propias de un mundo en crisis.