Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 18 de abril
La soprano Claudia Pavone, en una parte de la escenografía de 'La Bohème'. Cober
«Si tienes voz, pero no tienes inteligencia musical y curiosidad, todo se cae»

Claudia Pavone, soprano

«Si tienes voz, pero no tienes inteligencia musical y curiosidad, todo se cae»

La cantante italiana encarna a la icónica Mimì en 'La Bohème', de Puccini, en las funciones de los días 12, 14 y 16 en el Teatro Pérez Galdós

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 10 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La soprano italiana Claudia Pavone está encantada por volver a cantar en la temporada que organizan los Amigos Canarios de la Ópera (ACO). En su tercera aparición en la isla dará vida a Mimì, la protagonista de 'La Bohème', de Puccini, en las funciones del próximo martes, jueves y sábado, a partir de las 20.00 horas, en el Teatro Pérez Galdós. Comparte protagonismo dentro de un elenco en el que figuran el tenor Arturo Chacón-Cruz, Isabel Rey y Alessandro Luongo. En el foso, José Miguel Pérez-Sierra dirige a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), en unas representaciones en las que también participan el coro de la Ópera y el infantil de la OFGC.

-¿Cómo tiene previsto enfocar un personaje tan icónico dentro del repertorio operístico como la Mimì de 'La Bohème', que protagonizará en la temporada de la capital grancanaria?

-Soy una enamorada de Mimì, porque es una niña linda, transparente, tímida pero no demasiado, y que se emociona con las cosas pequeñas. Es un privilegio cantar este papel. Además, 'La Bohème' es la primera ópera que vi cuando era niña. Entonces, ¡cómo no iba amarla! Veo este rol como un sueño, porque lo entiendo muy cerca. Por eso busco cosas mías en el personaje para que sea más real, más verdadero.

«Soy una enamorada de Mimì, porque es una niña linda, transparente y la entiendo muy cercana»

-Desde un punto de vista vocal, ¿Mimì es complejo?

-He cantado muchísimas veces Violetta de 'La Traviata' y lo entiendo como el más difícil. Si lo comparamos, Mimì es un poquito más fácil [risas de la cantante]. Musicalmente son muy distintos. Mimì tiene frases muy largas y donde se pueden hacer muchísimos 'piano forte'. Es un rol muy dinámico. Es difícil porque no puedo dejarme llevar totalmente por el personaje, porque si no estaría llorando todo el rato desde el tercer acto. Si me subo al escenario con un compañero que se emociona, es todo mucho más sencillo.

-¿Había cantado con anterioridad junto a Arturo Chacón-Cruz e Isabel Rey?

-Es la primera vez con ellos. Arturo es maravilloso. Muchas personas me habían hablado de él. Ahora puedo afirmar que, de verdad, es una persona muy sensible, amable y que te ayuda en el escenario. Me siento muy cómoda con él. Ayer [la entrevista se realizó el pasado miércoles] le envié un mensaje a Isabel en el que le dije que era un «animal escénico». Cuando está en el escenario, se transforma y todos nos miramos admirados por su capacidad para atraer el foco de atención. El rol de Musetta es perfecto para ella.

-Imagino que es importante que exista una buena conexión personal entre los cantantes para que las representaciones salgan bien posteriormente...

-He cantando bastantes veces 'La Bohéme', sobre todo este año. Y cada vez es diferente. Si tengo compañeros que no son muy amables o que se sienten incómodos en la parte musical, todo cambia. Tenemos que ser un equipo. Si cada uno está fuerte, concentrado y respeta a los demás, todo irá muy bien. Si uno no está así, falta algo y no sale igual.

-¿Le gusta venir a temporadas como las de Las Palmas de Gran Canaria, que son más pequeñas y cuentan con un trato más familiar que en los grandes teatros donde coinciden varias producciones a la vez y muchos solistas distintos?

-¡Por eso me encanta volver aquí! Es mi tercera vez y siempre espero que Ulises [Jaén, director artístico de ACO] me llame. Es como una familia. El equipo es maravilloso, el clima, la isla, el mar... y a nivel artístico todo es perfecto. Vamos todos juntos para intentar conseguir un éxito maravilloso. Eso se nota y es lo que más me gusta del lugar. Ulises creo que es una persona especial. Tiene un equipo maravilloso y llama a personas maravillosas para cantar. No solo son buenos cantantes, también son buenas personas.

Noticia relacionada

-Lo que vemos que hacen los cantantes sobre el escenario es muy complicado, pero no es menos difícil sobrevivir en el mundo lírico a nivel profesional. ¿Es así?

-No es nada fácil. Estamos muchísimo tiempo solos. En cada producción me quedo sola, no voy a comer con los compañeros ni nada, porque todo es muy cerrado. No tenemos tiempo para generar amistades ni para nada. Pero en Gran Canaria es muy diferente. ¡Aquí he comido demasiados torreznos! [ríe]. Es otro mundo. Otro clima, en todos los sentidos.

Claudia Pavone, en el escenario del Teatro Pérez Galdós.
Claudia Pavone, en el escenario del Teatro Pérez Galdós. Cober

-Además de cuidar la voz, lógicamente, para tener una carrera profesional estable y larga es importante seleccionar bien el repertorio que se canta. ¿Ha tenido que decir que no a muchas propuestas porque no eran adecuadas para su voz o porque no era el momento ideal para cantar esos roles?

-Sí, he tenido que decir muchas veces que no. Me han propuesto cosas que me encantaría cantarlas, pero he considerado que era demasiado pronto para hacerlo. Quiero tener una carrera larga y no una que sea como una estrella fugaz. Que sea preciosa y que no sea breve. Pero hay cosas que van cambiando. Cuando comencé a cantar 'La Traviata' no salía nunca. Iba del piso al teatro y del teatro al piso y a la cama. Ahora creo que lo mejor es hacer algo que me enriquezca el alma, porque también se ve después en el escenario. Hago muchas producciones, por supuesto, pero a veces también me regalo cosas.

-¿Saber escuchar a su propio cuerpo es importante para un cantante profesional?

-Sí. Absolutamente. Sobre todo si quieres cantar durante mucho tiempo. Hago privaciones por amor a la música. La soledad sí que me afecta muchísimo.

-Y muchos viajes por todo el mundo y sin poder disfrutar de las ciudades en las que canta, ¿es así?

-Sí. Mi familia siempre me pregunta sobre lo que he visto en los países en los que canto. Y les respondo que nada, el teatro y poco más. Siempre tengo mucho que estudiar. Ahora estoy centrada en 'La Bohème' pero sé que al volver a Italia tengo tres conciertos muy pronto. Y cuando libro aquí sé que tengo que estudiar. Me fui ayer a Maspalomas y me llevé las partituras para estudiar.

Claudia Pavone participa esta semana por tercera vez en la temporada de ACO.
Claudia Pavone participa esta semana por tercera vez en la temporada de ACO. Cober

-La profesión exige un estudio continuo...

- Una de las claves de esta profesión consiste en estudiar muchísimo. A veces, coinciden varios proyectos y nos olvidamos un poco de estudiar. Y no debemos hacerlo. Una de las claves del éxito es el estudio.

-Con el desarrollo tecnológico, cuando cante el martes 'La Bohème' en el Teatro Pérez Galdós, unas horas después ya habrá reacciones en internet a cómo le ha ido y se sabrá en todo el mundo. ¿Para usted es un plus de responsabilidad?

- Para mí no es un presión extra. Lo que hago, lo hago con todo mi corazón. Hasta ahora, siempre ha ido todo muy bien. Por eso no tengo mucho miedo.

-Pero son humanos y todo el mundo tiene un mal día...

- Claro que sí. Antes de salir a actuar siempre tienes miedo y sientes algo de presión, pero es lo que necesito para sacar lo mejor de nosotros.

- ¿La veremos en un futuro como la Violetta de 'La Traviata' en la temporada de Las Palmas de Gran Canaria? ¿Se lo han propuesto?

- No, pero me encantaría. No lo he hablado con Ulises [risas].

- ¿Qué tiene ese rol que es tan especial para usted?

-Violetta tiene tres sopranos en una sola voz y por eso es tan difícil vocalmente. También lo es física y psicológicamente. Por eso lo canto con todo mi cuerpo, corazón y alma. El éxito que me da es único. Me acuerdo que el año pasado lo canté en Toulouse. Después de la primera función, el director artístico me llamó y me dijo que hacía más de treinta años que no veía a todo el público puesto en pie. Yo lo canto llorando al final y aquella producción era muy especial. El año que viene voy a hacer dos debuts en Toulouse gracias al éxito de mi Violetta. Fue mi primer rol y lo debuté con el maestro Muti. Me abrió las puertas de mi carrera profesional. Tengo un recuerdo muy especial de aquella experiencia.

-Y vaya maestro para arrancar, Riccardo Muti...

- Sí, fue junto a Renata Scotto, una de las grandes también.

- ¿Qué tiene Muti que lo hace tan especial?

- Tuve mucho tiempo para estudiar el papel con él. Fue un privilegio aprender así una ópera tan enorme. En un teatro, habitualmente tenemos dos semanas de ensayos. Con él, estuve estudiando un mes y medio antes de las funciones. Por eso pudo darme todo su conocimiento y experiencia. Es una persona muy culta y con muchos conocimientos. Te hace conectar con la historia cuando cantas. Además tiene un gesto muy suyo. Cuando dirige te transmite una gran energía. Ve cosas que los demás no ven y que te lo transmite incluso con la mirada. Antes de aquellas 'Traviata' yo solo había cantado cosas pequeñas y en distintos concursos. Fue un drama y una gran presión estrenarme junto a él, pero fue algo que me ha dado muchas cosas importantes para mi carrera.

-¿Qué le recomienda a los que están estudiando canto o empiezan a tener una carrera profesional?

- Que estudien muchísimo. Que vayan a los concursos, porque te ayuda a entender cómo eres junto a otros cantantes. También que no tengan miedo a aprender de los demás. Tienes que encontrar personas que crean en ti y quieran ayudarte. La voz es muy importante. Pero también creo que es lo último. Se necesita ser inteligente musicalmente. Si tienes la voz, pero careces de inteligencia musical y no tienes curiosidad por aprender, todo se cae.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios