«Sin la música canaria, yo no sería tenor»

21/07/2019

El paso del tiempo y las exigencias profesionales no pueden con algunas amistades. Los tenores canarios Celso Albelo, Jorge de León y Francisco Corujo triunfan en los principales recintos musicales y escénicos del planeta por separado, pero el próximo sábado, día 27 de julio, se reúnen sobre el escenario del Auditorio Alfredo Kraus para celebrar con un concierto, que arrancará a las 20.30 horas, la amistad que les une y el 20º Aniversario de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas, que les acompañará en la velada.

El germen de esa amistad nació en 1998, cuando los tres coincidieron mientras estudiaban canto en el Conservatorio de Música de Tenerife, aunque Corujo y de León ya se conocían, porque son primos. «En el Conservatorio creamos unos lazos muy estrechos. Las carreras de cada uno se fueron desarrollando y ya en aquellos años hicimos algunos conciertos los tres juntos. Los hicimos, acompañados por un piano, en Lanzarote, Tenerife y Gran Canaria. Pero éramos incipientes profesionales», explica Pancho Corujo, entre risas, por teléfono desde Madrid.

El concierto que el público disfrutará en el Alfredo Kraus ya lo realizaron «hace cuatro o cinco años», apunta Corujo, en su Lanzarote natal. «Nos sirve de excusa para juntarnos los tres, porque nos resulta muy difícil. Puedo coincidir, en un momento dado, con uno u otro, o que ellos lo hagan, como pasa ahora en La Laguna», señala.

Corujo tiene claro que «la amistad» generada durante la etapa de formación de los tres tiene también mucha importancia en la vertiente profesional de cada uno. «Fue una coincidencia feliz, porque lo considero una pieza importante en nuestras carreras. Nos ha permitido compartir opiniones, cariños y consejos en esta difícil andadura profesional como cantantes», puntualiza el tenor conejero.

Sobre el escenario del recinto del paseo de la playa de Las Canteras acometerán un repertorio compuesto por arias muy conocidas de ópera y de zarzuela, así como una serie de canciones emblemáticas de la música popular canaria. Corujo atribuye una especial importancia a estos temas. «Cada uno hará su repertorio natural como tenor. Celso es lírico ligero, aunque cada vez se acerca más a tenor ligero; yo soy más lírico; y Jorge de León es dramático. Lo interesante del concierto es que permite escuchar un repertorio muy variado dentro de la cuerda de tenor. Haremos arias de ópera, de zarzuela y algunas piezas de música canaria. Me parece muy importante, porque sin la música canaria nosotros no seríamos hoy cantantes de ópera», asegura.

Profundiza en esta reflexión: «Los tres veníamos de esa raíz y en el Conservatorio nos perfeccionamos. Creo que hablo en nombre de ellos dos también si digo que ninguno llegamos allí con ánimo de ser profesionales del canto. Éramos unos entusiastas de la música, que en un momento dado acabamos en el Conservatorio y allí encontramos nuestra forma de vida profesional. Nunca pensé que iba a ser tenor y que llegaría a vivir de esto, como me ha sucedido».

Corujo tiene claro que «los canarios tenemos que poner en valor nuestra música». No se trata de un sentimiento de nacionalismo barato. «Es una música que nada tiene que envidiar a otros folclores o músicas regionalistas. Al contrario. Es muy valiosa y rica por las aguas de las que bebe. De la música latinoamericana y de la peninsular. No hay que olvidar, además, que por Canarias pasaron portugueses e italianos y así se generó un crisol cultural y de sangre. Si por algo se descubren en las islas tantos buenos músicos es por el folclore. Lo suelo repetir mucho. En Canarias no es algo extraordinario que un miembro de tu familia cante o toque el piano, la guitarra u otro instrumento. Eso genera una riqueza brutal», comenta sin ambages.

El concierto del próximo sábado forma parte de la conmemoración de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas, con la que Corujo ya ha actuado en otras ocasiones.

La batuta la llevará el grancanario Rafael Sánchez Araña. «Curiosamente, a pesar de que en las islas hay un montón de cantantes e instrumentistas, hasta Rafa no hemos tenido un director de orquesta canario. Directores de coro sí que hay y muy buenos. Me alegra mucho lo de Rafa. Hay que felicitarlo a él y felicitarnos todos», comenta.

Celso Albelo y Francisco Corujo, entre otros, alzaron la voz en marzo para denunciar la «injustificada» ausencia del tenor Jorge de León en la programación de ópera de su Tenerife natal. Preguntado sobre esta cuestión, Corujo se muestra muy claro. «Los teatros y las direcciones artísticas de los mismos tienen que tener ciclos. No puede seguir al frente alguien por los siglos de los siglos. Eso lo que lleva es a medrar y a convertirlos en reinos de taifas. Hay cosas que no son de recibo. He cantado en la Ópera de Tenerife. Celso, también. Lo que no me cuadra de ninguna de las maneras es que durante los últimos ocho años no lo haya hecho Jorge de León. Que alguien me lo explique y después veré si me lo creo o no. Jorge es un tenor de fama mundial, que triunfa en el Met [alude a la ópera de Nueva York] y en la Scala de Milán, por ejemplo. Además, su deseo es cantar en Tenerife», argumenta.

Amplía su razonamiento a partir de su propia experiencia. «En el mundo de la ópera hay tres razones que lo mueven todo. Están los problemas de fechas. Me consta que se pueden solventar. Si no, los tres no cantaríamos ahora en Gran Canaria. Es un concierto que se lleva gestando desde hace dos años para que coincidamos y para que sea en verano. La segunda razón es el caché. Me consta que en ese aspecto, si existen diferencias, se puede llegar a un acuerdo sin problemas. La tercera son los criterios artísticos y esos me gustaría que me los explicaran, porque hablamos de dinero público. Los tres, sin ir más lejos, hemos cantado en la temporada de los Amigos Canarios de la Ópera (ACO), en Gran Canaria».

Entre sus proyectos destaca dos citas que le hacen «una especial ilusión». «Me voy tras este concierto a la Coruña, donde haré el Don Ottavio de un Don Giovanni cuya dirección escénica asume el cineasta Carlos Saura y la musical Miguel Ángel Gómez Martínez. Significa mi estreno con ese rol en España. También me hace mucha ilusión un proyecto que dirige Víctor Formoso, que se estrenará en la Cueva de los Verdes, en Lanzarote, en la primera semana de noviembre. Se titula Fausto versus Mefistófeles y es con artistas canarios», avanza.