Proyecto

Red Beard, con un pie en la península y la vista en EE UU

16/02/2018

El nacimiento de Dakota ha supuesto una revolución. «Tener una hija lo cambia todo», dice Jaime Jiménez, por eso la música de Red Beard tomará un nuevo rumbo en lo que será su primer larga duración. Un trabajo que terminará de grabar en Texas dentro de dos semanas y con el que piensa abrir sus horizontes a paisajes menos hostiles con la música.

En Canarias se vive muy bien, pero el sol y las playas no te llenan la nevera», comenta el cantante y compositor Jaime Jiménez, que no encuentra en el Archipiélago una industria y un mercado que le permitan vivir de Red Beard, el proyecto musical en el que ya ha invertido cuatro años de trabajo.

Por eso, y bajo al protección del sello discográfico Peermusic, Jiménez buscará nuevos horizontes para su tercer disco, un álbum que terminará de grabar en marzo, en Texas, y que lanzará en abril. Este primer larga duración llevará el nombre de su hija Dakota. «No tiene nada que ver con el Estado. Es una palabra india que significa amiga y esa es la motivación máxima para este disco», comenta el músico que ya pudo testarlo en la sala Cool Stage de Madrid el pasado 20 de enero. «Fue la prueba de fuego. Vi entre el público a gente con camisetas de Red Beard, entonces te pones más nervioso porque sabes que esa gente ya te ha visto. Noté cómo aceptaron el show nuevo. La gente se vino arriba al final gritando el Hold On, el nuevo single y dices: ¡guau!, a la gente le mola», explica sobre la reacción a este tema lanzado el pasado 9 enero como adelanto de Dakota. Un trabajo en el que «se ha endurecido el sonido. Vamos hacia un rock sureño mucho más duro, no hay tantos matices folck ni acústicos. Es un cambio que siempre tenía en mente pero no veía el momento y creo que el momento era ahora», explica el músico cuya banda ha cambiado totalmente de composición con Francisco Marrero Fajardo al bajo, Daniel Cárdenes Macías en la batería y Giuseppe Fabio La Perna en la guitarra. Ellos serán los encargados de darle la potencia que busca para sus temas, al estilo de Lynyrd Skynyrd, The Allman Brothers o Blackberry Smoke.

Tras grabar el disco y lanzarlo, entre abril y mayo, Red Beard se unirá a los grupos The Milkyway Express y The Soul Jacket para recorrer seis ciudades -Madrid, Sevilla, A Coruña, Vigo, Valladolid y León- en la gira denominada Trinidad Road Tour. Y, en verano, será el momento de reconfirmar la aceptación de su propuesta en Estados Unidos en una gira que lo llevará a Texas y posiblemente a Luisiana, Nuevo México y Arizona.

Será un paso más en una carrera iniciada en 2014 y que desembocará inevitablemente en su salida de Canarias. «Viendo el panorama, aquí no quedan muchas esperanzas, pero no solo para la música sino para cualquier profesión», comenta Jiménez que, a corto y medio plazo, prevé irse a vivir a la Península, pero que, en realidad, mantiene viva la esperanza de establecerse con su americana music en Estados Unidos.

Sin industria musical local.

Jiménez está orgulloso de haberse ganado un espacio en el panorama del country español, pero confiesa que no ha sido fácil. Sobre todo en Canarias, donde la falta de salas y un público acostumbrado a los conciertos gratuitos complican la vida a los artistas. Dice que la creación de una industria musical requiere del apoyo de las administraciones. Añade que no es una cuestión de dinero aunque recuerda que «los ceros de las subvenciones a la música clásica van unos detrás de otros».