Pablo Milanés ofreció muchísimos conciertos en Canarias. / c7

«Nos hemos quedado un poco huérfanos»

El mundo cultural de Canarias destaca la humanidad del artista cubano, su cariño por las islas y su enorme dominio de la melodía, con un nivel enorme de poesía

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

El fallecimiento de Pablo Milanés ha sido muy sentido en Canarias. La relación del artista cubano con las islas ha sido muy intensa a lo largo de los años, con infinidad de conciertos y proyectos. La Nueva Trova fue una nueva corriente musical encabezada por Silvio Rodríguez, Noel Nicola y el propio Milanés, a partir del año 68, que logró hacerse un hueco, pero la poética de Milanés, su romanticismo y su forma de ver la vida le hacían una «persona muy especial». El mundo de la cultura en Canarias ha quedado consternado. Recordar que Pablo Milanés tenía programado un concierto el pasado verano en Agaete, pero finalmente se suspendió.

La cantante grancanaria Olga Cerpa, junto a Mestisay, compartió la experiencia con Pablo Milanés, hace año y medio, de cantar un tema con él, en el proyecto discográfico 'Palosanto'. «Fue en mitad de la pandemia. Él ya estaba malito y con muchos problemas de salud. Se encontraba en una especie de burbuja y grabamos en el mismo estudio pero días distintos. Yo le pasé mi voz y él grabó la suya. Recuerdo que se vino arriba y no quedó muy satisfecho con su grabación y la repitió. Ese tema 'Ojos malignos' quedará para siempre en mi recuerdo. Pablo Milanés nos ha dejado un poco huérfanos a toda una generación. Fue un referente de la Nueva Trova, y dominaba la melodía como nadie, con un nivel poético altísimo. Es un día triste. No era solo patrimonio de Cuba, sino de toda la música en español», destacaba.

Por su parte, el artista palmero Luis Morera se enteró de la noticia a través de la llamada de CANARIAS7. «Qué noticia más triste. Era de mis cantantes preferidos y destacaba principalmente como ser humano. Yo era de su misma vereda y tenía mucho que ver con él en su forma de ver las cosas, de expresarse, etc. Tuve varios encuentros con él a lo largo de mi carrera musical y coincidimos de forma esporádica en varios camerinos. Era una persona que admiraba», afirma el compositor e intérprete palmero y voz de Taburiente, que no esperaba recibir esta triste noticia que ha supuesto una enorme consternación en el mundo de la cultura.

«Su música ha influido, así como su persona», destacaba Chano Gil, director de la Gran Canaria Big Band. Se da la curiosa circunstancia que la Big Band «tuvo la oportunidad de hacer algunos arreglos de temas de Pablo Milanés, como 'Ámame como soy'. Su música se podía adaptar perfectamente al jazz y así lo hicimos. Es una alegría para nosotros poder tener ese gran recuerdo con un formato muy distinto al suyo, pero que muchas generaciones tuvieron a Pablo Milanés como referente». Chano Gil destacó que tenían un proyecto en marcha, que se interrumpió por la pandemia, junto a Silvio Rodríguez, «que quizás pueda ser un buen momento ahora para pensar en retomarlo nuevamente», destacaba.

«Sobran las palabras. Siempre la pérdida de un gran artista supone una pérdida para la música. Pero hay que reconocer, admirar y disfrutar de todo el legado que ha dejado. Cuando vivía en Nueva York tuve la oportunidad de verlo en el Carnegie Hall y fue una gozada. La música siempre perdura y todo ese tesoro que ha dejado lo tenemos para disfrutarlo siempre», apunta el pianista y director de Fábrica La Isleta, José Alberto Medina. Del cantautor cubano se queda con «su capacidad para comunicar. Sus letras te llegan y se identifican siempre con una parte de ti. ¿Quién no se ha identificado con alguna de sus canciones? Es de lo más bonito de la música», añade.

Por último, el director general de la Fundación Auditorio Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, Tilman Kuttenkeuler, reconoce que ha sido «una sorpresa muy triste» su fallecimiento. «Lo conocemos de muchos conciertos en esta institución. Fue un artista con el que hemos compartido muchos momentos, al igual que el público. Era un amigo y un artista de la casa. La noticia es muy triste, pero para un artista el gran éxito es que su música sigue siempre con nosotros y en su caso así sucede», comenta. A la hora de programarlo, reconoce que la Fundación «nunca tuvo problemas con él. Con todos los artistas existe un 'feeling' o no existe. Con Pablo sí lo teníamos», subraya.