Borrar
Piotr Beczala y Erika Grimaldi, como Mario Cavaradossi y Tosca, respectivamente, durante el ensayo general del pasado domingo. Nacho González (ACO)
Lo que pudo haber sido y no fue

Crítica de la ópera 'Tosca'

Lo que pudo haber sido y no fue

Un sonoro 'gallo' de Piotr Beczala en medio de la emblemática aria 'E lucean le stelle' marcó su estreno en la temporada de la capital grancanaria

Cayetano Sánchez

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 21 de febrero 2024, 23:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La presencia del polaco Piotr Bezcala –uno de los tenores líricos más aclamados del actual panorama– es uno de los grandes reclamos de la 57ª Temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria-Alfredo Kraus. Su presentación en la ciudad la hizo con uno de los títulos más celebrados de toda la historia de la lírica, 'Tosca', de Puccini, compositor de quien se conmemora este año el centenario de su fallecimiento, el próximo mes de noviembre. En la actualidad la fama y la leyenda atribuyen al Mario Cavaradossi de Bezcala la mejor interpretación actual del mítico personaje en los principales escenarios del mundo, donde lo habitual es que bise (repita) su aria más emblemática: 'E lucean le stelle'.

La expectación era máxima entre el público local cuando el artista acomete esa interpretación con poderío y arrojo, pero un sonoro 'gallo' hizo su aparición en la mitad del tema, para desconcierto del respetable. Una verdadera decepción y pena se adueñó de todos, pues queda claro que Bezcala es un lírico con timbre muy grato, atractivo, y con una cuidada línea de canto, a quien la noche le jugó una mala pasada.

Nada que objetar al resto del reparto, con una Tosca impecable por parte de Erika Grimaldi, llena de matices y potencia, y un Scarpia de referencia por parte George Gadnidze.

Igualmente acertados el resto del reparto, incluyendo al Coro del Festival y al Coro Infantil de la OFGC, que cumplieron con creces su cometido.

Protagonista de la noche fue la orquesta grancanaria, bajo la dirección de Ramón Tebar, en una partitura que le ofrece tanto protagonismo en solitario como en la tensión, el drama y en el uso de motivos conductores ('leit-motiv') que identifican tanto a los personajes como las distintas situaciones dramáticas. Espléndida instrumentación, llena de vida y color.

Los puntos negativos de la velada los suma la puesta en escena, tanto por la escenografía como por la dirección. Decorados vistosos pero ya vistos, abigarrados e innecesarios con los gustos actuales, donde el «menos es más» es tendencia. Si a ello se une que los cambios añaden una hora más de función y dos intermedios, poco más que añadir... La presencia de tantos personajes sin justificar en las escenas más íntimas de la trama sólo producen 'ruido' y confusión y le restan protagonismo al sí justificado baño de masas del 'Te deum'. La visión de la tortura a Scarpia en escena; anacronismo injustificado.

Ficha:

El público, el más internacional que recuerdo, aplaudió con fervor y compresión en todo momento.

Autor: Giacomo Puccini. Reparto: Erika Grimaldi, Piotr Bezcala, George Gadnidze, Max Hochmuth, Fernando Campero, David Barrera, Isaac Galán y Marina Díaz. Dirección musical: Ramón Tebar. Dirección escénica y escenografía: Daniele Piscopo. Lugar: Teatro Pérez Galdós. El estreno fue el martes, 20 de febrero, y se repite este jueves y sábado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios