Imagen promocional de Gloria Isabel Ramos Triano. / C7

«El público quiere música que le relaje y no solo le haga pensar»

La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) estrena este viernes, en su concierto de abono, la obra 'amazon', de la artista tinerfeña

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Bajo la batuta de Josep Gil, la OFGC afronta este viernes, a partir de las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus, el programa denominado 'Música canaria para el siglo XXI'. Interpreta por primera vez en España 'amazon', de la directora y compositora tinerfeña Gloria Isabel Ramos Triano, así como 'Shibboleth' de Juan Manuel Ruiz que cuenta con la participación Coro de la formación insular. El repertorio se completa con la 'Sinfonía nº 1' del finlandés Jean Sibelius.

-¿Qué le inspiró la composición de 'amazon'?

-Tengo que pensarlo. La necesidad de escribir en música unas visiones sobre la figura mítica o mitológica de las amazonas, esas mujeres fuertes que van cabalgando por paisajes fuertes y difíciles. Fue como una doble visión, una mitológica que no existe salvo en las invenciones y en paralalo están nuestras vidas, donde vamos cabalgando como esas amazonas por paisajes difíciles. Ese fue el impulso interior y quise ponerlo en música. El primer aspecto fue cabalgar, que es como empieza la obra. Musicalmente hablando es una célula motívica muy breve, en lo referido a melodía y ritmo que se repite y va creciendo. Es como el cabalgar de unos caballos musculosos y el ruido de las herraduras al chocar contra el suelo. Esto llega a un clímax y entonces se llega a un momento contrario, de reflexionar y nostalgia. Todo eso se va alternando en la obra.

« 'amazon' transmite energía, emoción y ganas de seguir en la brecha»

-¿Cómo se plasma ese homenaje a la mujer y a las amazonas con música?

-Es un homenaje a la mujer y a las amazonas en sí mismas. Pretendo que quien lo escuche tenga energía. Es una música que da energía, que emociona y genera ganas de seguir luchando, en el buen sentido de la palabra. Da ganas de seguir en la brecha.

-A la hora de estrenar la obra con la Sinfónica de Pittsburgh, ¿'amazon' le sorprendió con nuevos matices al escucharla interpretada por esa orquesta en directo?

-Siempre ocurre. Una cosa es lo que tienes en la mente, otra lo que está escrito en la partitura y otra más es cuando la ves explotar en sonido. Cada orquesta suena diferente. Vengo ahora de un ensayo de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y me he quedado sorprendidísima al ver que cosas que con la otra orquesta apenas se escuchaban, aquí sí que se escuchan y salen de forma natural. También he visto que otros elementos que allí sí que se escuchaban, aquí pasan a un segundo plano. Con cada orquesta, la misma obra suena diferente

-¿Qué características la definen como compositora? ¿Qué referentes contemporáneos tiene?

-Es difícil de decir. Quizás le correponda decirlo a los críticos y a las personas que escuchan mis obras. En general como directora he tenido la oportunidad de conocer muchas obras de infinidad de compositores y eso genera un bagaje dentro de la misma persona. Hay que tener en cuenta que estamos en un tiempo de cambio en cuanto a la estética en general y a la música en particular. Hasta hace 20 años, que un compositor contemporáneo introdujera un acorde tonal en su obra estaba muy mal visto. Ahora ha habido un cambio, incluidos los socioeconómicos y políticos. Eso ha llevado a que la gente quiera escuchar música que le llegue al corazón, que no sea una mera elucubración intelectual. Estoy a favor de las elucubraciones intelectuales porque nos abren nuevos caminos, pero en este momento los creadores y el público quieren una música que les relaje, que les de energía y que no solo les haga pensar. Eso me define actualmente como compositora.

-¿Queda mucho camino por recorrer para que los programadores y el público pierda el miedo a la música contemporánea en las salas sinfónicas?

-No podemos quejarnos, porque hemos avanzado y seguimos avanzando. Hay que esperar y desear que sigamos avanzando y que el público tenga curiosidad intelectual y emocional por involucrarse con los músicos y los artistas para escuchar lo que tenemos que decir.

-¿Nos puede avanzar algunos detalles de su próxima pieza?

-Desde 'amazon', que creé hace año y medio, he compuesto varias obras orquestales y de cámara y se han estrenado al menos otras dos. Actualmente, estoy componiendo una obra orquestal desde hace tres semanas. Se llama 'Atalanta' y es para una gran orquesta sinfónica. Espero acabarla en las próximas dos semanas. Es menos hollywoodiana que amazon, pero es muy energética, intensa y con fragmentos muy líricos.