Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 29 de mayo
Imagen de la presentación de 'El matrimonio secreto'. Cober

'El matrimonio secreto' despliega por primera vez en Canarias su soplo de aire fresco y risas

La ópera cómica de Cimarosa se podrá ver en el Teatro Pérez Galdós, dentro de la 57ª temporada de ACO, los días 23, 25 y 27 de abril

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 17 de abril 2024, 15:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras un arranque de temporada marcado por la tragedia, pasajes de tortura, fusilamientos, amores imposibles y la muerte, de la mano de 'Tosca' y 'La Bohème', los aficionados a la ópera en Gran Canaria tienen un respiro con el tercer título del año, 'El matrimonio secreto' (Il matrimonio secreto), de Cimarosa, que tiene como aliciente adicional que hasta ahora nunca se ha representado sobre un escenario del archipiélago.

Con una producción propia, los Amigos Canarios de la Ópera (ACO) representan este título cómico en dos actos los días 23, 25 y 27 de abril, siempre a partir de las 20.00 horas, en el Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria, con un elenco encabezado por los cantantes Rubén Amoretti, Giuliana Gianfaldoni, Maxim Mironov, Aitana Sanz, Olga Syniakova y Fernando Campero.

Ulises Jaén, director artístico de ACO, destaca que se trata de «una obra de arte, una comedia fantástica», que se desarrolla «con mucho humor y con una música maravillosa». «Es un género diferente a la ópera bufa, es una obra de arte muy especial», subraya el responsable artístico de la temporada, que puso en valor que 'El matrimonio secreto' tendrá su puesta de largo en el archipiélago con un elenco «excepcional» en el que se mezcla la juventud y la veteranía y donde todos los cantantes debutan sus respectivos roles.

Lorenzo Coladonato, que llevará las riendas de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) en el foso, califica como «injusta» la falta de conocimiento general que reina en torno a este título de Cimarosa. Lo atribuye a «Mozart», coetáneo del compositor italiano, cuya fama y talento sepultó todo lo que germinaba en el siglo XVIII. Desde su punto de vista, 'El matrimonio secreto' tiene influencias tanto de «la escuela napolitana» de compositores a la que pertenecía Cimarosa como de la «música popular, como sucede en dos momentos en el arranque, que son pura música napolitana».

El director de escena Daniele Piscopo reconoce sentirse especialmente cómodo con esta ópera, que se ajusta a sus preferencias. «En las óperas bufas o cómicas la dirección de escena es más libre, permite inventar cosas y poner la esencia propia», explica sobre un título que desde su punto de vista es muy cercano al «Music Hall contemporáneo». «Cada cantante tiene cuatro cambios de vestuario. Además, no solo cantan, sino que tienen que ser actores y moverse con mucha energía» para dar vida al libreto, añade Piscopo.

Los recitativos son capitales

Destaca también la importancia de trabajar bien con los cantantes «los recitativos». «En este repertorio, si no se trabaja bien los recitativos, se pierde todo», subraya quien recomienda especialmente a los jóvenes que vean este montaje divertido y ameno.

Giuliana Gianfaldoni, que da vida a Carolina, asegura que «la ópera está cambiando, no solo se representan dramas y cadáveres». «La alegría de esta ópera es importante para recordar que la vida es alegre y que todo se puede resolver», añade.

Para su compañero Maxim Mironov, que encarna a Paolino, se trata de una «ópera estupenda y alegre», que para el espectador es como si estuviese viendo «una película que se desarrolla en directo en un teatro», gracias a unas escenas que explican muy bien la trama y que transcurren en una casa y en un jardín, mientras «suceden muchas cosas».

Comedia y drama

El bajo burgalés Rubén Amoretti, habitual desde hace años en las temporadas líricas de la capital grancanaria, agradece el soplo de aire fresco que aporta 'El matrimonio secreto' dentro del repertorio. «Tiene una música maravillosa. Hace más de veinte años la canté, pero asumí el rol del conde Robinson», rememora este cantante que en sus inicios fue tenor y que en este montaje encarna a Don Gerónimo.

Amoretti asegura que los montajes operísticos dramáticos le resultan más sencillos que los cómicos, porque en los segundos «la música te sirve para hacer reír, ya está escrito».

Giuliana Gianfaldoni, por su parte, considera más complicada la comedia, ya que «la emoción del drama es mucho más inmediata y resulta más complicado hacer reír al público que hacerlo llorar», punto de vista que también comparte el tenor Maxim Muronov.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios