«Mi Tosca está al servicio de Puccini»

05/04/2019

Tosca regresa a la temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus con un montaje caracterizado por un reparto vocal de campanillas y una apuesta escénica que busca respetar el espíritu original con el que dotó a esta trágica historia el compositor italiano Giacomo Puccini.

«Canto al servicio de Puccini, mi Tosca está a su servicio. Para mí, supone una gran responsabilidad cantar este rol aquí, tras conocer los nombres de las que la han hecho antes», apunta la soprano vienesa Martina Serafin, que se estrena en la temporada que organiza la asociación Amigos Canarios de la Ópera (ACO) con este papel fundamental dentro del repertorio tradicional.

La sueca Märta Birgit Nilsson y la catalana Montserrat Caballé han sido algunas de las sopranos que han encarnado este personaje en la capital grancanaria.

Las representaciones de los días 9, 11 y 13 de abril, siempre a partir de las 20.00 horas y en el teatro Pérez Galdós, suponen la 11ª ocasión en la que esta ópera de tres actos, con libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, se puede disfrutar dentro de la temporada anual de ACO.

La austríaca Martina Serafin reconoce que el rol con el que se estrena con ACO tiene «múltiples facetas». «Tosca da un giro de 360 grados durante la ópera y todo el segundo acto se puede entender como un recitativo casi continuo. Se trata de una ópera con una música y un libreto maravillosos. He buscado afrontar bien los aspectos interpretativos, porque se trata de una mujer apasionada, amada, celosa, engañada, muy pasional, amante y asesina», dice la cantante durante la presentación del montaje en el teatro Pérez Galdós.

Óscar Muñoz, presidente de ACO, considera que esta asociación es muy «afortunada» por el hecho de disponer de un reparto «de máximo nivel» para revivir esta pieza de Giacomo Puccini.

«El elenco es del nivel de la Scala de Milán o del Metropolitan de Nueva York, en una de sus funciones buenas. Creo que esta Tosca será historia en la trayectoria de ACO», lanza, sin ambages, Muñoz.

Ulises Jaén, director artístico de la temporada, comparte las loas del presidente de ACO y considera que esta Tosca se enmarca dentro de una política que busca «fomentar que los mejores cantantes del mundo y otros jóvenes» se suban al escenario del recinto de la desembocadura del barranco Guiniguada.

Subraya que se trata de una ópera que hará las delicias de los melómanos y que también es perfecta para crear afición entre los más jóvenes. «Al ensayo general del domingo asistirán 300 niños, de edades comprendidas entre los 11 y los 27 años, de institutos, colegios y conservatorios. Es un montaje que gustará hasta a los que nunca han asistido o escuchado una ópera», explica Ulises Jaén.

Sobre el escenario, el público contemplará la «Tosca que escribió Puccini», asegura sobre esta apuesta «clásica», pero no antigua.

Buena culpa de ello tiene la dirección escénica que firma Carlo Antonio de Lucia.

«La escenografía no debe comprimir o frustrar la personalidad de estos excelentes cantantes. Tampoco debe dirigirlos. Soy de la idea de que la mejor dirección escénica es la que no se ve. Debe ser natural. No me considero un creador, sino un intérprete de lo que creó el compositor», comenta Carlo Antonio de Lucia.

Se entrena dirigiendo Tosca el director musical Francesco Ivan Ciampa, que ha llevado las riendas de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) dentro de esta temporada en otras tres ocasiones. «Me entiendo muy bien con esta orquesta. Sigo uno de los mejores consejos que me dieron y es que no dirijo las notas, sino las palabras, porque el objetivo es que se entienda lo que sucede sobre el escenario. Se trata de una ópera de atmósferas», apunta el director italiano, que reconoce que la primera ópera que recuerda haber escuchado de niño fue, precisamente, Tosca.