Los clásicos tienen nueva vida

Los Pin Up Recordings de Alby Ramírez inician un proyecto de revisión de algunos de los temas más significativos de la cultura popular insular. La serie se estrena con ‘Borracho hasta el amanecer’.

David Ojeda
DAVID OJEDA

El espíritu parrandero y coral de Borracho hasta el amanecer, el clásico más clásico de Los Coquillos, cobra nueva vida como tema de estreno de las Pin Up Recording Sessions que nacen del estudio de grabación de Alby Ramírez. El confinamiento ha disparado la imaginación del músico, que imagina nuevos caminos para clásicos del pop canario en este proyecto.

El estado de alarma irrumpió en los estudios de Ramírez en plena grabación del proyecto en solitario de Samuel Sánchez, miembro de Aburrido Cósmico. Lejos de desconectar, se puso manos a la obra para dar forma viejas ideas que andaban hibernando. Ramírez es miembro de la alineación titular de Birkins, pero también ha tocado con Señor Natilla Aburrido Cósmico e, incluso, los propios Coquillos.

«Cuando todo paró empecé a trabajar con cosas que tenía a medias. Como tengo el estudio en casa quería ver hasta dónde podía llegar haciéndolo casi todo solo. Recordé que cuando tocaba con Los Coquillos solíamos acabar los conciertos con una versión de Borracho hasta el amanecer que sonaba como muy balada de los 50; le propuse a Ginés Cedrés grabarla, le gustó la idea e hizo la voz en su casa, y el resto lo hice yo en mi estudio», explica Ramírez, quien con los coros de Sari Montelongo añadió tocados por él pasajes de guitarras de todo tipo, una base rítmica creada con un Farfisa o hasta arreglos de cuerda con un Mellotron.

El tema se publicará este viernes en todos los soportes digitales, con una portada creada por Rubén Hernández, y no nace con fecha de caducidad. «Esto no se va a limitar al confinamiento. Ya estoy trabajando en el segundo y el tercer tema», indica.

Este Borracho hasta el amanecer tiene hechuras de bolero. Una vida totalmente distinta a la que le dio fama. Y esa será la línea que sigan las demás canciones. «El propósito era hacer algo totalmente desconcertante. Soy de la idea de que si no puedes hacer algo totalmente diferente a la original no lo hagas. En mi caso tengo la suerte de que cuento en el local con muchos juguetitos que me ayudan a dar distintos colores a las canciones», expone.

El resultado ha dejado contentas a todas las partes, aunque ha sido extraño para el impulsor de la idea. «Estoy acostumbrando a trabajar de manera colectiva, con una lluvia de ideas en las que todo el mundo vomita cosas que se pueden aprovechar. Notas cuando trabajas y lo haces todo prácticamente solo que te falta esa seguridad de poder contrastar con alguien lo que estás haciendo. Hasta que no le envié el resultado final a Ginés Cedrés y él no me dio su visto bueno no me quede tranquilo», señala.

Sin parar

Sus Pin Up Recordings no han parado de producir desde que los puso en marcha hará unos dos años. Allí se cocinó buena parte del You Are Not Alone de Birkins. Durante la pandemia Ramírez también ha construido sonidos incorporados al EP de Thunderfellows que Rubén y Darío Hernández concibieron en su estudio Sibiyibi. También ha añadido pistas de guitarra para el trabajo de Belén Doreste en Lajalada.

Sin escenarios en los que tocar, la reinvención en el estudio está siendo vitamina para creadores inquietos como Ramírez.