«La música es libre y luchamos para que lo sea»

El catalán Nil Moliner presentará el próximo 1 de mayo, a partir de las 21.00 horas, en The Paper Club de la capital grancanaria, su álbum ‘Bailando en la batalla’. El 30 de abril toca en El Aguere.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

— Visitará Las Palmas de Gran Canaria el próximo 1 de mayo. ¿Ha estado antes en las islas? ¿Cómo reacciona el público isleño ante su música?

— Nunca he estado en las Islas Canarias y me muero de ganas. Tengo amigos canarios y el carisma que tienen es inconfundible e inspirador. ¡Tengo la oportunidad de ver comentarios de seguidores canarios y son preciosos!

— Ha dado muchas pistas de su trabajo antes de publicarlo. ¿Es una forma de despertar la curiosidad de sus seguidores?

— Me gusta crear un mundo alrededor de todo esto, y claro, me encanta crear intriga sobre lo que va a pasar... por eso decidimos dar pistas para que la gente calentara motores.

— ¿Cómo definiría ?

— Desde mi punto de vista es un álbum sincero, fresco, desnudo y lleno de vivencias y situaciones reales que me han pasado.

— Con llegó su éxito. ¿Qué supuso para usted ese EP?

Hijos de la tierra, sin duda, fue el principio de todo. Mi primera gira, mis primeros singles.. Un antes y un después en mi carrera, después de mucho tiempo haciendo covers de otros artistas y conciertos de batalla. Fue mi carta de presentación al mundo.

— ¿Cómo afronta el éxito y la popularidad que está experimentando en los últimos tiempos?

— Lo vivo bien, siempre con los pies en el suelo. Me hace mucha ilusión cuando la gente se acerca con respeto a decirme lo mucho que supone mi música para sus vidas. No hay palabra para definir eso. Supongo que la clave es tener un entorno de familiares y amigos muy sanos.

— Compone usted mismo canciones con las que transmite su buena energía, optimismo y vitalidad. ¿Tiene también días malos en los que le gustaría componer algo más pausado?

— Me gusta que mi música sea optimista, puede que sea desde el punto de vista en que las escribo, pero no escribo con ese objetivo. Hago música para expresarme y para transmitir y remover cosas a los demás. He escrito canciones llorando, como sucedió con Déjame escapar o Soldadito de hierro.

— Uno de sus temas, , es un canto a superar la ansiedad a través del optimismo. ¿Cómo se afronta la hoja en blanco para tratar de sacar una sonrisa en un momento así?

— Aunque la canción sea muy optimista, recuerdo escribirla en medio de un ataque de ansiedad. En ese momento, esa canción me salvó la vida. Fue una vía de escape para no pensar en nada más, para dejarme llevar. Me obligué a sacarme una sonrisa escribiendo. Se puede decir que la música ha sido mi salvavidas.

— También ha compuesto para Eurovisión, en concreto, dos de los temas candidatos a representar a España en el festival, y . ¿Cómo afrontó esa labor? ¿Trabajó de forma distinta que con el resto de canciones que compone para usted mismo?

— Totalmente. La manera de trabajar fue muy distinta. Cuando se hacen canciones para uno mismo cuesta mucho, hay que tener paciencia para que las palabras y los versos empiecen a tomar forma. Indagar en tu interior a veces da miedo y cuesta, pero cuando se trata de otra persona, no es el mismo proceso. Esa persona te explica que es lo que siente y a partir de ahí escribes, aunque el proceso de Nadie se salva y Que nos sigan las luces fue distinto, ya que presentábamos los temas hechos al equipo de Operación Triunfo y después con los artistas modificábamos lo que fuera.

— Precisamente su vinculación con Operación Triunfo le ha servido para darse a conocer. ¿Qué opina de este formato televisivo?

— Es un formato de entretenimiento muy bueno. Me encanta que haya programas donde se hable de música, de componer, de trabajar duro y de que nada llega regalado, porque al final es un camino de construir con cada paso y con mucho trabajo y constancia.

— Comenzó en el mundo de la música en un grupo, CyBee. ¿Prefiere trabajar con una banda o en solitario?

— Es totalmente distinto. En una banda de cuatro miembros lo compartes todo, el sueño es compartido con los cuatro al mismo nivel, las penas, los alegrones, las buenas noticias y las malas. Ahora todo esto me afecta solo a mí. Resulta obvio que a mi equipo también, pero la presión y todo lo que sucede recae todo en mí y cuesta de gestionar, pero por eso mismo doy gracias a todo el equipo humano que hay detrás del proyecto.

— También ha participado en la composición de un tema que relata la experiencia de las personas que cruzan el mar y para mostrar las injusticias sociales. ¿Entiende la música como una forma de reivindicación?

— Entiendo la música como un canal de comunicación directo, sin filtros. Un canal donde cada uno expresa eso que siente de la manera que quiera. La música es libre o al menos, debe serlo y luchamos para que lo sea. Hay que ser consciente de que eres un altavoz para mucha gente. En ese momento, la rabia y la impotencia me hicieron escribir una canción como Tal vez.