Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
La directora estonia Kristiina Poska. C7
«Dirigimos grandes orquestas, el mundo masculino se desvanece»

Kristiina Poska, directora de orquesta

«Dirigimos grandes orquestas, el mundo masculino se desvanece»

Este martes lleva las riendas de la London Philarmonic en el Auditorio Alfredo Kraus, desde las 20.00 horas, dentro del 40º Festival de Música de Canarias

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 30 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La directora estonia se estrene martes en un podio español, a partir de las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus, dentro de la 40ª edición del Festival de Música de Canarias. Mañana repite con la London Philarmonic, a la misma hora, en el Auditorio de Tenerife Adán Martín.

-¿Qué característica destacaría de la London Philarmonic Orchestra?

-Es, por supuesto, una de las orquestas líderes. Estuve trabajando con ellos hace unos meses y la experiencia fue absolutamente maravillosa. La orquesta tiene una combinación única de vanguardia, potencia, flexibilidad y elegancia. Todo lo que uno necesita. Como grupo de personas, quiere buscar el mejor resultado posible y la calidad es su prioridad. Uno lo siente claramente. También son muy rápidos en su forma de trabajar. Apuestan por ¡no perder el tiempo, sino ir directo a la meta! También siento que es una de esas orquestas que tiene un sonido propio y específico. Esto es realmente algo digno de apreciar, ya que cada vez más orquestas tienden a sonar igual.

-¿Cómo valora la pieza 'Tajogaite', de Gustavo Díaz Jerez?

-Me gusta mucho interpretar música nueva, ya que nos da la oportunidad de hablar con compositores vivos y acercarnos mucho a las ideas iniciales y auténticas de la pieza. El concierto para piano 'Tajogaite', de Gustavo Díaz-Jerez, es definitivamente una de las nuevas composiciones más interesantes que he dirigido. Lo que siento que es muy especial y muy valioso por la combinación entre un lenguaje que se desarrolla al mismo tiempo desde la perspectiva del intérprete (Gustavo es un pianista magnífico, ¡y tocará el concierto!) y desde la perspectiva de un compositor, que trabaja con un trasfondo teórico muy intrincado e intrigante. La música se basa principalmente en el concepto matemático de los fractales, que encontramos en todas partes en la naturaleza. En cierto modo, es la forma en que la naturaleza aborda la complejidad. El concepto de fractales ha sido una fuerte guía a lo largo del proceso compositivo; sin embargo, este concepto matemático se ha transformado a través de enormes cantidades de creatividad, dando como resultado una pieza muy poderosa con el debido al enfoque fractal subyacente.

-¿Qué nos puede adelantar sobre la versión que tiene en mente del 'Concierto para violín nº2', de Price? ¿Ha dirigido con anterioridad al solistas Pieter Schoeman?

- Creo que en este caso mi interpretación es en gran medida la interpretación del solista. He tocado esta pieza dos veces, con diferentes solistas, uno de ellos Pieter Schoeman. Lo que me gusta de su enfoque es la forma sólida y seria de abordarla. Combina habilidades técnicas perfectas con una amplia paleta musical y emocional, añadiendo así un toque extra a la música que saca lo mejor de la pieza.

«'Tajogaite' es una de las nuevas composiciones más interesantes que he dirigido»

-¿Cómo se afronta una obra tan popular, incluso por los que no son conocedores de la música clásica, como la 'Sinfonía nº5', de Beethoven? ¿Qué idea nos puede adelantar sobre la versión que protagonizarán en el Festival de Música de Canarias?

-A pesar de que la 'Quinta Sinfonía' de Beethoven es una pieza tan popular, nunca pierde su relevancia. Para mí esta música siempre está 'actualizada'. Tiene mucho que ver con lo que creo que es una de las ideas o conceptos principales de la música de Beethoven: «Per aspera ad astra» (El viaje de la oscuridad a la luz). Todos nos enfrentamos a esto en algún momento de nuestras vidas, puede que durante toda nuestra vida. Todos queremos pasar de la oscuridad a la luz. Beethoven ha traducido este viaje como ningún otro -y de manera sublime- en su música. Cada vez que interpreto a Beethoven busco formas de darle vida a este concepto en el aquí y el ahora, basándome en las muy precisas pero al mismo tiempo enigmáticas partituras de Beethoven. Soy uno de esos directores que cree firmemente en las marcas de 'tempo' originales de Beethoven. Incluso si la tradición es diferente, creo y siento firmemente que reflejan exactamente esta lucha por la libertad. Al mismo tiempo, siempre trato de buscar transparencia en el sonido y un fraseo nítido. Creo que estos son los ingredientes que mejor se adaptan al mensaje universal escondido en la música de Beethoven.

Kriistina Poska y Gustavo Díaz-Jerez preparando la obra que estrena el segundo. C7

-¿Sigue siendo la dirección de orquestas una labor dominada por los hombres o considera que se ha avanzado mucho en favor de la igualdad?

-Por supuesto que las cosas han cambiado enormemente. He visto muchas evoluciones positivas y estoy feliz de tener cada vez más compañeras. El viejo mundo masculino parece desvanecerse. Hoy en día, a las mujeres se les permite explorar sus deseos y ambiciones y desarrollarlos a un alto nivel, permitiéndoles, por ejemplo, dirigir las orquestas más prestigiosas. Es importante señalar que para mí esta evolución tiene muy poco que ver con la cuota o la discriminación positiva. Las mujeres deberían ponerse de pie y hacer que su voz sea tan fuerte como quieran. Como algunos hombres todavía viven en el pasado, muchas mujeres también siguen viviendo un papel de víctima, sin que se les permita alcanzar sus objetivos. Es simplemente la carga del pasado que llevan consigo. Este tema pide una conciencia global sobre las viejas tradiciones y patrones, y encontrar un equilibrio saludable entre masculinidad y feminidad. Ying y Yang. Aún no hemos llegado a ese punto, pero vamos en camino.

-¿Ha percibido algún tipo de reticencias entre los músicos de algunas de las orquestas que ha dirigido por el hecho que usted sea mujer?

-No. Al mismo tiempo, si sucediera, es posible que no me diera cuenta. En el flujo del proceso de trabajo estoy completamente concentrada en la música y el objetivo común que queremos alcanzar. Centrarse totalmente en la música es la mejor manera que tiene un director de convencer a un grupo de personas para que trabaje en armonía y a un alto nivel, y hacer que el género de la persona que está al frente de la orquesta sea absolutamente irrelevante.

-¿Cómo llegó Kristiina Poska a la dirección? ¿Lo tuvo siempre claro o barajó en algún momento ser instrumentista?

-No vengo de una familia extremadamente musical. En realidad mis dos padres son deportistas. La persona que plantó en mí la semilla musical fue mi abuelo. Era un gran aficionado a la ópera y un gran improvisador al piano. Lo encontré extremadamente inspirador y gracias a él ya desde muy joven supe que quería dedicar mi vida a la música. La segunda fuente de inspiración fue, por supuesto, mi país de origen, con su importante y gran tradición musical. Especialmente la tradición coral es mundialmente famosa, por eso mis primeros pasos en el mundo de la música estuvieron relacionados con el canto, el coro y la dirección coral.

-¿Le gusta dialogar e intercambiar ideas con los músicos a los que dirige?

-Me gusta mucho el diálogo y la iniciativa de los músicos. Al fin y al cabo, qué y cómo contribuye una orquesta al concepto musical también forma parte de su ADN. Para esto hay que ser sensible. Por eso, siempre trato de integrar lo más posible las aportaciones de los músicos. Por supuesto, dentro de los límites del concepto que les traigo. Y si algo no coincide con el concepto general trato de no imponer mis ideas pero trato de convencer a los músicos de que lo hagan de otra manera, sin perder nunca de lado la arquitectura general de la pieza y mi interpretación de la misma.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios