En The Paper Club

Carolina Durante: «Queremos que nuestro disco sea el mejor de 2019»

09/11/2018

La prensa nacional los ha bautizado como el grupo revelación del momento, y el creciente público que ha atraído en apenas un año de vida lo acredita. Diego Ibáñez (voz), Martín Vallhonrat (bajo), Juan Pedrayes (batería, también del grupo Axolotes Mexicanos), y Mario del Valle (guitarra) se subirán por primera vez a un escenario canario este viernes 9 de noviembre, a partir de las 23.45 horas, en la sala de conciertos The Paper Club para seguir rompiendo moldes. Los canarios Purple Minds calentarán el ambiente a las 23:30 horas como teloneros.

El Mad Cool, el BBK, el FIB, los conciertos de RNE3... Carolina Durante ha disfrutado del mejor verano de su vida recorriendo los principales festivales nacionales y salas de media España. Lo que empezó como un grupo de amigos que deciden montar su propia banda «por envidia», después del subidón de un concierto de Belako, se ha convertido en uno de los fenómenos indiscutibles de este año. «Es genial, porque hasta hace nada pagábamos por ir y ahora nos pagan por tocar en ellos», explica Diego Ibáñez, vocalista del grupo.

«Aún no tenemos el suficiente recorrido para ser la voz de nadie ni de nada»

Con casi sesenta conciertos a sus espaldas y menos de diez temas editados, lo mejor sin duda está por llegar. Los madrileños se encuentran en plena inmersión creativa para la grabación de su álbum debut bajo el sello de Sonido Muchacho, el que esperan se convierta en el mejor de 2019: «Todo nos ha salido de manera espontánea, pero creo que el futuro del grupo lo decantará ese primer disco». Ibáñez habla con convicción y consciente de las expectativas que tanto el público como la prensa musical proyecta sobre ellos. «No es tanto una presión como la aspiración que tenemos. Si con lo que hemos hecho hemos llegado hasta aquí, no hay razón para no creer que el disco pueda alcanzar ese reto», añade con una energía contagiosa.

Lo que también tienen claro es que sacarán un producto con el que estén cómodos al 100% y que supondrá un punto de inflexión para ellos. Dentro de dos semanas pondrán rumbo al estudio de grabación, en Granada, para luego abordar los videoclips –su particular estilo se ha convertido en otro sello distintivo– y, si todo va según lo previsto, comenzar enero con nuevo single. «Pretendemos seguir con la línea de los dos primeros EP: temas que en realidad son cotidianos, pero llevados al extremo», apunta el madrileño que, parece, tiene inspiración para rato. También adelanta que habrá algunas colaboraciones que aún no puede desvelar: «Al final, lo bonito de haber conseguido esto es poder acceder a la gente que admiras y que ellos quieran participar en algo tuyo», afirma sin esconder la ilusión de lo que se viene.

Madrileños sin ‘movida’

Son amantes del fútbol, mordaces, desenfadados pero, sobre todo, cuatro jóvenes con los pies en la tierra. A pesar de que algunos se empeñan en ponerlos a la cabeza de una nueva ola generacional comparable a La Movida madrileña, ninguno parece estar a gusto con esa asociación. «Ahora mismo estamos muy lejos de ser la voz de nada y tampoco creo que en España se esté dando en la actualidad un movimiento similar al de los años 80», asegura el vocalista. «No quiero parecer cansino, pero esa explosión de grupos no está, sobre todo porque muchos deciden cantar en inglés y pocos en español. Me parece absurdo y poco espontáneo», incide.

Cuatro grupos que les gustan: La Trinidad, Esteban&Manuel, La estrella de David y, claro, Axolotes Mexicanos

Y es que si hay algo que caracteriza a este grupo es la espontaneidad. Si bien han sabido aprovechar el impulso que han tenido este último año, continúan viéndolo como una pasión. «Todos somos conscientes de que vivir de Carolina Durante no es un plan a largo plazo, aunque no descarto que alguno de nosotros acabe viviendo del mundillo de la música, como productor, compositor, manager...», explica Ibáñez, consciente de inestabilidad económica de la profesión. «Sería irrespetuoso no aprovechar una oportunidad que tienen tan pocas personas en España, así que eso haremos dure lo que dure».

De momento, una de sus aspiraciones es derrocar algún día el trono de los que coronan los carteles de festivales «indie épicos» con un sonido que han definido como «pop ruidoso». En el peor de los casos, se ríe el vocalista, si su disco se convierte en el mayor fracaso del año, se lo habrán pasado en grande. El segundo igual sale mejor.