El almeriense repite este sábado en Tenerife

Bisbal se adueña del Gran Canaria Arena

16/09/2017

Avisaba David Bisbal en la entrevista publicada esta semana en CANARIAS7 que mantiene la misma ilusión o más que el primer día. No se trataba de un eslogan, sino de una realidad, a tenor de la exhibición que protagonizó en la noche del viernes en el Gran Canaria Arena.

Canarias7/ Las Palmas de Gran Canaria

El pabellón multiusos Gran Canaria Arena se transformó en la noche del viernes en una gran fiesta musical gracias al desembarco de la gira internacional Hijos del mar, que protagoniza el almeriense David Bisbal.

El joven cantante andaluz, fruto de la factoría primigenia de la televisiva Operación Triunfo (OT), llegó con ganas de fiesta y desde los tres primeros temas –Mi Norte es tu Sur, Antes que no y Esclavo de sus besos– generó una conexión especial con sus incondicionales, que no decayó durante las dos horas de un concierto que se enmarcó dentro del festival Mar Abierto.

Vea la galería de imágenes del concierto

Esta sábado, de nuevo a partir de las 21.00 horas, repite en el pabellón Santiago Martín de La Laguna, en Tenerife, donde se esperan unos 4.500 espectadores, una cifra similar a la que anoche se dio cita en el recinto de Siete Palmas.

David Bisbal, que estuvo acompañado sobre el escenario de una banda de seis músicos, se mostró especialmente cariñoso y a gusto con sus seguidores isleños. Algunos de éstos, entre los que se encontraban fans que se desplazaron expresamente desde la península para este concierto, esperaban desde el amanecer la apertura de las puertas del Gran Canaria Arena para tener a su ídolo musical a escasos metros de distancia.

El esfuerzo mereció la pena, ya que no pararon de corear y bailar al ritmo que el almeriense marcó con temas como Quiero perderme en tu cuerpo, Culpable, El Ruido, Tú y yo, Sí pero no, 10.000 maneras, Duele demasiado, No amanece, Todo es posible y Silencio, entre otros.

A medida que el espectáculo avanzó, los ánimos y las fuerzas del cantante y su banda no flaquearon. Al contrario, se vinieron arriba para encarar un tramo final en el que, tras acometer temas como Lo tenga o no, Dígale, Mi princesa, Lloraré, Torre. al Andaluz-cómo olvidar o Fiebre, se embarcó en una triple traca final para un concierto en el que revivió buena parte de sus grandes éxitos junto a las últimas creaciones aparecidas dentro de Hijos del mar. Se despidió con el Ave María que lo convirtió en un cantante que traspasa las fronteras nacionales. Antes había regalado también Bulería y Esclavo de sus besos.