Concierto

Alejo Stivel: «El rock&roll es un elixir de juventud»

08/08/2018

El miembro fundador de Tequila habla de la nueva etapa de la mítica banda que actuará en Arucas este sábado en el FiestoRon. Allí, con Ariel Rot, repasará sus inolvidables y enérgicas canciones en la que se supone será su gira de despedida.

ETIQUETAS:
- rock

— Tequila parece inmortal: desaparece y reaparece cada cierto tiempo. ¿Ahora mismo qué músicos componen la banda?

— Tequila no es inmortal, como nada es inmortal. Cuando muramos no habrá más Tequila. Ahora estamos en una gira de despedida, porque no nos despedimos cuando nos separamos. Nos fuimos sin despedirnos, pero Tequila no estará muerto del todo hasta que estemos enterrados bajo dos metros de tierra. El grupo somos Ariel y yo, y nos hemos rodeado de una gran banda: Julián Julián Kanevsky a la guitarra; David Salvador, al bajo; Chilo en la batería y en los teclados, Luis Prado.

— ¿Rejuvenecen cada vez que salen al escenario?

— Sí, el rock and roll actúa como elixir de juventud. Yo voy a un concierto de grupo de rock que me gusta y siento una especie de desconexión. Empieza el concierto y el tiempo se para. Y si te ha gustado mucho y es un grupo que vienes oyendo toda la vida, como que parece que en ese momento todo es atemporal y puedes estar en el presente, en el pasado o en el futuro, en un lugar sin edad.

— ¿Cómo ha envejecido la música de Tequila? ¿La han tenido que actualizar mucho con nuevos arreglos para traerla a nuestros días o la vieja fórmula sigue sonando igual de fresca?

— La verdad es que no hemos cambiado mucho. Sí que hemos aportado algunas variaciones. De hecho, también las íbamos aportando en los directos de aquella época respecto a las grabaciones de los discos. Es increíble, pero la música sigue sonando muy fresca, tiene una impronta de frescura muy grande y como digo, mágicamente, se mantiene. No sé cual es la razón. En estas canciones debe haber un componente de ciencia ficción.

— En el concierto, ¿habrá hueco para las canciones que han hecho en solitario durante estos años?

— Sí, hay un pequeño hueco. Interpretamos una de cada uno y también tocamos la nueva, la hemos sacado la semana pasada. Es la primera canción nueva de Tequila en tres décadas.

— Supongo que será de la banda sonora de Súperlopez. ¿Han hecho este tema o toda la música de la película?

— Esta canción nada más. Del resto de la banda sonora se encargó un músico. Nuestra canción es un pop muy divertido, se titula Yo quería ser normal. Tiene todos los olores tequileros. Es una reflexión sobre momentos de la adolescencia y la juventud. Nos ha quedado muy bien y divertida. La vamos a tocar en el concierto de Las Palmas.

— Tequila se volvió a unir hace un año, ¿qué tal el balance? ¿Les queda mucha gira por delante?

— La verdad es que muy bien. Los conciertos están siendo fabulosos. La gente disfruta muchísimo y nosotros también. Es una fiesta contagiosa. Una fiesta de despedida por todo el territorio español. Nos quedan por delante varios conciertos este año y también el año que viene. La idea es decir adiós por todos los rincones. La despedida ya es un género.

— El público también ha cambiado. ¿Cómo reacciona la gente joven?

— Digamos que en los conciertos hay gente joven y de todas las edades. La verdad es que les gusta. El otro día, en un concierto, había una chica de unos 20 años que se sabía todas las letras de todas las canciones. Algunas son muy conocidas. Suenan aún en los bares y en la radio, son hits, pero esta chica las cantaba todas, incluidas las no tan conocidas y no necesariamente populares. De repente es sorprendente ver algo así en gente que no había nacido cuando fueron creadas.

— En el año 2016 le produjo su disco al músico canario Said Muti. ¿Compartirán escenario en Arucas?

— Tocamos el mismo día en el festival. Así que me alegro mucho de que le vaya bien. Creo que Said es un gran músico y cantante.

— ¿Cree que el rock and roll en el siglo XXI ha caído en desgracia? Parece que ha perdido el elemento subversivo y revolucionario que tuvo en el siglo XX en favor de otros estilos como el rap.

— El hip hop ya tiene 40 años. No veo ningún estilo nuevo, subversivo y revolucionario. El rock nació hace más de 50 años. Puede que ese mensaje, subversivo en su momento, haya caducado. Pero es un estilo que sigue transmitiendo la misma intensidad. Yo mismo, en mi último disco Yo era un animal, canto una canción sobre el maltrato de género. Estoy contando algo subversivo y revolucionario. El hip hop nació en los 80 y tampoco veo que mantenga un lenguaje subversivo y revolucionario.

— Ya tiene 59 años, ¿salta aún?

— La verdad es que está siendo genial. Estamos disfrutando mucho. Por suerte tampoco es una gira como las que hacíamos antes con cien actuaciones. Esta es una gira tranquila. No llega a los 30 conciertos y la verdad que se aguanta bien. Eso nos permite estar con toda la energía en el escenario, con todas las ganas.

— La industria musical ha cambiado mucho, usted ha sido testigo de todo ese cambio. ¿Ahora es más difícil?

— Nunca fue fácil, ni siquiera para nosotros cuando empezamos. En aquella época, el mercado estaba dominado por los cantantes solistas y melódicos. El rock no tenía espacio en la radio ni en las compañías discográficas. No había posibilidades de darse a conocer. Ahora, con internet, la gente puede acceder al público, poner esos discos a disposición del público y sacarlos para buscar seguidores en internet. No es fácil ahora y tampoco fue fácil antes tratar de destacar entre todas las opciones. Llegar al público siempre es complicado y difícil. No lo encuentro más difícil que antes. El negocio y la industria han cambiado. Ahora es de otra manera. Igual que pasaba antes, hay gente a la que le va bien y gente a la que le va mal. Ahora no se venden discos. Aunque en España no se ganaba mucho dinero con la venta de discos, sino siempre con los conciertos. Nunca se vendieron muchos discos.

— Era casi un niño cuando alcanzó el éxito con Tequila, ¿fue un proceso peligroso? ¿Llegaron a creerse dioses? ¿Los manipularon mucho al ser tan jóvenes?

— En realidad, yo era poco ingenuo, al menos respecto a esto. En algunas cosas sigo siendo ingenuo. Venía de una casa donde mis padres eran artistas muy conocidos. Mi padre era director teatro y mi madre actriz de televisión. Eran muy famosos. No me pilló de sorpresa. No estaba en una posición ingenua respecto a eso. Si tienes 17 y 18 años, ganas mucho dinero y todo el mundo te sigue te, te aplaude y te alaba, corres el riesgo de creerte que eres más que los demás. Tuve una educación muy buena, y veía a mis padres que era gente normal, conocida pero sensata. Se preocupaban por los demás. Iban con los pies en la tierra. Es normal que en algunos ratos perdiera el sentido de la realidad, pero dioses nunca nos hemos sentido, quizás profetas.

— ¿Hace cuánto tiempo que Tequila no toca en Canarias?

— En 2009, en el auditorio Alfredo Kraus. Yo volví a tocar solo con mi banda.