De izquierda a derecha, José Manuel Brito, Carlos Álvarez, Daniel Pérez Estévez, Diego López, Marcos Tavío, Teresa Correa y Manolo González. / ACFI PRESS

El Museo Canario se mira, se toca, se huele, se escucha y se saborea junto a cinco creadores

Teresa Correa, Manolo González, Carlos Álvarez, José Manuel Brito y Marcos Tavío firman los textos de la 'Guía sensorial' por la colección

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Sobre los aborígenes canarios se intuye más que se sabe. Se conoce bastante, pero tanto o más solo se ha podido interpretar, ya que no se tiene constancia de ningún registro escrito propio sobre cómo era la vida en el archipiélago antes de la conquista de los castellanos. Bajo esta premisa nació El Museo Canario, ventana inigualable para acercarse y conocer ese pasado, y se ha desarrollado también la nueva 'Guía sensorial' por su colección permanente, que fue presentada este miércoles.

Cinco creadores firman los textos de este proyecto, cuyo resultado se puede disfrutar descargándolos desde la página web del propio museo, a través de códigos Qr instalados en las distintas salas del recinto en el corazón del barrio de Vegueta, o adquiriendo en la tienda del mismo la caja que contiene la versión impresa.

DETALLES

  • Acceso Se puede descargar en la web, en los códigos qr instalados en las salas y adquirir una caja en la tienda del museo

  • Diferencia Diego López aclara que no es «una audioguía», sino un mecanismo para «evocar sensaciones»

  • Reparto Carlos Álvarez escribe del olfato, Teresa Correa de la vista y el cocinero Marcos Tavío del gusto

  • Los otros sentidos El escultor Manolo González reflexiona sobre el tacto y el músico José Manuel Brito sobre el oído

El escritor Carlos Álvarez, la artista visual Teresa Correa, el músico José Manuel Brito, el escultor Manolo González y el cocinero Marcos Tavío son los responsables de los textos sobre el olfato, la vista, el oído, el tacto y el gusto, por este orden.

Esta iniciativa se enmarca, según Diego López Díaz, presidente de El Museo Canario, en la idea de lograr «ofrecer complementos, aplicaciones y utilidades para que el público pueda disfrutar mejor de nuestra exposición, de nuestros fondos y colecciones».

Aclara que esta 'Guía sensorial' no es una «audioguía» como la que la que está a disposición de los visitantes, sino que busca «evocar sensaciones» desde un punto de vista creativo.

«Sobre los deliciosos olores de las carnes de baifo y cochino, fritas en manteca o asadas con hierbas de aromas delicados, había otro olor desconocido. Venía de unas mujeres que tostaban al fuego el grano de cebada en grandes bandejas de barro, y otras, con un rústico molino de piedra, lo trituraban: gofio lo llamaban». Este es un extracto del texto sobre el olfato que ha escrito Carlos Álvarez, que reconoce que ha sido «todo un reto» pensar en unos olores de los que poco o nada se conoce fehacientemente. «He intentado trasladarme a un espacio donde los olores se transmitían, desde una memoria inventada» y sustentado por un trabajo previo de documentación que, dice Álvarez, le supuso un gran «aprendizaje».

Tras una primera fase de documentación, el músico José Manuel Brito llevó a cabo un «trabajo de campo» en enclaves como Lomo de la Campana, en Lomo Magullo (Telde), para «respirar y recrear en primera persona» una historia referencial musical.

Por su parte, Manolo González se «puso en la piel» de los aborígenes que crearon las piezas escultóricas y cerámicas que se exhiben en las salas de El Museo Canario «para dotarlas de vida» y «fantasear un poco sobre cómo las elaboraban» y los significados de las que tenían un carácter simbólico.

Para Teresa Correa ha sido toda «una aventura» trasladar «a la escritura» sus percepciones como fotógrafa y artista visual de un enclave y unos contenidos como los de este museo, con los que lleva «involucrada desde hace 20 años» y que considera como su «segunda casa».

En su texto, Marcos Tavío evoca un «caldo de territorio» a partir de las «sensaciones» que le provoca transitar por las salas de El Museo Canario. «Evoco sensaciones de lo que podrían ponerle a ese caldo, tanto con ingredientes como desde un punto de vista aromático», añade este chef que reconoce que su cocina es «indigenista» pero que se desarrolla en un «país sin indígenas». «Busco que los que lean el texto se den cuenta de que al cocinar cosas de aquí, cocinamos el pasado. Canarias huele a Canarias y me gustaría que piensen en ello a la hora de realizar sus caldos», subraya.