El compositor Stephen Sondheim. / Reuters

Muere Stephen Sondheim, el gran renovador del teatro musical

Fallece a los 91 años el letrista y compositor de obras como 'Sweeney Todd', 'Follies' y 'Company', una institución en Broadway

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

A los once años, Stephen Sondheim, hijo de padres recién divorciados, se pasaba el día en al apartamento del vecino en el Upper East Side de Manhattan. Oscar Hammerstein II, el compositor que revolucionó el teatro musical, acabó apadrinando a aquel chaval que llevó a una nueva dimensión el género con apenas quince obras en seis décadas de carrera.

El 'New York Times' ha calificado a Sondheim de «titán del teatro musical» al dar la noticia de su muerte el pasado viernes a los 91 años. El compositor neoyorquino falleció repentinamente en su residencia de Roxbury, en el estado de Connecticut, tras haber celebrado la víspera el Día de Acción de Gracias con sus amigos. Broadway y medio Hollywood lloran a una institución del show business americano que da nombre a dos teatros en Londres y Nueva York.El hombre que a los 25 años escribió las letras de 'West Side Story' para Leonard Bernstein compuso hitos como 'Follies', 'Into the Woods', 'Assassins', 'Sweeney Todd' y 'Company', que estos días Antonio Banderas representa en su Teatro del Soho malagueño. «Tan solo hace una hora me encontraba cantando 'Being Alive', el número final de 'Company'. Ahora, recién llegado a casa, todavía con maquillaje en la cara, lloro la muerte de nuestro maestro, una de las grandes leyendas del teatro musical. Un gigante. D.E.P.», tuiteaba el actor.

Stephen Sondheim, condecorado por el entonces presidente de EE UU, Barack Obama, con la Medalla Presidencial de la Libertad. / Reuters

Stephen Sondheim ganó un Oscar, ocho Tony, un Pulitzer, un Laurence Olivier y Obama le impuso la Medalla Presidencial de la Libertad. Tuvo su mayor éxito con su primer musical en 1962, 'A Funny Thing Happened on the Way to the Forum'. Después experimentó con obras que hoy son clásicos, pero que en su día rompieron moldes al abordar temáticas poco corrientes en los musicales. Como 'Sweeney Todd', la crónica criminal de un barbero asesino en la Inglaterra del siglo XIX que Tim Burton llevó al cine, o la misma 'Company', en la que un hombre soltero observa la vida de sus amigos casados.

«Sé que muchísima gente va a ver un musical para olvidar sus problemas y sentirse feliz. A mí no me interesa eso», afirmaba. De entre todas sus canciones, muy pocas tuvieron autonomía como éxitos independientes, como piezas tarareables. La excepción es 'Send in The Clowns', que escribió en 1973 para el musical 'A Little Night Music' y que popularizó la cantante Judy Collins.

Vídeo. Bernadette Peters canta 'Send in the Clowns' con Stephen Sondheim al piano.