Muere a los 77 años Justo Jorge Padrón

El escritor grancanario falleció en Madrid víctima de la covid. Ganador de numerosos premios, hace nueve años buscaba patrocinio empresarial para terminar el proyecto literario 'Hesperia'

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El poeta y ensayista Jorge Justo Padrón (Las Palmas de Gran Canaria, 1943) falleció ayer en Madrid a la edad de 77 años víctima de la covid-19.

La noticia la compartió su mujer, Kleopatra Filipova, en Facebook. «Se acabó. Se me fue el amor de mi vida, mi único marido, mi compañero de viaje. Después de 35 años, 24 horas al día juntos, el maldito covid nos separó para siempre en el Hospital de la Paz de Madrid», reconocía al tiempo que prometía que iba a luchar «siempre por defender tus sueños, por expandir tu gran poesía que hizo felices a tantos lectores en el mundo entero. Hasta tus últimos momentos lucharé con entusiasmo por tu valiosa obra. Tu nombre estará siempre escrito con letras de oro en el mundo de la literatura internacional».

Justo Jorge Padrón estudió Derecho y Filosofía y Letras en Universidad de Barcelona y estuvo ejercicio la abogacía en Gran Canaria, pero pronto lo dejó para dedicarse a la poesía. En 1968 José Agustín Goytisolo lo incluyó en su antología 'Nueva poesía española'. En 1976 fue elegido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Instituto de Cultura Hispánica para representar a la nueva poesía española en una gira a través de doce países de Hispanoamérica. Y en 1977 vivió uno de los momentos más emotivos: recogió en nombre de Vicente Aleixandre el Nobel de Literatura concedido a este poeta. En los años noventa se postuló su candidatura para un sillón en la Real Academia Española, pero sin éxito.

En 1977 recogió el Nobel de Literatura que le habían concedido ese año al poeta Vicente Aleixandre, cuya salud era muy delicada

Entre otros reconocimientos, en 1997 recibió el Premio Canarias. Fue secretario general del PEN Club Español de 1983 a 1990; dirigió la revista internacional plurilingüe 'Equivalencias'; dio conferencias y lecturas de sus poemas en más de sesenta países. Publicó una veintena de libros de poesía, cinco antologías, y veinte libros de ensayo y traducción. Su poesía fue vertida a treinta y siete idiomas. Ganó, entre otros, los siguientes premios de poesía: Europa de Literatura 1986, en Yugoslavia: Gran Premio Internacional de Literatura de Sofía en Bulgaria en 1988; Premio Orfeo de Bulgaria en 1992; Premio Internacional de la Academia Sueca en 1972; el Premio de la Asociación de Escritores Suecos al mejor libro de poesía europea de 1976 por 'Los Círculos del Infierno'; Medalla de Oro de la Cultura China, 1983; Medalla de oro de Bruselas de 1981; Corona de Oro del Festival Internacional de Struga de 1990 en Macedonia por el conjunto de su obra poética. En 1994 obtuvo el Premio Blaise Cendrars de de los encuentros Internacionales de Suiza; en 1996 el Gran Premio Internacional Nichita Stanescu de Rumania. En 1982 organizó y presidió el Sexto Congreso Mundial de Poetas en Madrid; en 1992 el Festival Internacional de Garachico en Tenerife; y en los años 90 dirigió también el Festival Internacional de Poesía de Las Palmas de Gran Canaria.

En 2015 presentó en Gran Canaria 'El arte del poema, un texto con el que logró el Premio de Poesía de la 'Revista Literatura y Arte' en Moldavia y en el que utilizó de nuevo sus versos para hablar de metapoesía.

Quiso convertir 'Hesperia' en la «historia del alma canaria y todo su proceso desde su inicio legendario hasta nuestros días». Pidió para ello financiación

En aquel momento se refirió a 'Hesperia', un proyecto literario que tenía paralizado y para el que en 2012 pidió públicamente patrocinio empresarial o público para completarlo. 'Hesperia aspiraba a ser la «historia del alma canaria y todo su proceso desde su inicio legendario hasta nuestros días», contaba entonces el poeta.

«No he podido seguir por imposibilidad económica porque para dedicarme a esta labor necesito 10 o 12 horas diarias. Son 10 volúmenes y más de 100.000 versos lo que supone esta gran saga y primero hay que estudiar, después investigar y luego hacer una creación lírica y épica. Para esto se necesita un dinero con el que poder vivir. No puedo ganarme la vida con otros trabajos y al mismo tiempo abordar ese trabajo monumental que deberían hacerlo 25 personas», añadió en declaraciones recogidas por este periódico.

Su relación con el mundo de la literatura no fue siempre fácil, hasta el punto de que no se mordió l a lengua al señalar que no veía nuevos valores literarios en el archipiélago que merecieran ser destacados.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, lamentó el fallecimiento del escritor en un mensaje en la red social Twitter: «Ha fallecido Jorge Justo Padrón, poeta y escritor grancanario galardonado con el Premio Canarias en 1997. Su reconocimiento se extendió mucho más allá de nuestras fronteras. Gran pérdida para las Islas y la literatura. Nos queda un valioso legado a través de sus palabras. DEP», escribió.