Borrar
Harry Belafonte Reuters

Muere a los 96 años Harry Belafonte, músico, actor y activista social

El conocido como el 'rey del calypso' dedicó gran parte de su vida a la lucha por los derechos de las personas de color

A. Burgos

Madrid

Martes, 25 de abril 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Harry Belafonte, el cantante que rompió tabúes en las listas de éxitos de EE UU y fue defensor a ultranza de los derechos civiles, falleció el lunes a los 96 años. El corazón del llamado Rey del Calipso no pudo más, según explicó su agente Ken Sunshine.

Belafonte murió en su casa de Upper West Side, en Manhattan, en el mismo Nueva York que en 1927 le vio nacer. Vino al mundo en el no menos conocido barrio de Harlem. Hijo de un emigrante de Martinica y de una joven de Jamaica, el conflicto racial y la dureza de la vida en la ciudad de los rascacielos hizo que a los 17 años cambiara la escuela para alistarse en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Cumplido su compromiso con el país, Harry Belafonte se buscó la vida con trabajos diversos.

El artista descubrió su vocación cuando trabaja de portero y le regalaron entradas para diversos espectáculos. Su interés por la interpretación y la música le cambió por completo la vida. La década de los 50 fue su momento tras pasar por una academia de interpretación donde conocería a su inseparable Sidney Poitier. Ya como actor, en 1953, ganó un premio Tony por su papel en la obra de Broadway 'Almanac'.

Tres años despúes con su tercer album 'Calypso' consiguió ser número uno de las listas estadounidenses durante 31 semanas. Además, el disco fue el primero que vendió un millón de copias. En 1957 participó en la película 'Una isla al sol', una historia de amor interracial con la actriz Joan Fontaine como coprotagonista.

Durante los años 60 el cantante enarboló la bandera de la lucha por los derechos civiles de las minorías y fue una de las voces que desde entonces se han alzado con más fuerza contra el racismo o la pobreza. En 1963 ayudó a sacar a Martin Luther King de colaboró en la marcha sobre Washington que culminó con el mítico discurso 'Tengo un sueño'. Antes, en 1961, el propio Frank Sinatra le contrató para actuar en la gala con la que el presidente John F. Kennedy inauguró su mandato en la Casa Blanca.

En 1968 Belafonte fue involuntariamente protagonista de una imagen histórica en la televisión estadounidense. Por primera vez en la pequeña pantalla dos personas de distinto color mantenían un contacto físico. El caso es que era el invitado al programa de la también cantante Petula Clark, en la cadena NBC. Durante una actuación a dúo Belafonte solo rozó con su mano la mano de la británica. El patrocinador del programa intentó censurar el gesto porque aducía podría atentar contra la moral de la audiencia, a lo que Petula Clark se negó al ser la propietaria de lo derechos.

Por los desfavorecidos

Durante toda la vida de Harry Belafonte ese compromiso por los más desfavorecidos le llevaron a apoyar empresas solidarias como la lucha contra el 'apartheid' en Sudáfrica o el sida. Una de sus iniciativas que más éxito tuvieron en los años 90 fue el disco 'We are the world', en el que participaron, entre otros, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Ray Charles, Paul Simon, Tina Turner o Bob Dylan, además de él mismo. Fueron recaudados 63 millones de dólares que fueron dedicados a la lucha contra el hambre en África.

En 1988, la película 'Beetlejuice' repescaba su tema 'The banana boat song' del álbum 'Calypso' y lo devolvía a las lista de éxitos mundiales. Casado en tres ocasiones, Harry Belafonte fue galardonado con tres premios Grammy y un Oscar honorífico en 2014.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios