Borrar

Muere a los 71 años el compositor Ryuichi Sakamoto

El ganador del Oscar por la banda sonora de 'El último emperador' luchó en los últimos años contra el cáncer: «Quiero hacer música que no me avergüence djar atrás», expresaba

Domingo, 2 de abril 2023, 15:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A Ryuichi Sakamoto le dio tiempo de componer el réquiem de su propia muerte. El músico, escritor y actor japonés anunció en el verano de 2014 a través de un comunicado en su página web que le habían diagnosticado cáncer de laringe. «Después de reflexionar, he decidido tomarme un descanso para tratarme. Lamento causar inconvenientes a mucha gente, pero la salud es lo primero», escribió el hombre que ha puesto música a películas de Bernardo Bertolucci, Nagisa Oshima, Pedro Almodóvar y Alejandro González Iñárritu.

Sakamoto canceló todos su conciertos, pero se recuperó de la enfermedad y volvió con un álbum introspectivo, 'Async', en el que mezclaba instrumentos musicales con texturas electrónicas, lecturas de David Sylvian y Paul Bowles y sonidos cotidianos tomados en las calles. De fondo, su admiración por Bach y el cineasta Andrei Tarkovski. Un documental disponible en Filmin, 'Ryuichi Sakamoto: Coda', retrató en 2017 a un artista que seguía disfrutando como un niño de cada hallazgo sonoro.

El filme también era el testamento de un músico que conocía la inminencia de su muerte tras serle detectado un nuevo cáncer colorrectal, y que, llevado por sus convicciones antibelicistas y antinucleares, se obsesionó por conectar música y naturaleza. El rescate de un piano de la catástrofe de Fukushima servía en 'Coda' como evidente metáfora del anhelo de Sakamoto: «Sinceramente, no sé cuántos años me quedan», reflexionaba. «No doy nada por sentado. Pero sé que quiero hacer más música. Música que no me avergüence dejar atrás: un trabajo significativo».

Tema de 'El cielo protector'.

Un mes después de ofrecer su último concierto 'on line' y enfermo terminal de cáncer tras someterse a seis cirugías, una de ellas de veinte horas, el músico reaparecía el pasado enero con '12', un disco que tardó 13 meses en grabar y en el que se reconcilia con su propia muerte con precisión y estoicismo nipón. Piezas de piano y sintetizador que funcionan a modo de elegías, en las que suenan campanas y se escucha la propia respiración del autor, que lo grabó con el cáncer en fase 4. Bach,Chopin y Debussy entre los homenajes del autor de 'Feliz Navidad, Mr. Lawrence', de Nagisa Oshima, y 'El cielo protector', de Bernardo Bertolucci, dos de las bandas sonoras más bellas jamás compuestas.

Un escueto tuit en su cuenta informaba este domingo con esa misma precisión nipona del fatal desenlace a los 71 años: «17 de enero de 1952-28 de marzo de 2023».

Nacido en Tokio en 1952, Sakamoto estudió composición musical en la Universidad de las Artes de la capital japonesa y a principios de los 70 empezó a tocar y a escribir piezas para otros artistas. Formó en 1978 la Yellow Magic Orchestra junto a Haruomi Hosono y Yukihiro Takahashi, un trío de tecno-pop con el que recorrió el mundo y sorprendió en Occidente, donde se desconocía que en Oriente se fabricaran esas sonoridades. Fueron pioneros en el empleo de sintetizadores, samplers, secuenciadores, cajas de ritmo, ordenadores y tecnología de grabación digital. En 1978, el pianista sacó su primer álbum en solitario, 'Thousand Knives of Ryuichi Sakamoto'.

Sakamoto en los tiempos de la Yellow Magic Orchestra.
Sakamoto en los tiempos de la Yellow Magic Orchestra.

Su eterna curiosidad y afán por la experimentación le llevó a tocar todos los palos. En 1983 trabaja como actor y compone la banda sonora de 'Feliz navidad, Mr. Lawrence', con David Bowie como un soldado británico preso en un campo de concentración japonés y objeto de deseo homosexual y violencia contenida. Cuatro años más tarde gana el Oscar gracias a la deslumbrante partitura de 'El último emperador' para Bernardo Bertolucci, con quien repetiría en 'El cielo protector' y 'Pequeño Buda'. Convertido en un compositor estrella, Almodóvar reclamó sus servicios en 'Tacones lejanos', una colaboración de la que el músico se arrepentiría.

Músico polifacético

Sakamoto hizo de todo. Desde la música de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Barcelona, a sintonías para móviles, un tributo a Tom Jobim junto al violonchelista Jacques Morelembaum y unir de nuevo a la Yellow Magic Orchestra. En 2011, Altaïr publicó en España su autobiografía de elocuente título, 'La música os hará libres'. Relata una infancia dura por culpa de su padre, un editor alcohólico que no miró a los ojos de su hijo hasta que no fue adolescente.

El tema central de 'Feliz Navidad, Mr. Lawrence'.

Con casa en Nueva York y Tokio,el autor de las bandas sonoras de 'El renacido', de Iñárritu, y 'Snake Eyes' y 'Femme Fatale', de Brian de Palma, reflexionaba en sus memorias sobre el 11-S y cuestionaba el papel de EE UU provocando una formidable polémica: «Las circunstancias que rodearon el 11-S las creó EE UU en su papel de potencia hegemónica», escribió. «Con el abrumador impacto del ataque ante los ojos, se podía decir que aquello era lo que el arte no había podido lograr».

Riuychi Sakamoto se caso y divorció en dos ocasiones, la segunda de ellas con la popular pianista y cantante Akiko Yano, madre de su única hija Miu Sakamoto, estrella del J-pop o pop japonés, un género que el propio compositor ayudó a fundar con la Yellow Magic Orchestra hace casi medio siglo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios