La actriz Kirstie Alley. / FOTO: REUTERS | VÍDEO: ep

Muere a los 71 años Kirstie Alley, estrella de 'Cheers' y 'Mira quién habla'

Un cáncer diagnosticado recientemente acaba con la vida de una de las actrices más populares de los años 80 y 90, devota de la Iglesia de la Cienciología y seguidora de Trump

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Un cáncer diagnosticado recientemente ha acabado este pasado lunes a los 71 años con la vida de Kirstie Alley, una de las actrices de Hollywood más populares en los años 80 y 90 gracias sobre todo a la serie 'Cheers' y a la trilogía de comedias 'Mira quién habla', que protagonizó junto a John Travolta. «Nos entristece informar de que nuestra increíble, fuerte y amorosa madre ha fallecido tras una batalla contra el cáncer descubierto recientemente«, han escrito en las redes sociales los dos hijos que la actriz adoptó durante el matrimonio con su segundo marido, el actor Parker Stevenson, de quien se divorció en 1997.

Ganadora de dos Premios Emmy y un Globo de Oro, Alley se convirtió en una estrella gracias a la serie de la NBC 'Cheers' (1982-1993), en la que pasaba de ser la empleada de Ted Danson a la gerente del local, manteniendo una rivalidad no exenta de tensión sexual. Su dominio de los resortes de la comedia y una belleza en la que destacaban sus increíbles ojos felinos y una voz profunda lograron que fuera una de las intérpretes más reclamadas. En la saga 'Mira quién habla', iniciada en 1989, daba vida a una madre soltera en apuros, que se empareja con un taxista encarnado por un John Travolta cuya carrera en aquella época iba cuesta abajo. La estrella de la función era, sin embargo, un bebé con la voz de Bruce Willis.

Nacida en 1951 en Wichita, Kansas, Kirstie Alley era la hija del propietario de una empresa maderera y de una ama de casa que falleció en 1981 atropellada por un conductor borracho. Animadora en el instituto, aguantó un año en la Universidad estatal de Kansas y se pasó a estudiar Arte Dramático. Su hambre de actuación llevó a que sus primeras apariciones ante la cámara no fueran en series ni películas, sino en concursos televisivos. En 1982 debuta en el cine con una de las películas mejor valoradas de la saga 'Star Trek', 'La ira de Khan', en la que luce orejas puntiagudas como la oficial Saavik. Un capítulo de la mítica 'Vacaciones en el mar', la cinta 'Runaway: Brigada especial', protagonizada por Tom Selleck, y la serie 'Norte y Sur' ya habían hecho que el público conociera la mirada aguamarina de la actriz, que en 1987 entró en el bar de 'Cheers' como camarera desesperada.

Kirstie Alley junto a Ted Danson en 'Cheers' (1987-1993).

Prácticamente todos los actores que pasaron por el garito de Boston tuvieron después una fructífera carrera en cine y televisión: Ted Danson, Rhea Perlman, John Ratzenberger, George Wendt, Kelsey Grammer, Woody Harrelson, Bebe Neuwirth… Kirstie Alley no fue la excepción y en 1993 intentó desencasillarse de la comedia dando vida a la madre de un niño autista en el telefilme 'Un cariño muy especial', por el que ganó el Emmy. A pesar de aparecer en largometrajes como 'Desmontando a Harry', de Woody Allen, y 'Muérete bonita', el grueso de su carrera lo desarrolló en la pequeña pantalla. Su último trabajo es una TV movie de hace dos años, 'You can't Take My Daughter' (No puedes llevarte a mi hija), sobre una joven que lucha para evitar que el hombre que la violó obtenga la custodia de su hija.

Alley seguía siendo muy popular en Estados Unidos no tanto por su carrera actoral sino por su continua presencia en medios y redes. Siempre se tomó con buen humor su batalla por mantener la línea y en 2005, cuando llegó a pesar 104 kilos, protagonizó la sitcom 'Fat Actress' (Actriz gorda), en la que se reía de la obsesión en Hollywood por mantenerse delgado. También prestó su imagen a una empresa que prometía planes de adelgazamiento. Vieja amiga del cienciólogo John Travolta, Kirstie Alley era junto a Tom Cruise, por supuesto, uno de los rostros de la industria del espectáculo más conocidos que pertenecían a esta secta. En un vídeo que realizó en 2008 aseguraba que sin la Cienciología «estaría muerta».

La actriz Kirstie Alley.

Protagonista en los últimos tiempos del reality televisivo 'Dancing with the Stars' (Bailando con las estrellas), la estrella de 'Cheers' también se metió en diversos berenjenales gracias a su decidido apoyo a Donald Trump y a discutibles opiniones en torno a temas como las medidas antiCovid o la guerra de Ucrania. «Voy a votar a Donald Trump porque no es un político. Voté por él hace cuatro años por este motivo y volveré a votar por él por este motivo. Hace las cosas rápidamente y cambiará la economía rápidamente. Ahí lo tienen, amigos, ahí lo tienen», tuiteó en 2020, llegando a ser 'Trending Topic'. El cineasta Judd Apatow estuvo entre sus críticos: «Shelly Long era mucho más divertida que tú», le respondió en referencia a la actriz Shelley Long, cuya salida de 'Cheers' despejó el camino para la incorporación del personaje de Alley, Rebecca Howe. La actriz Patricia Arquette fue más práctica y tuiteó: «Bueno, mi voto por Biden canceló el tuyo. He cumplido con mi deber cívico del día».