Karel Mark Chichon, director de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. / JUAN CARLOS ALONSO

Morales asegura que no hay «irregularidad» en el contrato de Chichón

El presidente del Cabildo insiste en que la salida del PSOE de la OFGC no tendrá repercusiones en el pacto de gobierno en la corporación

EFE / CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y actual presidente de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, tras la renuncia del PSOE en el cargo, aseguró que e l contrato del director Karel Mark Chichon «no tiene ninguna irregularidad».

Así lo ha declarado a los medios tras presentar la campaña para el 8M en el día en que se pone fin al periodo de prueba del director de la Filarmónica grancanaria.

«No corresponde al Consejo de Gobierno, sino a la Fundación de la Orquesta Filarmónica, al Patronato y la Comisión Ejecutiva, y no hay novedades con respecto a este tema», manifestó Morales para precisar que tras finalizar el periodo de prueba estipulado «le sigue corriendo el tiempo de contrato».

La situación de renuncia de los consejeros Guacimara Medina y Miguel Ángel Pérez en la gestión de la Orquesta Filarmónica, ha insistido, «no daña el pacto de gobierno en absoluto». «Seguimos y seguiremos trabajando como hasta ahora», declaró el político de Nueva Canarias.

El informe sobre el contrato de Karel Mark Chichon «no habla ni de irregularidades ni de ilegalidades en ningún momento», sino de «distintas maneras de entender cómo se debe plantear un contrato para un director artístico de una orquesta de estas características», refirió el dirigente insular.

Existe un contrato «de carácter mercantil, y hay juristas que dicen que debe ser con carácter especial de artista o contrato laboral», lo que supone «distintas posibilidades sobre la mesa para una posible modificación del contrato», ha indicado Morales.

El pasado jueves, los miembros del PSOE en la gestión de la OFGC anunciaron que abandonaban sus puestos y su labor en el ente por discrepancias con Morales. Así lo afirmó en su comparecencia ante los medios de comunicación Miguel Ángel Pérez del Pino. «No queremos ser partícipes de algo que no compartimos, tenemos un proyecto político diferente, que hemos intentado poner en práctica, pero ante la imposibilidad de hacerlo, la decisión ha sido presentar la renuncia», indicó el socialista.

Tanto Pérez como Guacimara Medina, responsable de Cultura en el Cabildo de Gran Canaria, indicaron que su salida de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria se debía a un simple hecho de «coherencia», al no compartir el modelo de gestión.

Medina, por su lado, aseguró que durante su etapa en la OFGC solo le preocupó «el bien general y el triunfo de la entidad».

Los nacionalistas y los socialistas insisten en que esta ruptura en la Filarmónica de Gran Canaria no tiene incidencia en el resto de las áreas que comparten ambas formaciones en el gobierno de la isla. Y que no hay razones para un movimiento político de cambio en la corporación.